Pla­nes de pen­sio­nes, «ga­na­do­res» en el lar­go pla­zo

Un ma­yor co­no­ci­mien­to de los ciu­da­da­nos so­bre sus fu­tu­ras pen­sio­nes, ma­yo­res in­cen­ti­vos fis­ca­les y una me­jor ren­ta­bi­li­dad im­pul­sa­rían en Es­pa­ña su con­tra­ta­ción

ABC - Empresa - - Empresa - EST­HER GAR­CÍA LÓ­PEZ

El au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da en Es­pa­ña has­ta los 83 años, la in­ver­sión de la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal (ya mue­ren más per­so­nas de las que na­cen), un mer­ca­do la­bo­ral en que los sa­la­rios de los nue­vos tra­ba­ja­do­res son ca­da vez más ba­jos y un dé­fi­cit en la Se­gu­ri­dad So­cial que al­can­zó en 2017 un ré­cord his­tó­ri­co de 18.800 mi­llo­nes de eu­ros ha­cen que el sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes tal y co­mo lo co­no­ce­mos vea com­pro­me­ti­da su con­ti­nui­dad.

An­te es­tos he­chos, los ex­per­tos con­si­de­ran in­dis­pen­sa­ble que los ciu­da­da­nos que no quie­ran per­der po­der ad­qui­si­ti­vo al ju­bi­lar­se aho­rren pa­ra com­ple­men­tar su pen­sión pú­bli­ca. Pa­ra ello, los pla­nes de pen­sio­nes son «la he­rra­mien­ta más efi­caz que te­ne­mos los ciu­da­da­nos», afir­ma Al­ber­to Viz­ca­ya, res­pon­sa­ble de Pla­nes de Pen­sio­nes del Sis­te­ma In­di­vi­dual de San­tan­der A.M.

No obs­tan­te, sus «cua­li­da­des» co­mo pro­duc­to de aho­rro fi­na­lis­ta no han con­se­gui­do, 25 años des­pués del ini­cio de su co­mer­cia­li­za­ción, atraer el vo­lu­men de aho­rro es­pe­ra­do. Se­gún da­tos de In­ver­co, el pa­tri­mo­nio acu­mu­la­do en los cer­ca de 1.090 pla­nes de pen­sio­nes del sis­te­ma in­di­vi­dual que exis­ten en Es­pa­ña al­can­zó, a cie­rre de oc­tu­bre, los 72.927 mi­llo­nes de eu­ros y las cuen­tas de par­tí­ci­pes su­pe­raron los 7,55 mi­llo­nes. Ade­más, se­gún es­ta­ble­ce el Ob­ser­va­to­rio In­ver­co, el aho­rro en pla­nes de pen­sio­nes in­di­vi­dua­les su­po­ne el 6,4 por cien­to del PIB es­pa­ñol, ca­si un 10% si le su­ma­mos el sis­te­ma de em­pleo, muy por de­ba­jo del um­bral mí­ni­mo re­co­men­da­do del 25 por cien­to.

Los mo­ti­vos que han fre­na­do el aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción en Es­pa­ña a tra­vés de pla­nes de pen­sio­nes hay que bus­car­los en la ele­va­da ta­sa de re­po­si­ción (por­cen­ta­je que re­pre­sen­ta la pen­sión res­pec­to al úl­ti­mo sa­la­rio), cer­ca del 80 por cien­to y la más al­ta de la OCDE, en la fal­ta de in­for­ma­ción de los ciu­da­da­nos so­bre cuál se­rá su pen­sión al ju­bi­lar­se y en su ren­ta­bi­li­dad. Es­ta ha ba­ja­do en lo que va de año un 3,31 por cien­to y nin­gu­na ca­te­go­ría de pla­nes ha lo­gra­do da­tos po­si­ti­vos de­bi­do, se­gún Jo­sé Ma­nuel Jiménez, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to San­ta­lu­cía, «a la si­tua­ción de ba- jos ti­pos de in­te­rés du­ran­te los úl­ti­mos años y a una fuer­te vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble».

No obs­tan­te, pa­ra Da­vid Ca­rras­co, di­rec­tor co­mer­cial de BBVA A.M., «las ren­ta­bi­li­da­des his­tó­ri­cas nos de­mues­tran que la ma­la fa­ma que per­si­gue la ren­ta­bi­li­dad de los pla­nes de pen­sio­nes del sis­te­ma es­pa­ñol no es­tá jus­ti­fi­ca­da. Es­tos son pro­duc­tos de aho­rro a lar­go pla­zo y es en él don­de hay que va­lo­rar­los».

Tam­bién Jo­sé An­to­nio Igle­sias, sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Ne­go­cio de Vi­daCai­xa, cree que «es ne­ce­sa­rio ob­ser­var la ren­ta­bi­li­dad de los pla­nes a lar­go pla­zo, pues­to que son ins­tru­men­tos pen- sa­dos pa­ra es­te fin». Y a lar­go pla­zo to­das las ca­te­go­rías pre­sen­tan ren­ta­bi­li­da­des me­dias po­si­ti­vas (ver ta­bla).

Au­men­tar su ren­ta­bi­li­dad

Uno de los in­cen­ti­vos que ani­ma­ría a los ciu­da­da­nos a con­tra­tar pla­nes de pen­sio­nes se­ría que su ren­ta­bi­li­dad au­men­ta­ra. A jui­cio de Mar Barrero, ana­lis­ta fi­nan­cie­ro de Ar­quia Pro­fim, «quien in­vier­te en ellos lo ha­ce pen­san­do en ob­te­ner un be­ne­fi­cio, por lo que la ren­ta­bi­li­dad a cor­to pla­zo sí es un ali­cien­te pa­ra cap­tar la aten­ción de los aho­rra­do­res. Pe­ro al in­ver­tir no so­lo hay que de­jar­se lle­var por las ren­ta­bi­li­da­des del cor­to pla­zo, se de­ben bus­car pro­duc­tos con­sis­ten­tes que cuen­ten con un in­tere­san­te po­ten­cial de re­va­lo­ri­za­ción a lar­go pla­zo, más si se in­vier­te en pro­duc­tos co­mo los pla­nes de pen­sio­nes».

Y pa­ra con­se­guir es­ta ren­ta­bi­li­dad es ne­ce­sa­ria, se­gún Igle­sias, «cier­ta ex­po­si­ción a ren­ta va­ria­ble, al ser el ac­ti­vo que más po­ten­cial ofre­ce a lar­go pla­zo». Lo que su­po­ne asu­mir cier­ta vo­la-

ti­li­dad de los mer­ca­dos, y la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­la fren­te es, se­gún él, man­te­ner la in­ver­sión a lar­go pla­zo. «Así ten­dre­mos tiem­po de re­cu­pe­rar­nos aun­que nos vea­mos afec­ta­dos » . Tam­bién es im­por­tan­te «ser cons­tan­tes en el aho­rro», por­que «apor­tan­do ca­da mes se con­si­guen me­jo­res re­sul­ta­dos gra­cias a la rein­ver­sión de los in­tere­ses», ase­gu­ra.

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en otros mer­ca­dos, en Es­pa­ña los pla­nes de pen­sio­nes que más se ven­den no son los más ren­ta­bles. Es­to se de­be, se­gún Car­los He­rre­ra, miem­bro del Co­mi­té de Ser­vi­cios al Aso­cia­do de EFPA, a que «el ciu­da­dano de­be­ría acu­dir más al ase­sor fi­nan­cie­ro pro­fe­sio­nal pa­ra que le acon­se­je so­bre su pla­ni­fi­ca­ción del aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción».

Barrero acha­ca es­te des­equi­li­brio a que has­ta ha­ce unos años la ofer­ta de pla­nes en nues­tro país, aun­que am­plia en cuan­to al nú­me­ro de pro­duc­tos exis­ten­tes, «no es­ta­ba muy di­ver­si­fi­ca­da en es­tra­te­gias ni se ca­rac­te­ri­za­ba por con- tar con una ges­tión muy ac­ti­va». Re­co­no­ce que tras la in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do es­pa­ñol de en­ti­da­des ges­to­ras in­de­pen­dien­tes, «la ofer­ta se ha am­plia­do y em­pie­za a ha­ber pro­duc­tos más di­ver­si­fi­ca­dos en los que sí se cui­da la ges­tión, pe­ro pre­sen­ta un im­por­tan­te ses­go ha­cia la ren­ta fi­ja y ren­ta va­ria­ble es­pa­ño­la y eso, en el en­torno ac­tual, les es­tá pe­na­li­zan­do».

Es un he­cho que en los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do el pe­so de la ren­ta va­ria­ble en los pla­nes de pen­sio­nes sus­cri­tos y las ci­fras lo co­rro­bo­ran. El aho­rro acu­mu­la­do en pro­duc­tos mix­tos ca­pi­ta­li­za más de la mi­tad del pa­tri­mo­nio in­ver­ti­do en pla­nes, un 54,6%, y de los par­ti­ci­pes, un 52,7%, in­cre­men­tán­do­se año a año en de­tri­men­to del aho­rro en pla­nes de ren­ta fi­ja y ga­ran­ti­za­dos, que ya so­lo su­po­nen un ter­cio del to­tal, fren­te al 43% del año pa­sa­do.

Res­pec­to a la es­tra­te­gia de in­ver­sión pa­ra lo­grar ma­yo­res re­tor­nos, Barrero acon­se­ja aho­ra «te­ner po­ca ren­ta fi­ja, con­tar con de­ter­mi­na­dos re­tor­nos ab- so­lu­tos con mix­tos de Bol­sa que nos de­fien­dan en mo­men­tos ad­ver­sos de mer­ca­do y, si el per­fil de ries­go lo per­mi­te, ren­ta va­ria­ble «ag­nós­ti­ca» de es­ti­los de ges­tión (que no ten­ga ni ses­go ‘‘growth’’ ni ses­go ‘‘va­lue’’) y cen­tra­da, so­bre to­do, en EE.UU. y Eu­ro­pa».

Jon Aram­bu­ru, di­rec­tor ge­ne­ral de Lo­re­to Mu­tua, con­si­de­ra que en un es­ce­na­rio de caí­das en los mer­ca­dos co­mo el ac­tual, «apos­ta­mos por la ren­ta fi­ja mix­ta, da­do que apor­ta la se­gu­ri­dad de la ren­ta fi­ja, pon­de­ran­do ca­si la mi­tad del pa­tri­mo­nio en es­tos ac­ti­vos, e in­vir­tien­do un pe­que­ño por­cen­ta­je en ren­ta va­ria­ble. Es la ca­te­go­ría ideal pa­ra en­con­trar el equi­li­brio en­tre ren­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad que per­mi­te ir su­man­do en­tre un 3 y 4% ca­da año».

Pa­ra Al­ber­to Viz­ca­ya, man­te­ner una «fé­rrea dis­ci­pli­na» de aho­rro pe­rió­di­co per­mi­te al par­tí­ci­pe abs­traer­se de mo­men­tos de mer­ca­do co­mo el ac­tual. Así, «las apor­ta­cio­nes a pla­nes de pen­sio­nes se rea­li­za­rán a pre­cios más ba­jos y, por tan­to, con ma­yor ca­pa­ci­dad de re- va­lo­ri­za­ción en el lar­go pla­zo. Los ciu­da­da­nos con un ho­ri­zon­te de ju­bi­la­ción por en­ci­ma de los 10 años aho­ra tie­nen una opor­tu­ni­dad ex­ce­len­te pa­ra ini­ciar o in­cre­men­tar su aho­rro en pla­nes».

Car­los Es­qui­vias, res­pon­sa­ble de la Co­mi­sión de Vi­da y Pen­sio­nes de Unes­pa, acon­se­ja al aho­rra­dor que «di­ver­si­fi­que y com­pa­re en­tre las op­cio­nes que hay en el mer­ca­do, tan­to las mo­da­li­da­des de pro­duc­to co­mo la ofer­ta de pro­vee­do­res den­tro de una mis­ma ca­te­go­ría de ins­tru­men­tos de aho­rro».

Me­jo­rar la fis­ca­li­dad

Otra mo­ti­va­ción pa­ra que los ciu­da­da­nos sus­cri­ban pla­nes de pen­sio­nes se­ría me­jo­rar su fis­ca­li­dad. Aho­ra des­gra­van de la ba­se im­po­ni­ble del IRPF has­ta 8.000 eu­ros, o bien has­ta el 30% de los ren­di­mien­tos del tra­ba­jo en te­rri­to­rio co­mún. Pe­ro cuan­do se res­ca­tan, los fon­dos que se ob­tie­nen se con­si­de­ran

ren­di­mien­tos de tra­ba­jo y au­men­tan la ba­se im­po­ni­ble del IRPF pro­vo­can­do que suban los im­pues­tos a pa­gar: el 19% has­ta los 12.450 eu­ros, el 24% has­ta los 20.200, el 30% has­ta los 35.200 eu­ros, el 37% has­ta los 60.000 eu­ros y el 45% cuan­do sea una ci­fra ma­yor. Es­to su­po­ne una des­ven­ta­ja res­pec­to a los fon­dos de in­ver­sión, cu­yos ren­di­mien­tos tri­bu­tan co­mo ren­tas del ca­pi­tal, en­tre el 19% y el 23%. «Los in­cen­ti­vos fis­ca­les son im­por­tan­tes co­mo ele­men­to de apo­yo pa­ra aho­rrar de ca­ra a la ju­bi­la­ción, ya que ayu­dan a con­cien­ciar a la so­cie­dad de la re­le­van­cia de aho­rrar pa­ra el re­ti­ro», ase­gu­ra al res­pec­to Ca­rras­co.

Tam­bién Al­ber­to Viz­ca­ya cree que la con­si­de­ra­ción fis­cal del plan co­mo ren­di­mien­tos del tra­ba­jo al res­ca­tar­lo «pe­na­li­za en ex­ce­so to­da una vi­da de aho­rro». Aun­que re­co­no­ce que en la fa­se de acu­mu­la­ción es «el úni­co pro­duc­to que man­tie­ne un be­ne­fi­cio fis­cal im­por­tan­te al reducir la ba­se im­po­ni­ble».

Car­los He­rre­ra pro­po­ne que «lo ideal» se­ría que los par­tí­ci­pes de pla­nes de pen­sio­nes que co­bra­ran en for­ma de ren­ta «no pa­ga­ran im­pues­tos». «Pen­se­mos que el ob­je­ti­vo de los pla­nes de pen­sio­nes es com­ple­men­tar la pen­sión pú­bli­ca y se de­be­ría fo­men­tar el per­ci­bir la pres­ta­ción en for­ma de ren­ta en lu­gar de ca­pi­tal». Mar Barrero va más allá y cree que igua­lar la fis­ca­li­dad en el res­ca­te de los pla­nes a la que se aplica a los fon­dos de in­ver­sión en el mo­men­to de su re­em­bol­so –tri­bu­tar so­lo por la plus­va­lía y con los ti­pos im­po­si­ti­vos apli­ca­dos al aho­rro– «ser­vi­ría de ali­cien­te pa­ra atraer a más aho­rra­do­res».

Me­jo­rar la in­for­ma­ción

Pa­ra im­pul­sar el aho­rro a lar­go pla­zo tam­bién es «im­pres­cin­di­ble» po­ner a dis­po­si­ción de los ciu­da­da­nos la má­xi­ma in­for­ma­ción so­bre su pen­sión pú­bli­ca. «So­lo así es po­si­ble to­mar bue­nas de­ci­sio­nes so­bre la ne­ce­si­dad de aho­rrar pa­ra la ju­bi­la­ción», se­ña­la Igle­sias. Con es­te fin Da­vid Ca­rras­co pro­po­ne fa­ci­li­tar in­for­ma­ción a los tra­ba­ja­do­res so­bre su fu­tu­ra ju­bi­la­ción y, en par­ti­cu­lar, en­viar «el fa­mo­so so­bre a tra­vés del cual se in­for­ma­ría anual­men­te a los tra­ba­ja­do­res so­bre la es­ti­ma­ción de su fu­tu­ra pen­sión».

A jui­cio de Car­los Es­qui­vias, «la Se­gu­ri­dad So­cial tie­ne la obli­ga­ción de in­for­mar a los co­ti­zan­tes des­de 2011 so­bre su pen­sión pú­bli­ca es­ti­ma­da, pe­ro aún no ha re­mi­ti­do la car­ta in­for­ma­ti­va».

En es­te es­ce­na­rio, Án­gel Mar­tí­ne­zAl­da­ma, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio In­ver­co, afir­ma que «los pla­nes de pen­sio­nes co­mo ins­tru­men­to no han fa­lla­do» y los ex­per­tos le se­cun­dan al con­si­de­rar que un ma­yor co­no­ci­mien­to de los ciu­da­da­nos so­bre sus fu­tu­ras pen­sio­nes, más in­cen­ti­vos fis­ca­les y una me­jor ren­ta­bi­li­dad im­pul­sa­ría en Es­pa­ña su con­tra­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.