El com­ple­jo via­je ha­cia una mar­ca per­so­nal que de­je hue­lla

Σ Una en­se­ña pro­pia pue­de ser cla­ve pa­ra apun­ta­lar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal... pe­ro tam­bién una fuen­te con­ti­nua de pro­ble­mas s

ABC - Empresa - - Empresa - M. J. PÉ­REZ-BAR­CO

De to­da la vi­da, te­ner con­tac­tos y una na bue­na repu­tación siem­pre ha abier­to to mu­chas puer­tas. Pe­ro eso ya no es suu­fi­cien­te en el en­torno on­li­ne en el que ue se mue­ven los ac­to­res del mer­ca­do laa­bo­ral. En la era di­gi­tal, la mar­ca per­soo­nal, es de­cir, la hue­lla que de­ja­mos enen los de­más, es aho­ra la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra lo­grar el pri­mer emm­pleo, as­cen­der, cam­biar de tra­ba­jo oo am­pliar nues­tro pro­pio ne­go­cio. Sa­ber er ges­tio­nar y fa­bri­car nues­tra pro­pia enn­se­ña (lo que en in­glés se co­no­ce co­mo mo «per­so­nal bran­ding») es to­do un ar­te. te. Otras ve­ces bas­tan cier­tas ha­bi­li­da­des es y de­di­ca­ción, ya que exis­ten téc­ni­cass y es­tra­te­gias que es­tán al al­can­ce de cua­lal­quier ti­po de pro­fe­sio­nal.

Es­te es­ca­pa­ra­te don­de pro­yec­tar ar nues­tro ta­len­to re­sul­ta ya de tal trass­cen­den­cia que es el va­lor que di­fe­renn­cia a un can­di­da­to de otro. «La mar­ca ca per­so­nal am­plia el ho­ri­zon­te y ofre­ce ce una gran pro­yec­ción pro­fe­sio­nal. Llee­ga­rá un mo­men­to en que se­rá ne­ce­saa­ria», afir­ma Franc Ca­rre­ras, pro­fe­sor or de Mar­ke­ting de ESA­DE. «Ya no es tan an com­pe­ti­ti­vo el que no es­tá en las re­des es —con­ti­nua—. El er­mi­ta­ño di­gi­tal, esa sa per­so­na ce­lo­sa de su in­ti­mi­dad que bo­rra to­das sus hue­llas, tam­bién es sos­pe­cho­so de ocul­tar».

De he­cho, ya es ra­ra la em­pre­sa que no in­clu­ye en al­gún mo­men­to de su pro­ce­so de se­lec­ción che­quear la Red pa­ra con­sul­tar la ima­gen que trans­mi­te un can­di­da­to. En el ám­bi­to de los Re­cur­sos Hu­ma­nos, «la mar­ca per­so­nal es la hue­lla que de­ja­mos en la men­te de los de­más, y que no de­ja de ser los atri­bu­tos, las ideas, las ca­rac­te­rís­ti­cas con las que los de­más nos re­la­cio­nan cuan­do pien­san en no­so­tros», ex­pli­ca Ál­va­ro Ce­ba­llos, di­rec­tor de Rands­tad Pro­fes­sio­nals de An­da­lu­cía y Ex­tre­ma­du­ra.

Opi­nio­nes, co­men­ta­rios, vi­deos, fo­to­gra­fías, post, tweets... La mar­ca se cons­tru­ye día a día, al de­ta­lle, con un ob­je­ti­vo: «Que te eli­jan —di­ce Ce­ba­llos— . El ob­je­ti­vo es re­sal­tar o des­ta­car so­bre el res­to, es de­cir con­se­guir que nos re­cuer­den y que nos re­co­noz­can cuan­do al­guien pien­se en un es­pe­cia­lis­ta de un de­ter­mi­na­do ám­bi­to o pro­fe­sión. Se tra­ta de ser el re­fe­ren­te». Es lo que le ocu­rrió a Fá­ti­ma Mar­tíMar­tí­nez, do­cen­te de mar­ke­ting di­gi­ta­di­gi­tal en Goo­gle Ac­tí­va­te y coau­to­ra­to­ra del li­bro «Tres da­mas con marc­mar­ca». Su ejem­plo es un buen ex­poex­po­nen­te de la uti­li­dad que su­po­ne­po­ne tra­ba­jar una mar­ca pro­pia.pia. GG­ra­cias a ello el gran gi­gan­te­te tec­no­ló­gi­co­te con­tac­tó con ella ha­ce tres años. «Vie­ron mis vi­deo­deos, mi blog, mi web... Yo en­ca­ja­ca­ja­ba en el per­fil que bus­ca­ban­ban co­mo do­cen­te pa­ra dos pro­gra­gra­mas que que­rían im­pim­plan­tar», re­cuer­da. Aho­ra es su ttra­ba­jo, y tam­bién co­la­bo­ra­ra ccon otras mar­cas. «In­ter­net —di­ce—d es un es­ca­pa­ra­te bru­tal­tal y gra­tui­to. Una pan­ta­lla que te pro­yec­tap a to­do el mun­do». No se tra­ta de ven­der­se uno mi­mis­mo, co­mo mu­chos creen. Si­nSino de «ven­der lo que ha­ces y ccó­mo lo ha­ces. Es de­cir, yo so­soy mis pro­yec­tos. Te­ne­mos qu­que des­cu­brir qué ha­ce­mos bi­bien y ven­der­lo pa­ra ven­der nnues­tra mar­ca » , ex­pli­ca el ppro­fe­sor de ESA­DE. Al fin y aal ca­bo, « in­ter­net nos de­ja dde­mos­trar la vir­tud que no ttie­ne el otro, nos de­ja des­tac­car nues­tros mé­ri­tos, po­ner een va­lor lo que tú pue­des ddar­le a los de­más y lo que ppue­des apor­tar a una pers­so­na o una com­pa­ñía » , cuen­ta Fá­ti­ma Mar­tí­nez. Pe­ro esas ven­ta­jas tam­bién pue­den aca­rrear un ele­le­va­do cos­te. La ex­po­si­ción a las crí­ti­cas es mu­cho ma­yor. «Es un ar­ma de do­ble fi­lo: si di­ces al­go in­co­rrec­to que­da cons­tan­cia y eso no te lo pue­de qui­tar na­die. Las nue­vas tec­no­lo­gías tam­bién mag­ni­fi­can lo ma­lo», cuen­ta el pro­fe­sor de ESA­DE. Por eso, te­ner una mar­ca per­so­nal im-

pli­ca mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. «Te­ne­mos que con­tro­lar nues­tra mar­ca — con­ti­nua— y ser cons­cien­te de la ima­gen que es­ta­mos dan­do. Ele­gir lo que que­re­mos pro­yec­tar».

Son los ries­gos que se co­rren: ex­po­ner­se a las ma­las crí­ti­cas y a la ma­la repu­tación y per­der pri­va­ci­dad, pues la pre­sen­cia en re­des de for­ma in­ten­sa, aun­que sea por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les, siem­pre co­nec­ta la vi­da la­bo­ral y per­so­nal. «Hay que con­tro­lar al má­xi­mo tu pri­va­ci­dad. Exis­ten lí­neas ro­jas que no se tie­nen que pa­sar», di­ce Fá­ti­ma Mar­tí­nez. Una de las nor­mas, por ejem­plo, que si­gue es­ta con­sul­to­ra al pie de la le­tra es no ha­cer co­men­ta­rios so­bre po­lí­ti­ca, fút­bol, re­li­gión y se­xo. Eso sí, cree que siem­pre «se pue­de pe­dir dis­cul­pas» por un desa­cer­ta­do co­men­ta­rio.

Crear la mar­ca per­so­nal re­quie­re, ade­más, mu­cho tiem­po y tra­ba­jo. «Hay gen­te que tie­ne tiem­po, in­ge­nio y mu­cha am­bi­ción pa­ra ello. Pe­ro no to­do el mun­do es así. Los de­más lo que te­ne­mos que ha­cer es apro­ve­char al má­xi­mo las tec­no­lo­gías pa­ra te­ner ma­yor vi­si­bi­li­dad, y que no sea ne­ce­sa­rio in­ver­tir tan­to tiem­po», di­ce Ca­rre­ras.

Qué es­tra­te­gia se­guir

Hoy día las TIC pres­tan re­cur­sos gra­tui­tos más que su­fi­cien­tes pa­ra ello. «Hay mi­les de he­rra­mien­tas gra­tui­tas que nos dan da­tos de to­do: evo­lu­ción, cre­ci­mien­to, cuán­do co­mu­ni­car... Los que tra­ba­ja­mos en so­cial me­dia de­di­ca­mos to­do nues­tro tiem­po a ello. Pe­ro los que per­te­ne­cen a otros ám­bi­tos, tie­nen he­rra­mien­tas que per­mi­ten pro­gra­mar se­ma­nal­men­te tweet e imá­ge­nes, por ejem­plo. Yo es­toy siem­pre en di­rec­to, pe­ro otros pue­den ha­cer un ca­len­da­rio de pu­bli­ca­cio­nes», cuen­ta Fá­ti­ma.

Pa­ra crear una mar­ca pro­pia, los ex­per­tos ofre­cen al­gu­nos con­se­jos: Ser cohe­ren­te con uno mis­mo y ho­nes­to, no pro­yec­tar una ima­gen fic­ti­cia. Cui­dar el len­gua­je (la or­to­gra­fía), las imá­ge­nes y los vi­deos... Pen­sar los co­men­ta­rios an­tes de pu­bli­car­los. «Pro­yec­tar los pro­pios va­lo­res ha­rá que la mar­ca per­so­nal ten­ga un efec­to di­fe­ren­cia­dor», re­co­mien­da Ál­va­ro Ce­ba­llos, de Rands­tad.

Pe­ro lo prin­ci­pal es pen­sar a lar­go pla­zo y di­se­ñar una es­tra­te­gia. « Pri­me­ro hay que fi­jar­se una me­ta —ex­po­ne Ce­ba­llos—. Y pa­ra ello de­be­mos plan­tear­nos las si­guien­tes pre­gun­tas: ¿qué quie­ro ser? ¿en quién me quie­ro con­ver­tir? ¿de qué quie­ro ser ex­per­to? ¿dón­de me gus­ta­ría ver­me en el fu­tu­ro? Y ha­cer un aná­li­sis DAFO pa­ra to­mar con­cien­cia y de­tec­tar nues­tras de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas per­so­na­les y las ame­na­zas y opor­tu­ni­da­des del en­torno. Tras es­te aná­li­sis hay que iden­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas que nos di­fe­ren­cian y, so­bre to­do, co­mu­ni­car­las de ma­ne­ra efec­ti­va».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.