«El CEO tie­ne que mar­car la di­fe­ren­cia en la ac­ción so­cial» Σ Mi­chael Ken­nedy Hayd, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de United Way, ex­pli­ca los pla­nes pa­ra Es­pa­ña de la fun­da­ción más an­ti­gua del mun­do

ABC - Empresa - - Empresa - BE­LÉN RO­DRI­GO

Crea­da ha­ce 130 años en Den­ver por un ra­bino, dos sa­cer­do­tes, un mi­nis­tro y un ama de ca­sa, United Way es la fun­da­ción más an­ti­gua del mun­do y pre­cur­so­ra de la RSC. Des­de sus ini­cios ha tra­ba­ja­do de for­ma muy lo­cal, tra­tan­do di­rec­ta­men­te los pro­ble­mas y bus­can­do el bien co­mún mo­vi­li­zan­do in­di­vi­duos, em­pre­sas y otras or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra ac­tuar y me­jo­rar las con­di­cio­nes de las co­mu­ni­da­des al­re­de­dor del mun­do. «En la ma­yor par­te de los lu­ga­res se pue­de ha­cer al­go con la edu­ca­ción de los jó­ve­nes, la se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra y la sa­lud, son nues­tros tres pi­la­res», ex­pli­ca Mi­chael Ken­nedy Hayd, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Wes­tern Na­tio­nal Group y pa­trono en United Way Es­pa­ña. For­ma par­te de es­ta or­ga­ni­za­ción des­de 1984. «Un ami­go era voluntario y me con­ven­ció pa­ra dar mis pri­me­ros 10.000 dó­la­res a United Way», re­cuer­da, y des­de en­ton­ces ha es­ta­do siem­pre uni­do a es­ta fun­da­ción.

Sin ol­vi­dar los tres re­fe­ri­dos pi­la­res lle­van a ca­bo dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des in­vo­lu­cran­do a las em­pre­sas y a los em­plea­dos. A ni­vel glo­bal es­tán en más de 40 paí­ses, con una red de 1.800 de­le­ga­cio­nes, más de 60.000 so­cios, 9 mi­llo­nes de do­nan­tes y 2.9 mi­llo­nes de vo­lun­ta­rios. La fun­da­ción ges­tio­nó el pa­sa­do año 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res, que han per­mi­ti­do me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de más de 61 mi­llo­nes de per­so­nas. En Es­pa­ña, «cuan­do em­pe­za­mos nos preo­cu­pó el al­to pa­ro juvenil y en­ten­di­mos que ha­bía mu­cho que ha­cer», re­sal­ta Ken­nedy. En­tre sus so­cios es­pa­ño­les se en­cuen­tran Lilly, John Dee­re, Le­no­vo, Air­bus, Eve­ris, Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca, Car­bu­ros Me­tá­li­cos y Fun­da­ción Ro­vi­ral­ta. Tam­bién co­la­bo­ra con en­ti­da­des co­mo YMCA, Sa­ve the Chil­dren, Fun­da­ción Desa­rro­llo y Asis­ten­cia, Creá­ti­ca y Cruz Ro­ja.

En su se­gun­do año de ac­ti­vi­dad en Es­pa­ña, la co­la­bo­ra­ción de United Way con 11 so­cios cor­po­ra­ti­vos y en­ti­da­des so­cia­les ha me­jo­ra­do la vi­da de cer­ca de 1.300 ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos, ha mo­vi­li­za­do a 163 vo­lun­ta­rios, que han desa­rro­lla­do 2.655 ho­ras de vo­lun­ta­ria­do, y ha do­na­do ca­si 100 equi­pos in­for­má­ti­cos. «Es­to Mi­chael Ken­nedy Hayd no es un club de lí­de­res eco­nó­mi­cos, quien co­la­bo­ra for­ma par­te de la co­mu­ni­dad, lo sien­te», ad­vier­te el pa­trono. En su opi­nión, cuan­do un gran nú­me­ro de em­plea­dos par­ti­ci­pa en es­ta ini­cia­ti­va «tie­ne sen­ti­do pa­ra un CEO tam­bién in­vo­lu­crar­se. Él tie­ne que mar­car la di­fe­ren­cia». No tie­ne du­das de que las per­so­nas pre­fie­ren tra­ba­jar pa­ra em­pre­sas que se preo­cu­pan por la co­mu­ni­dad, «in­clu­so aun­que ga­nen me­nos», ex­pli­ca.

Mi­chael Ken­nedy Hayd ani­ma a Es­pa­ña a apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad por­que «se be­ne­fi­cian to­dos: em­plea­dos y so­cie­dad. Cuan­do te­ne­mos una so­cie­dad for­ma­da te­ne­mos una so­cie­dad más ci­vi­li­za­da», ma­ti­za. En­tre sus pro­yec­tos des­ta­can MEn­Cía Ma­yo­res en Com­pa­ñía, fi­nan­cia­do por Lilly Ibé­ri­ca, don­de vo­lun­ta­rios acom­pa­ñan a per­so­nas ma­yo­res en si­tua­ción de so­le­dad; Co­ding4all, fi­nan­cia­do por La Fun­da­ción Ma­ría Fran­cis­ca de Ro­vi­ral­ta, es un pro­gra­ma de for­ma­ción en «scracht» y pro­gra­ma­ción pa­ra jó­ve­nes de et­nia gi­ta­na, y el pro­gra­ma «Youth Cha­llen­ge» fi­nan­cia­do por Air­bus en ori­gen y aho­ra por John Dee­re, orien­ta­do a com­ba­tir el aban­dono es­co­lar.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.