IMA­GEN EM­PRE­SA­RIAL Y CRE­CI­MIEN­TO

«Hay que ha­cer en­ten­der a la so­cie­dad que de­trás de ca­da pro­yec­to em­pre­sa­rial hay una his­to­ria de su­pera­ción y de es­pe­ran­za»

ABC - Empresa - - Empresa - AL­BER­TO ZOI­LO ÁL­VA­REZ PRE­SI­DEN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN DE LA EM­PRE­SA FA­MI­LIAR DE MA­DRID (ADEFAM)

Pro­pues­ta Se de­be do­tar de vi­si­bi­li­dad a la em­pre­sa a lo lar­go de las di­fe­ren­tes eta­pas edu­ca­ti­vas

Si la repu­tación em­pre­sa­rial, con­ce­bi­da de for­ma in­di­vi­dual, apor­ta me­jo­ras de com­pe­ti­ti­vi­dad y ren­ta­bi­li­dad, abre pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to y re­du­ce el ries­go de in­ver­sión; de for­ma análo­ga, la ope­ra­ción de crear un am­bien­te po­si­ti­vo en torno al sec­tor em­pre­sa­rial pro­du­ci­ría efec­tos muy fa­vo­ra­bles pa­ra nues­tra eco­no­mía.

De la ima­gen que la em­pre­sa y los em­pre­sa­rios tie­nen en Es­pa­ña se ha­bló con pro­fu­sión en el úl­ti­mo Con­gre­so Na­cio­nal de la Em­pre­sa Fa­mi­liar, y una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes a que se lle­gó es que la per­cep­ción del sec­tor em­pre­sa­rial en nues­tro país pre­sen­ta un im­por­tan­te mar­gen de me­jo­ra. La bue­na no­ti­cia es que las or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de la em­pre­sa fa­mi­liar es­tán dis­pues­tas a re­ver­tir la si­tua­ción, en el en­ten­di­mien­to de que una at­mós­fe­ra fa­vo­ra­ble a la em­pre­sa re­sol­ve­ría mu­chos de los pro­ble­mas que en es­tos mo­men­tos ate­na­zan la sos­te­ni­bi­li­dad del Es­ta­do de Bie­nes­tar.

No es ob­je­to de es­te ar­tícu­lo des­en­tra­ñar las cau­sas que nos han lle­va­do a es­ta desafec­ción ha­cia el mun­do de la em­pre­sa; sí, en cam­bio, cons­ta­tar una reali­dad y pro­po­ner al­gu­nas ideas que per­mi­tan con­tra­rres­tar la reali­dad. A es­te res­pec­to, do­tar de vi­si­bi­li­dad a la em­pre­sa a lo lar­go de las di­fe­ren­tes eta­pas edu­ca­ti­vas, in­sis­tien­do en el pa­pel me­du­lar que ha desem­pe­ña­do en el desa­rro­llo de so­cie­da­des li­bres y prós­pe­ras, po­dría co­rre­gir en bue­na par­te es­te dé­fi­cit de ima­gen que cons­ta­ta­mos.

Del mis­mo mo­do, apos­tar por un mo­de­lo edu­ca­ti­vo que to­me con­cien­cia de las po­si­bi­li­da­des que nos traen las nue­vas tec­no­lo­gías y co­lo­que en su cen­tro la no­ción de crea­ti­vi­dad, pa­ra ha­cer en­ten­der a los alum­nos que las bue­nas ideas en cual­quier cam­po pue­den cris­ta­li­zar en so­lu­cio­nes úti­les pa­ra la so­cie­dad, con­tri­bui­ría tam­bién a pro­pi­ciar ese cam­bio de ac­ti­tud ha­cia la em­pre­sa. To­do ello pa­sa, en­tre otras me­di­das, por for­mar al pro­fe­so­ra­do en es­tas ma­te­rias y do­tar­les de he­rra­mien­tas y re­cur­sos pa­ra lle­var a ca­bo su la­bor do­cen­te en es­te ám­bi­to. Pe­ro tam­bién por vol­ver la vis­ta en la es­cue­la ha­cia los va­lo­res.

El sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y des­de es­ta­dios bien tem­pra­nos, de­be en­se­ñar a nues­tros jó­ve­nes que en la cen­tra­li­dad del tra­ba­jo y de las co­sas bien he­chas exis­te una vía muy im­por­tan­te de rea­li­za­ción per­so­nal. Y que es­for­zar­se ca­da día, do­tar­se de co­no­ci­mien­tos, cre­cer en ha­bi­li­da­des y com- pe­ten­cias y asu­mir re­tos cons­ti­tu­ye su me­jor apues­ta de fu­tu­ro.

En es­te con­tex­to, las em­pre­sas y los em­pre­sa­rios tam­bién de­be­mos ha­cer nues­tros de­be­res. Fren­te a la in­vi­si­bi­li­dad o dis­tor­sión de nues­tra ima­gen que nos ha de­pa­ra­do has­ta hoy mis­mo el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y la re­pre­sen­ta­ción tan­tas ve­ces ba­nal que se pro­yec­ta de las em­pre­sas, de­be­mos to­mar la ini­cia­ti­va pa­ra ex­pre­sar nues­tra vi­sión acer­ca de las co­sas que pa­san con una orien­ta­ción cons­truc­ti­va. Y a ca­da opor­tu­ni­dad que se nos brin­de, a cuan­tos fo­ros acu­da­mos, in­sis­tir en la au­tén­ti­ca na­tu­ra­le­za de nues­tros pro­yec­tos y en los va­lo­res que les son con­sus­tan­cia­les: crea­ti­vi­dad, ries­go, es­fuer­zo, in­no­va­ción, em­pleo, apor­ta­ción a la sos­te­ni­bi­li­dad del Es­ta­do de Bie­nes­tar.

Pro­ba­ble­men­te, pa­ra trans­mi­tir es­tos va­lo­res no ha­ya na­da me­jor co­mo in­cre­men­tar nues­tra tras­pa­ren­cia y per­mea­bi­li­dad con las co­mu­ni­da­des en las que nues­tras em­pre­sas se hallan in­ser­tas, pro­mo­vien­do la aper­tu­ra de nues­tras ins­ta­la­cio­nes, ha­cien­do par­tí­ci­pes a las fa­mi­lias de ac­ti­vi­da­des im­pul­sa­das des­de nues­tras pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes, y asu­mien­do, des­de el staff di­rec­ti­vo, una nue­va ac­ti­tud mu­cho más proac­ti­va res­pec­to de la co­mu­ni­ca­ción de la que, por lo ge­ne­ral, he­mos te­ni­do. Las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción po­nen hoy en nues­tras ma­nos po­ten­tes ca­na­les pa­ra en­trar en con­tac­to di­rec­to con los pú­bli­cos y cons­truir un re­la­to mu­cho más emo­cio­nal so­bre nues­tra mi­sión.

Ha­cer en­ten­der a la so­cie­dad en su con­jun­to que de­trás de ca­da pro­yec­to em­pre­sa­rial hay una his­to­ria de su­pera­ción y de es­pe­ran­za, un an­he­lo por me­jo­rar las co­sas que nos han si­do da­das y re­ver­tir los lo­gros a la so­cie­dad, su­pon­drá sen­tar las ba­ses pa­ra la cons­truc­ción de una ima­gen más se­duc­to­ra de la em­pre­sa, ca­paz de des­per­tar más vo­ca­cio­nes em­pren­de­do­ras y, con ello, ha­cer po­si­ble una so­cie­dad más li­bre y prós­pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.