El des­em­bar­co en em­pre­sas cla­ve po­ne en aler­ta a la UE

ABC - Empresa - - Empresa - D. CABALLERO

La Unión Eu­ro­pea co­mo des­tino de in­ver­sión es una reali­dad. Las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias tras­la­dan ca­da vez que pue­den la idea de aper­tu­ra que rei­na en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Sin em­bar­go, tam­po­co son «in­ge­nuos», co­mo ase­gu­ró ha­ce es­ca­sas se­ma­nas el pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean-Clau­de Junc­ker. No to­dos los que pro­ce­den de ter­ce­ros paí­ses lle­gan con la mis­ma bon­dad; por ello, la UE es­ta­ble­ce­rá un mar­co co­mún pa­ra vi­gi­lar y con­tro­lar quién, có­mo, cuán­do y por qué in­vier­te en el te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio. To­do ello con la vis­ta pues­ta en paí­ses co­mo Chi­na pa­ra pro­te­ger las em­pre­sas e in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras que pue­dan su­po­ner ro­bos de tec­no­lo­gía o ser per­ju­di­cia­les pa­ra la se­gu­ri­dad y el or­den pú­bli­co (sec­to­res energético, es­pa­cial y del trans­por­te, en­tre otros).

La Co­mi­sión, el Con­se­jo y el Par­la­men­to eu­ro­peos al­can­za­ron un acuer­do po­lí­ti­co pa­ra es­cu­dri­ñar a fon­do aque­llas in­ver­sio­nes que pue­dan re­sul­tar sos­pe­cho­sas de po­der per­ju­di­car al pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio o cual­quie­ra de sus Es­ta­dos miem­bros. Así, pac­ta­ron crear un me­ca­nis­mo de coope­ra­ción pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción y plan­tear in­quie­tu­des es­pe­cí­fi­cas; tam­bién, la Co­mi­sión po­drá emi­tir opi­nio­nes so­bre ca­sos que abar­quen va­rios Es­ta­dos miem­bros o cu­ya in­ver­sión afec­te a pro­gra­mas de to­da la UE co­mo el Ho­ri­zon 2020.

La idea es que el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre las ins­ti­tu­cio­nes y los paí­ses sea lo más flui­do po­si­ble pa­ra dis­po­ner de la ma­yor can­ti­dad de da­tos so­bre un su­pues­to. Pe­se a to­do, la UE no po­drá ve­tar nin­gu­na in­ver­sión sino que los Es­ta­dos con­ti­nua­rán sien­do quie­nes de­ci­di­rán en úl­ti­ma ins­tan­cia si acep­tan o no la en­tra­da de ca­pi­tal ex­tran­je­ro en una de sus em­pre­sas.

Junc­ker ma­ni­fes­tó que Eu­ro­pa de­be pro­te­ger sus «in­tere­ses es­tra­té­gi­cos». Y, a su jui­cio, la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo es en­du­re­cer el con­trol so­bre las com­pras ex­tran­je­ras, es­pe­cial­men­te las pro­ve­nien­tes de aque­llas com­pa­ñías par­ti­ci­pa­das por ter­ce­ros es­ta­dos pe­ro tam­bién de aque­llas que ob­ten­gan sub­ven­cio­nes pú­bli­cas. Es el ca­so del Es­ta­do chino, con fuer­te pre­sen­cia en su te­ji­do em­pre­sa­rial.

«En un mun­do ca­da vez más in­ter­co­nec­ta­do e in­ter­de­pen­dien­te, ne­ce­si­ta­mos me­dios pa­ra pro­te­ger nues­tra se­gu­ri­dad co­lec­ti­va mien­tras man­te­ne­mos una Eu­ro­pa abier­ta», di­jo la co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Co­mer­cio, Ce­ci­lia Malms­tröm. Asi­mis­mo, el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jyr­ki Ka­tai­nen, afir­mó en 2017 que la UE « es y se­gui­rá sien­do uno de los re­gí­me­nes más abier­tos del mun­do pa­ra la in­ver­sión». Una aper­tu­ra teó­ri­ca, con po­si­bi­li­dad de ve­to de los Es­ta­dos miem­bros.

La Co­mi­sión opi­na­rá so­bre la ido­nei­dad de las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.