Cuan­do el con­cur­so de acree­do­res es so­lo un punto y se­gui­do

A pe­sar de que la le­gis­la­ción re­for­zó su pa­pel de ta­bla de sal­va­ción pa­ra py­mes y au­tó­no­mos, el pro­ce­di­mien­to con­cur­sal aún car­ga con el es­tig­ma de sím­bo­lo del fra­ca­so y si­gue des­apro­ve­cha­do

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - BELÉN RO­DRI­GO

La cri­sis de­jó a mu­chas per­so­nas en si­tua­cio­nes real­men­te com­pro­me­ti­das, en es­pe­cial a au­tó­no­mos y pe­que­ños em­pre­sa­rios que aca­ba­ron con gran­des deu­das por­que a su vez no re­ci­bie­ron el pa­go de sus tra­ba­jos y no pu­die­ron ha­cer fren­te a sus fac­tu­ras. So­li­ci­tar el con­cur­so de acree­do­res es una sa­li­da pa­ra mu­chas de es­tas per­so­nas pe­ro so­bre to­do su­po­ne «dar­les una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra que vuel­van a ser pro­duc­ti­vos pa­ra la so­cie­dad», ex­pli­ca a ABC el eco­no­mis­ta ale­mán Rap­hael Na­gel. Re­cuer­da que en Es­pa­ña hay en­tre dos y tres mi­llo­nes de per­so­nas so­bren­deu­da­das y so­lo se rea­li­zan 2.000 pro­ce­di­mien­tos de con­cur­so de acree­do­res al año cuan­do «en Alemania su­pe­ran los 100.000». Cree que exis­te « po­ca em­pa­tía por quien fra­ca­sa» y que la so­cie­dad de­be ayu­dar a la gen­te pa­ra que «vuel­va a em­pe­zar». Es nor­mal oír ha­blar de con­cur­so de acree­do­res cuan­do se tra­ta de las gran­des em­pre­sas, «a ellas sí se las per­mi­te que fra­ca­sen y des­apa­re­cen», aña­de.

Pa­ra ex­pli­car el mi­to que si­gue sien­do es­te pro­ce­di­mien­to le­gal, Rap­hael No­gal ha lo­gra­do jun­tar a 13 ma­gis­tra­dos en el li­bro «Vi­sión con­cur­sal», don­de di­vul­gan su co­no­ci­mien­to so­bre la ab­so­lu­ción de las deu­das de­jan­do un men­sa­je de es­pe­ran­za pa­ra to­dos aque­llos que vi­ven una di­fí­cil si­tua­ción. Uno de ellos, Car­los R. Puig­cer­ve, ins­pec­tor de­le­ga­do del Ser­vi­cio de Ins­pec­ción de CGPJ, ha lle­va­do mu­chos ca­sos en el juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia de per­so­nas fí­si­cas no em­pre­sa­rias mien­tras que cuan­do se tra­ta de au­tó­no­mos y em­pre­sa­rios lo lle­van los juz­ga­dos de lo mer­can­til. «No me ex­pli­co co­mo al­go tan po­ten­te, tan fan­tás­ti­co, no inun­da nues­tros juz­ga­dos. La gen­te re­cla­ma los gas­tos del no­ta­rio de las hi­po­te­cas, de la ma­ter­ni­dad... pe­ro ¿ só­lo hay 2.000 per­so­nas víctimas de la cri­sis que no se han re­cu­pe­ra­do?», se cues­tio­na. Tal y co­mo ex­pli­ca a ABC, cree que «se de­be al des­co­no­ci­mien­to tan­to de los deu­do­res co­mo de los pro­fe­sio­na­les. Ha­ce fal­ta for­ma­ción al res­pec­to de abo­ga­dos, jue­ces y ciu­da­da­nos. Es­te sis­te­ma es ma­ra­vi­llo­so pa­ra lim­piar pa­si­vos, deu­das » , aña­de.

Se­gun­da vi­da

En el 2015 se ins­tau­ró la lla­ma­da Ley de la Se­gun­da Opor­tu­ni­dad pa­ra fa­ci­li­tar a las per­so­nas fí­si­cas, au­tó­no­mos, fa­mi­lias, y par­ti­cu­la­res que pue­dan li­brar­se de sus deu­das y afron­tar una nue­va vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal. «He vis­to ca­sos dra­má­ti­cos pro­du­ci­dos por di­fe­ren­tes mo­ti­vos co­mo que­dar­se en el pa­ro, caer en­fer­mo, re­duc­cio­nes de suel­do… to­do te lle­va a no po­der asu­mir tus gas­tos», ma­ti­za Car­los R. Puig­cer­ve. «Con la Se­gun­da Opor­tu­ni­dad pri­me­ro de­bes li­qui­dar tus bie­nes y lue­go se te per­do­nan las deu­das y puedes em­pe­zar de nue­vo», pun­tua­li­za. En una fa­se pre­via se in­ten­ta lle­gar a un acuer­do en los pa­gos pe­ro cuan­do es­to no ocu­rre se pre­sen­ta la so­li­ci­tud del con­cur­so con­se­cu­ti­vo. « Es ver lo que tie­ne la per­so­na em­bar­ga­ble, con­ver­tir­lo en di­ne­ro y pa­gar lo que se pue­da » , ex­pli­ca Car­los R. Puig­cer­ve. Uno de los requisitos pa­ra te­ner el per­dón de la deu­da «es que en tu con­cur­so de acree­do­res no se ca­li­fi­que co­mo cul­pa­ble», ex­pli­ca. Cuan­do exis­te pa­tri­mo­nio del deu­dor se ven­de y se ob­tie­ne el di­ne­ro pa­ra pa­gar los cré­di­tos por es­te or­den: pri­vi­le­gia­dos, or­di­na­rios y su­bor­di­na­dos. El 60% de las so­li­ci­tu­des que pa­san por es­te ma­gis­tra­do «no tie­nen un so­lo bien y en es­tos ca­sos el le­gis­la­dor tie­ne en cuen­ta si has des­ti­na­do una par­te de los in­gre­sos em­bar­ga­bles a pa­gar tus deu­das». Exis­te una exo­ne­ra­ción in­me­dia­ta y otra que lle­va cin­co años.

Los ma­gis­tra­dos que han par­ti­ci­pa­do en el li­bro coin­ci­den en se­ña­lar que «hay que bus­car la pro­fe­sio­na­li­za­ción» en el con­cur­so de acree­do­res, sub­ra­ya Jo­sé Ma­ría Ta­pia Ló­pez. Y creen que es im­por­tan­te que exis­ta un ma­nual pa­ra orien­tar a los ma­gis­tra­dos ya que a mu­chos de ellos les lle­ga uno o dos ca­sos de es­ta di­men­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.