Pru­den­cia, la ac­ti­tud que de­be go­ber­nar su car­te­ra de fon­dos en 2019

Los ex­per­tos opi­nan que hay que man­te­ner ex­po­si­ción al mer­ca­do pe­ro con es­tra­te­gias mar­ca­das por la cau­te­la Gestión ac­ti­va, se­lec­ción de va­lo­res y bo­nos, ses­go «va­lue» y ac­cio­nes de di­vi­den­do son al­gu­nas de las apues­tas en las que coin­ci­den los ges­to­res

ABC - Empresa - - Empresa - MA­RÍA GÓ­MEZ SIL­VA

Co­mo ca­da fi­nal de año, los in­ver­so­res se en­fren­tan a la ta­rea de re­vi­sar la car­te­ra y ha­cer los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra tra­tar de que és­ta arro­je el me­jor com­por­ta­mien­to po­si­ble el ejer­ci­cio si­guien­te. En es­ta oca­sión, se tra­ta de una la­bor com­pli­ca­da, por mu­cho que las ges­to­ras y ban­cos de in­ver­sión pu­bli­quen un alu­vión de pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra ayu­dar en la ta­rea. Se es­pe­ra un año con mu­cha vo­la­ti­li­dad y di­fí­cil de in­ter­pre­tar.

En con­cre­to, la cues­tión cla­ve que preo­cu­pa al mer­ca­do es la ma­du­rez del ci­clo eco­nó­mi­co. «Lo más im­por­tan­te de ca­ra a 2019 se­rá ver cuál es el rit­mo de des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía mun­dial y es­ta­dou­ni­den­se tras tan­tos años se­gui­dos de cre­ci­mien­to», apun­ta Jo­sé Ma­ría Lu­na, di­rec­tor de aná­li­sis y es­tra­te­gia de Pro­fim. En ese sen­ti­do, los in­ver­so­res es­tán muy pen­dien­tes es­tos días de uno los in­di­ca­do­res que pue­den dar pis­tas so­bre el rit­mo de ra­len­ti­za­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca: el apla­na­mien­to de la cur­va de ti­pos en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro, ¿en qué con­sis­te es­te fe­nó­meno que aca­pa­ra ca­si tan­ta aten­ción co­mo en su mo­men­to la pri­ma de ries­go?

Los ex­per­tos di­cen que la cur­va de ti­pos «se ha apla­na­do» cuan­do se exi­ge me­nos ren­ta­bi­li­dad por la deu­da a lar­go pla­zo (ha­bi­tual­men­te, el bono a 10 años) que por el pa­pel a cor­to (nor­mal­men­te, a 2 años). Es­te fe­nó­meno sue­le pro­du­cir­se cuan­do los in­ver­so­res an­ti­ci­pan que la eco­no­mía po­dría en­trar en re­ce­sión en el cor­to-me­dio pla­zo, de ma­ne­ra que los ban­cos cen­tra­les se ve­rían obli­ga­dos a ba­jar los ti­pos. «To­do el mun­do es­tá muy pen­dien­te de eso. His­tó­ri­ca­men­te, en los úl­ti­mos 50 años, es­to ha an­ti­ci­pa­do una re­ce­sión con una al­tí­si­ma fia­bi­li­dad y con un pla­zo de an­ti­ci­pa­ción de en­tre 12 y 14 me­ses. Y, aho­ra mis­mo, se es­tá apla­nan­do. Ca­si se es­tá pa­gan­do lo mis­mo por el 2 años ame­ri­cano (en torno al 2,8%) que por el 10 años (en torno al 2,9%)», una se­ñal que no trae bue­nos au­gu­rios so­bre la eco­no­mía mun­dial, se­gún es­te ex­per­to. Aun­que po­cos son los que creen que la re­ce­sión es­té ya en­ci­ma. Más bien, se es­pe­ra una ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to. Bank of Ame­ri­ca Me­rrill Lynch, por ejem­plo, an­ti­ci­pa una ex­pan­sión glo­bal del 3,6% en 2019 ( por de­ba­jo del 3,8% pre­vis­to pa­ra 2018 pe­ro to­da­vía ro­bus­ta).

En to­do ca­so, el ci­clo no es el úni­co fac­tor de in­cer­ti­dum­bre. Los con­flic­tos geo­po­lí­ti­cos co­mo las ten­sio­nes aran­ce­la­rias, el Bre­xit o los pro­ble­mas pre­su­pues­ta­rios de Ita­lia tam­bién preo­cu­pan, pre­ci­sa­men­te, por­que po­drían afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a la eco­no­mía pla­ne­ta­ria.

En es­te con­tex­to, los ex­per­tos creen que la pru­den­cia y la cau­te­la de­ben go­ber­nar las car­te­ras de fon­dos de ca­ra al ejer­ci­cio que vie­ne. «Pen­sa­mos que la si­tua­ción ac­tual in­vi­ta a la pru­den­cia con el ob­je­ti­vo de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que nos ofrez­ca el mer­ca­do si ob­ser­va­mos fuer­tes co­rrec­cio­nes en los ac­ti­vos», ase­ve­ra Car­los Fa­rrás, so­cio di­rec­tor de DPM Fi­nan­zas. Inés del Mo­lino, di­rec­to­ra de cuen­tas de Schro­ders, coin­ci­de con él: «Pen­sa­mos que 2019 va a ser un año mar­ca­do de nue­vo por la vo­la­ti­li­dad y la in­cer­ti­dum­bre. Esa in­cer­ti­dum­bre ha­ce que no ten­ga­mos cla­ro cuál va a ser el mer­ca­do que tie­ne más pers­pec­ti­vas, el cla­ro ga­na­dor que sí he­mos de­sig­na­do otros años. Eso ha­ce que apos­te­mos por car­te­ras muy di­ver­si­fi­ca­das. Asi­mis­mo, hay for­mas de es­tar en los mer­ca­dos pe­ro no tan ex­pues­tos al ries­go. Por eso, en 2019 no va a ser tan im­por­tan­te en qué mer­ca­do es­tás sino a tra­vés de qué es­tra­te­gia».

El mo­men­to del va­lue

En ese sen­ti­do, mu­chos de los ex­per­tos con­sul­ta­dos creen que la gestión ac­ti­va va a fun­cio­nar me­jor que la pa­si­va el ejer­ci­cio que vie­ne, de­bi­do a esa gran vo­la­ti­li­dad. «La gestión ac­ti­va de­be­ría ser pri­mor­dial en las in­ver­sio­nes pa­ra tra­tar de bus­car las opor­tu­ni­da­des que se ofrez­can allá don­de se ofrez­can » , apun­ta del Mo­lino. En con­cre­to, la se­lec­ción es­tric­ta de ac- ti­vos ( « stock pic­king » , en in­glés) ju­ga­rá un pa­pel im­por­tan­te, pues los ges­to­res opi­nan que va a ha­ber mu­cha di­ver­gen­cia en el mer­ca­do. A ese res­pec­to, des­pués de una dé­ca­da de me­jor com­por­ta­mien­to de las ac­cio­nes de ti­po cre­ci­mien­to ( « growth » ) fren­te a las de valor («va­lue»), los ges­to­res creen que ha lle­ga­do el turno de las se­gun­das.

Las ac­cio­nes de ti­po valor se co­rres­pon­den con em­pre­sas de sec­to­res ma­du­ros, que cuen­tan con fuer­tes ba­rre­ras de en­tra­da y re­sul­ta­dos es­ta­bles. Ejem­plo de es­te ti­po de com­pa­ñías son las eléc­tri­cas o las de con­su­mo no cí­cli­co, que sue­len coin­ci­dir con cor­po­ra­cio­nes que re­par­ten sus be­ne­fi­cios en­tre los ac­cio­nis­tas en for­ma de di­vi­den­dos. Por el con­tra­rio, las ac­cio­nes de­no­mi­na­das « de cre­ci­mien­to » son las de com­pa­ñías en fa­se de ex­pan­sión que, a me­nu­do, rein­vier­ten los be­ne­fi­cios en la ex­pan­sión del ne­go­cio. « Que es­te­mos en la fa­se fi­nal del par­ti­do no tie­ne por qué sig­ni­fi-

car sa­lir de la Bol­sa, pe­ro se im­po­ne bus­car sec­to­res y com­pa­ñías que han si­do po­co se­duc­to­res pe­ro que no es­tán muy en­deu­da­dos, que tie­nen flu­jo de ca­ja, es­tán bien di­ri­gi­dos y no es­tán ca­ros. To­do con­du­ce ha­cia el ‘‘va­lue in­ves­ting’’: com­pa­ñías con buen di­vi­den­do, pe­ro en el sen­ti­do de re­cu­rren­te, no de abul­ta­do, pe­ro ex­tra­or­di­na­rio » , opi­na Lu­na so­bre es­te asun­to.

Fa­rrás es­tá de acuer­do: «Nos gus­tan las com­pa­ñías de valor fren­te a las de cre­ci­mien­to. Tras ocho años con un com­por­ta­mien­to re­la­ti­vo me­jor de las com­pa­ñías de cre­ci­mien­to fren­te a las de valor, pen­sa­mos que es­ta si­tua­ción se re­ver­ti­rá a fu­tu­ro (exis­te una dis­per­sión muy al­ta en­tre las com­pa­ñías más ca­ras y las más ba­ra­tas, al­go que no veía­mos des­de el año 2000)».

En cuan­to a pro­duc­tos con­cre­tos, pa­ra «es­tar en Eu­ro­pa de for­ma más de­fen­si­va, ba­sán­do­nos en di­vi­den­do y en re­par­to » , Del Mo­lino pro­po­ne el Schro­der In­ter­na­tio­nal Se­lec­tion Fund Eu­ro­pean Equity Yield, un fon­do de ren­ta va­ria­ble eu­ro­pea de ses­go valor, di­se­ña­do pa­ra re­par­tir un 4% tri­mes­tral y que se cen­tra en com­pa­ñías de gran ca­pi­ta­li­za­ción con di­vi­den­dos al­tos y cons­tan­tes. «El fon­do lle­va un 7% de más fren­te a su ín­di­ce de re­fe­ren­cia», des­ta­ca Del Mo­lino, quien tam­bién apues­ta por el Eu­ro­pean Di­vi­dend Ma­xi­mi­zer, « que re­par­te un 7% tri­mes­tral y que, lan­za­do des­de 2007, siem­pre ha cum­pli­do el ob­je­ti­vo de re­par­to».

Por su par­te, en Fi­de­lity de­fien­den «un en­fo­que de­fen­si­vo, glo­bal y muy fle­xi­ble que per­mi­ta mo­ver la in­ver­sión rá­pi­da­men­te, tan­to a ni­vel geo­grá­fi­co co­mo en­tre dis­tin­tos ti­pos de sec­to­res y ac­ti­vos se­gún las cir­cuns­tan­cias, pues siem­pre hay va­rios mer­ca­dos que lo es­tán ha­cien­do bien en al­gún lu­gar del pla­ne­ta». En es­te sen­ti­do, cuen­tan con el FF - Glo­bal Mul­ti As­set In­co­me Fund, que ca­sa con es­ta fi­lo­so­fía de in­ver­sión. Asi­mis­mo, des­de Fi­de­lity con­si­de­ran que el uso de co­ber­tu­ras pue­de ofre­cer «un plus de pro­tec­ción adi­cio­nal» pa­ra los in­ver­so­res más so­fis­ti­ca­dos.

Por otro la­do, tan­to Fi­de­lity co­mo Schro­ders y otras ca­sas de in­ver­sión coin­ci­den en opi­nar que los mer­ca­dos emer­gen­tes pue­den ser una opor­tu­ni­dad en 2019. En Schro­ders pro­po­nen en­trar en es­te mer­ca­do a tra­vés de un fon­do de deu­da que tie­ne una pro­tec­ción adi­cio­nal: el ob­je­ti­vo de no per­der di­ne­ro en pe­rio­dos de 12 me­ses. Se tra­ta del Emer­ging Mar­kets Debt Ab­so­lu­te Re­turn.

In­ver­sión te­má­ti­ca

Asi­mis­mo, la in­ver­sión te­má­ti­ca es otra de las apues­tas de los ex­per­tos. Lu­na pre­fie­re los fon­dos cen­tra­dos en en­ve­je­ci­mien­to mien­tras que en Fi­de­lity pro­po­nen el FF - Sus­tai­na­ble Wa­ter and Was­te Fund, un fon­do de ren­ta va­ria­ble re­cién lan­za­do con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar ele­va­das ren­ta­bi­li­da­des ajus­ta­das al ries­go, in­vir­tien­do en em­pre­sas que di­se­ñen, fa­bri­quen o ven­dan pro­duc­tos re­la­cio­na­dos con la gestión del agua y los re­si­duos.

Por úl­ti­mo, pa­ra inv er­so­res muy con­ser­va­do­res, Fi­de­lity pro­po­ne el Glo­bal Short Du­ra­tion In­co­me Fund, un pro­duc­to de ren­ta fi­ja que in­vier­te en bo­nos tan­to de al­ta ren­ta­bi­li­dad co­mo cor­po­ra­ti­vos de al­ta ca­li­dad a ni­vel mun­dial, pe­ro man­te­nien­do una ca­li­fi­ca­ción me­dia de bue­na ca­li­dad a un pla­zo má­xi­mo de 3 años.

Las es­tra­te­gias de re­par­to son una de las op­cio­nes pre­fe­ri­das de los ex­per­tos pa­ra el ejer­ci­cio que vie­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.