DE CIE­RRE

ABC - Empresa - - De Cierre -

ada so­cie­dad en­fren­ta la di­fí­cil ta­rea de ofre­cer res­pal­do a la gen­te ma­yor que ya no tra­ba­ja más. En otra épo­ca, los ju­bi­la­dos vi­vían con sus hi­jos adul­tos, cui­dan­do de los ni­ños y ayu­dan­do en las ta­reas de la ca­sa. Pe­ro esos días que­da­ron atrás. Tan­to los ju­bi­la­dos co­mo los hi­jos adul­tos por igual pre­fie­ren vi­vir de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te.

En un mun­do eco­nó­mi­co ra­cio­nal, los in­di­vi­duos aho­rra­rían du­ran­te sus años la­bo­ra­les y acu­mu­la­rían su­fi­cien­te di­ne­ro co­mo pa­ra com­prar una ren­ta vi­ta­li­cia que fi­nan­cie un ni­vel de vi­da có­mo­do al mo­men­to del re­ti­ro. Pe­ro eso no es lo que ha­ce la ma­yo­ría de la gen­te, ya sea por una vi­sión cor­ta o por los in­cen­ti­vos crea­dos por los pro­gra­mas de se­gu­ri­dad social del gobierno.

Los go­bier­nos eu­ro­peos des­de Ot­to von Bis­marck y los go­bier­nos es­ta­dou­ni­den­ses des­de Fran­klin Roo­se­velt, por lo tan­to, han man­te­ni­do sis­te­mas de pen­sio­nes de re­ti­ro con ré­gi­men de re­par­to (PAYG por sus si­glas en in­glés). Más re­cien­te­men­te, Ja­pón ha adop­ta­do un sis­te­ma si­mi­lar.

Sin em­bar­go, ofre­cer be­ne­fi­cios pa­ra res­pal­dar un ni­vel de vi­da con­for­ta­ble pa­ra los ju­bi­la­dos con ape­nas una ta­sa mo­des­ta de im­pues­tos a la po­bla­ción en edad la­bo­ral de­pen­de de que exis­ta una pe­que­ña can­ti­dad de pen­sio­na­dos en re­la­ción con el nú­me­ro de con­tri­bu­yen­tes. Eso era vá­li­do en los pri­me­ros años de esos pro­gra­mas, pe­ro man­te­ner los ni­ve­les de pres­ta­cio­nes se vol­vió más di­fí­cil cuan­do más tra­ba­ja­do­res vi­vían el tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra ju­bi­lar­se y más tiem­po des­pués del re­ti­ro, lo que au­men­tó el ra­tio en­tre ju­bi­la­dos y po­bla­ción de con­tri­bu­yen­tes.

La ex­pec­ta­ti­va de vi­da en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, ha au­men­ta­do de 63 años en 1940, cuan­do co­men­zó el pro­gra­ma de Se­gu­ri­dad Social de Es­ta­dos Uni­dos, a 78 años en 2017. En 1960, ha­bía cin­co tra­ba­ja­do­res por ju­bi­la­do; hoy, hay só­lo tres. De ca­ra al fu­tu­ro, los ac­tua­rios

Cde la Ad­mi­nis­tra­ción de Se­gu­ri­dad Social pro­nos­ti­can que la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res por ju­bi­la­do cae­rá a dos en 2030. Eso im­pli­ca que la ta­sa im­po­si­ti­va ne­ce­sa­ria pa­ra al­can­zar la es­truc­tu­ra de pres­ta­cio­nes ac­tual ten- dría que au­men­tar del 12% hoy al 18% en 2030. Otros paí­ses de gran ta­ma­ño en­fren­tan un pro­ble­ma si­mi­lar.

Si no es po­lí­ti­ca­men­te via­ble au­men­tar la ta­sa im­po­si­ti­va pa­ra sus­ten­tar a los fu­tu­ros ju­bi­la­dos con la es­truc­tu­ra ac­tual de be­ne­fi­cios, exis­ten so­lo dos op­cio­nes pa­ra evi­tar un co­lap­so de to­do el sis­te­ma. Una op­ción es des­ace­le­rar el cre­ci­mien­to fu­tu­ro de las pres­ta­cio­nes pa­ra que se pue­dan fi­nan­ciar sin un in­cre­men­to sus­tan­cial de los im­pues­tos. La otra es vi­rar de un sis­te­ma úni­co de re­par­to a un sis­te­ma com­bi­na­do que com­ple­men­te los be­ne­fi­cios fi­jos con re­tor­nos de in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras.

Un ejem­plo en Es­ta­dos Uni­dos mues­tra có­mo des­ace­le­rar el cre­ci­mien­to de las pres­ta­cio­nes po­dría fun­cio­nar de una ma­ne­ra po­lí­ti­ca­men­te acep­ta­ble. En 1983, la edad en la que uno se vol­vía ele­gi­ble pa­ra re­ci­bir los be­ne­fi­cios ple­nos de la Se­gu­ri­dad Social pa­só de 65 a 67 años. Es­ta re­duc­ción efec­ti­va de las pres­ta­cio­nes fue po­lí­ti­ca­men­te po­si­ble por­que el cam­bio re­cién co­men­zó des­pués de una de­mo­ra sus­tan­cial y por­que, des­de en­ton­ces, se ha he­cho de ma­ne­ra gra­dual du­ran­te va­rias dé­ca­das. Es más, los in­di­vi­duos to­da­vía son ele­gi­bles pa­ra re­ci­bir pres­ta­cio­nes a los 62 años con un ajus­te ac­tua­rial.

Des­de que se im­ple­men­tó ese cam­bio, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de al­guien en­tre se­sen­ta y se­ten­ta años ha au­men­ta­do unos tres años, si­guien­do un pa­trón de in­cre­men­tos de lon­ge­vi­dad de un año por dé­ca­da pa­ra al­guien de esa edad. Al­gu­nos eco­no­mis­tas, en­tre los que me in­clu­yo, hoy de­fien­den la idea de au­men­tar la edad pa­ra re­ci­bir pres­ta­cio­nes to­ta­les otros tres años, has­ta los 70, y lue­go in­de­xar la edad fu­tu­ra pa­ra be­ne­fi­cios to­ta­les pa­ra man­te­ner sin mo­di­fi­car la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de los be­ne­fi­cia­rios.

Con­si­de­re­mos la se­gun­da op­ción: com­bi­nar el sis­te­ma PAYG con in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras. Los sis­te­mas de pen­sión ope­ra­dos por com­pa­ñías pri­va­das lo­gran be­ne­fi­cios a un cos­to me­nor al in­ver­tir en car­te­ras de ac­cio­nes y bo­nos. Una tí­pi­ca pen­sión pri­va­da en Es­ta­dos Uni­dos tie­ne el 60% de sus ac­ti­vos en ac­cio­nes y el res­tan­te 40% en bo­nos de al­ta ca­li­dad, lo que ofre­ce una ta­sa de re­torno real (ajus­ta­da por in­fla­ción) de apro­xi­ma­da­men­te el 5,5% en pe­río­dos pro­lon­ga­dos. Por el con­tra­rio, los im­pues­tos re­cau­da­dos pa­ra un sis­te­ma PAYG pro­du­cen una ta­sa real de re­torno de al­re­de­dor del 2% sin in­ver­tir en ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, por­que los salarios reales y la can­ti­dad de con­tri­bu­yen­tes au­men­tan.

Se­ría po­si­ble re­em­pla­zar los sis­te­mas PAYG exis­ten­tes de ma­ne­ra gra­dual por un sis­te­ma ba­sa­do ex­clu­si­va­men­te en in­ver­sio­nes que pro­duz­ca el mis­mo ni­vel es­pe­ra­do de pres­ta­cio­nes con una ta­sa im­po­si­ti­va mu­cho más ba­ja. De­sa­for­tu­na­da­men­te, los be­ne­fi­cios pro­du­ci­dos por esa ta­sa de con­tri­bu­ción con­lle­va­rían un ries­go sig­ni­fi­ca­ti­vo de que las pres­ta­cio­nes es­tén sus­tan­cial­men­te por de­ba­jo del ni­vel es­pe­ra­do.

La in­ves­ti­ga­ción que he­mos rea­li­za­do de­mues­tra que un sis­te­ma mix­to que com­bi­ne el sis­te­ma PAYG exis­ten­te con un com­po­nen­te pe­que­ño ba­sa­do en in­ver­sio­nes pue­de al­can­zar un ni­vel de be­ne­fi­cios es­pe­ra­dos más al­to con po­co ries­go de me­no­res ni­ve­les de pres­ta­cio­nes.

La es­truc­tu­ra ac­tual de los sis­te­mas de pen­sio­nes en la ma­yo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos no se pue­de sos­te­ner sin re­cor­tar sus­tan­cial­men­te los ni­ve­les de be­ne­fi­cios o sin in­tro­du­cir im­pues­tos mu­cho más al­tos. Un cam­bio a un sis­te­ma mix­to que com­bi­ne la es­ta­bi­li­dad de los be­ne­fi­cios de PAYG con un re­torno ma­yor de in­ver­sio­nes ba­sa­das en el mer­ca­do les per­mi­ti­ría a los paí­ses no te­ner que ele­gir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.