Li­qui­dar una he­ren­cia en­ve­ne­na­da

ABC - Empresa - - Sumario -

La ines­pe­ra­da de­rro­ta de las fuer­zas del im­pe­rio clien­te­lar (no, el fiel cen­tu­rión Te­za­nos no lo vio ve­nir) abre una nue­va era po­lí­ti­ca en An­da­lu­cía que de­be­ría ser­vir tam­bién pa­ra bo­rrar la pro­fun­da hue­lla de­ja­da por ca­si cua­tro dé­ca­das de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas erra­das y la edi­fi­ca­ción de una gi­gan­tes­ca, in­efi­caz y en­re­ve­sa­da es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va en la que anidó y echó raí­ces la só­li­da en­re­da­de­ra de la co­rrup­ción en sus más va­ria­das for­mas: en­chu­fis­mo, so­bor­nos, pre­va­ri­ca­ción, mal­ver­sa­ción, juer­gón en el pu­tib­club con el di­ne­ro del pa­ro... Des­ar­ti­cu­lar esa com­ple­ja red de agen­cias, en­tes, fun­da­cio­nes, con­sor­cios, so­cie­da­des mer­can­ti­les y em­pre­sas pú­bli­cas ges­tio­na­das y fis­ca­li­za­das de cual­quier ma­ne­ra de­be ser la prio­ri­dad del gobierno del cam­bio en An­da­lu­cía. Hay que co­men­zar a des­truir esa ca­sa por el te­ja­do. Si PP, Ciu­da­da­nos y Vox, cu­yos pro­gra­mas eco­nó­mi­cos no son pre­ci­sa­men­te an­ta­gó­ni­cos, no son ca­pa­ces de unir fuer­zas pa­ra po­ner­se ma­nos a la obra en la de­mo­li­ción, el error, ade­más de his­tó­ri­co, se­rá di­fí­cil de jus­ti­fi­car an­te su elec­to­ra­do.

Al­gu­nas va­ria­bles ma­croe­co­nó­mi­cas con­fir­man que An­da­lu­cía ne­ce­si­ta la ca­tar­sis con ur­gen­cia. Ali­men­ta­da por la cul­tu­ra sub­ven­cio­na­da del «ir ti­ran­do», la ta­sa de des­em­pleo en la re­gión es­tá cer­ca del 23%, ocho pun­tos por en­ci­ma de la me­dia na­cio­nal. Con sus más de 900.000 pa­ra­dos, An­da­lu- cía su­ma en torno al 27% de la po­bla­ción des­em­plea­da en Es­pa­ña. El PIB per cá­pi­ta es otro sín­to­ma de los ma­les de una eco­no­mía re­za­ga­da. El año pa­sa­do su­ma­ba 18.470 eu­ros por ha­bi­tan­te, to­da­vía por de­trás de los 18.625 que re­gis­tra­ba ha­ce una dé­ca­da, y se si­tua­ba so­lo por de­lan­te de Ex­tre­ma­du­ra, co­mu­ni­dad que sí ha re­cu­pe­ra­do sus ni­ve­les pre­cri­sis. En Es­pa­ña, la me­dia es­tá en 24.999 eu­ros fren­te a los 24.275 de 2008. Los des­equi­li­brios so­cia­les y la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad ex­pli­can en bue­na me­di­da la mag­ni­tud del desas­tre en An­da­lu­cía du­ran­te es­ta dé­ca­da que so­lo se pue­de ca­li­fi­car de per­di­da: si ha­ce seis años la UE ele­va­ba a la co­mu­ni­dad an­da­lu­za des­de la ca­te­go­ría de re­gión en de­sa­rro­llo a la de re­gión en tran­si­ción por ha­ber su­pe­ra­do su PIB per cá­pi­ta el 75% de la me­dia eu­ro­pea, es­te año la de­vol­vía a la ca­si­lla de sa­li­da, es de­cir, la co­lo­ca­ba de nue­vo en­tre las más po­bres del Vie­jo Con­ti­nen­te.

La as­fi­xian­te burocracia y la in­so­por­ta­ble car­ga fis­cal, au­tén­ti­cos re­pe­len­tes pa­ra la in­ver­sión, si­guen ha­cien­do im­po­si­ble que el te­ji­do in­dus­trial ga­ne múscu­lo y co­bre di­na­mis­mo de una vez por to­das. Por ello, ra­cio­na­li­zar el gas­to y apli­car esa re­ba­ja tri­bu­ta­ria que pro­me­tían du­ran­te la cam­pa­ña son las re­ce­tas que PP, Ciu­da­da­nos y Vox de­be­rían apli­car sin de­mo­ra pa­ra aca­bar de li­qui­dar una he­ren­cia de­ci­di­da­men­te en­ve­ne­na­da.

Hay que des­truir el edi­fi­cio en el que echó raí­ces la co­rrup­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.