El fan­tas­ma de las re­ce­sio­nes pa­sa­das

ABC - Empresa - - Sumario -

No hay na­da más pe­li­gro­so en el cam­bio que tra­tar de ig­no­rar­lo. Y las se­ña­les de que la trac­ción que em­pu­ja a la economía es­pa­ño­la des­de ha­ce un lus­tro co­mien­za a per­der fuer­za son inequí­vo­cas. Des­ace­le­ra­ción fue uno de los tér­mi­nos ma­cro­eco­nó­mi­cos más re­pe­ti­dos en el ejer­ci­cio que aca­ba de con­cluir. Y na­da ha cam­bia­do con el año nue­vo. Nin­guno de los fac­to­res que con­tri­bu­ye­ron a ese mo­de­ra­ción en el cre­ci­mien­to tie­nen vi­sos de atem­pe­rar­se o de mo­di­fi­car su rum­bo. De he­cho, los vien­tos de co­la que has­ta aho­ra han em­pu­ja­do a nues­tra economía po­drían ago­tar­se de­fi­ni­ti­va­men­te. El pre­cio del pe­tró­leo es­tá ins­ta­la­do en una mon­ta­ña ru­sa de di­rec­ción im­pre­vi­si­ble, pe­ro es sin du­da el prin­ci­pio del fin de la era del di­ne­ro ba­ra­to en Eu­ro­pa la prue­ba de es­fuer­zo de­fi­ni­ti­va que ser­vi­rá pa­ra com­pro­bar el ver­da­de­ro es­ta­do de sa­lud de nues­tra economía.

Y lo cier­to es que Es­pa­ña no ha apro­ve­cha­do la me­di­ci­na de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va pa­ra re­for­zar com­ple­ta­met­ne su me­ta­bo­lis­mo fren­te a los nue­vos epi­so­dios re­ce­si­vos que, tar­de o tem­prano, aca­ba­rán por ma­ni­fes­tar­se. No se ha pro­fun­di­za­do en la fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo, tam­po­co se han des­en­re­da­do los fir­mes nu­dos bu­ro­crá­ti­cos que di­fi­cul­tan la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, si­gue sin abrir­se el me­lón de la nue­va fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca y na­die se ha plan­tea­do si­quie­ra có­mo plan­tar el cas­ca­bel de la re­for­ma de un sis­te­ma de pen­sio­nes ab­so­lu­ta­men­te in­com­pa­ti­ble con la reali­dad de­mo­grá­fi­ca. Ade­más, la deu­da pú­bli­ca, que re­pre­sen­ta­ba po­co más del 35% del PIB a fi­na­les de 2007, su­po­ne aho­ra en torno al 98%. Una ci­fra que anun­cia tur­bu­len­cias si las con­vul­sio­nes vuel­ven a ins­ta­lar­se en unos mer­ca­dos de­fi­ni­dos en los úl­ti­mos me­ses por una in­quie­tan­te vo­la­ti­li­dad.

El fue­go cru­za­do de la gue­rra co­mer­cial ya se es­tá de­jan­do no­tar en la ac­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra, un mo­tor in­dis­cu­ti­ble de la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la que tam­bién po­dría su­frir los efec­tos del pre­vi­si­ble for­ta­le­ci­mien­to del eu­ro. Y, des­de lue­go, la on­da ex­pan­si­va del desen­la­ce de­fi­ni­ti­vo del Bre­xit no es una preo­cu­pa­ción me­nor.

No con­vie­ne caer en el ca­tas­tro­fis­mo, pe­ro hay de­ma­sia­dos fo­cos de in­quie­tud co­mo pa­ra pen­sar en un 2019 apa­ci­ble y sin so­bre­sal­tos. Es­pe­cial­men­te si el Go­bierno si­gue, ne­gan­do to­das las evi­den­cias, em­pe­ña­do en dis­pa­rar el gas­to pa­ra ador­nar­se con ges­tos elec­to­ra­lis­tas, jus­to el ca­mino opues­to al que exi­gen las cir­cuns­tan­cias. Con los Pre­su­pues­tos en el ai­re, el in­de­pen­tis­mo vol­vien­do a co­ger alien­to en Ca­ta­lu­ña y el cor­to­pla­cis­mo po­lí­ti­co im­pi­dien­do con­sen­suar las re­for­mas ne­ce­sa­rias, el fan­tas­ma de las re­ce­sio­nes pa­sa­das po­dría es­tar vol­vien­do a to­mar for­ma. Y ya sa­be­mos co­mó se las gas­ta cuan­do no se le to­ma en se­rio.

En el úl­ti­mo lus­tro no se ha pro­fun­di­za­do en las re­for­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.