Au­tó­no­mos, la eter­na asig­na­tu­ra pen­dien­te de la Se­gu­ri­dad So­cial

Ca­si el 90% co­ti­zan por la ba­se mí­ni­ma y las pen­sio­nes son un 40% me­no­res que las de los asa­la­ria­dos

ABC - Empresa - - Empresa Coyuntura - RO­BER­TO PÉ­REZ

Los au­tó­no­mos cons­ti­tu­yen una ba­se esen­cial del te­ji­do pro­duc­ti­vo y de la ocu­pa­ción en Es­pa­ña, pe­ro son una dé­bil pie­za en el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial. El Ré­gi­men Es­pe­cial de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos (RE­TA) si­gue sien­do una asig­na­tu­ra pen­dien­te. El re­cien­te acuer­do al­can­za­do en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes de au­tó­no­mos y el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo su­po­ne un dis­cre­to avan­ce pa­ra in­ten­tar re­du­cir la enor­me bre­cha que se da en­tre los au­tó­no­mos y los asa­la­ria­dos que co­ti­zan por el Ré­gi­men Ge­ne­ral. Pe­ro si­gue pen­dien­te una re­for­ma en pro­fun­di­dad, que con­ti­núan de­man­dan­do esas mis­mas or­ga­ni­za­cio­nes.

El gran pro­ble­ma del RE­TA si­gue sien­do la in­fra­co­ti­za­ción. En Es­pa­ña hay más de tres mi­llo­nes de au­tó­no­mos, y «el 86% de ellos co­ti­zan por la ba­se mí­ni­ma», ex­pli­ca Ce­lia Fe­rre­ro, vi­ce­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos (ATA). Los da­tos de la pro­pia Se­gu­ri­dad So­cial cer­ti­fi­can esa reali­dad: los au­tóno- mos su­po­nen en torno al 17% de la ocu­pa­ción to­tal, pe­ro apor­tan me­nos del 11% de to­do lo que el sis­te­ma re­cau­da por co­ti­za­cio­nes.

Con­se­cuen­cia de ello son las ba­jas pres­ta­cio­nes que aca­ban ob­te­nien­do los au­tó­no­mos cuan­do se ju­bi­lan o cuan­do se ven for­za­dos a de­jar su ac­ti­vi­dad por en­fer­me­dad. «Son si­tua­cio­nes dra­má­ti­cas que ve­mos en nues­tro día a día, gen­te que con 50 años se ve aque­ja­da de una en­fer­me­dad irre­ver­si­ble que le fuer­za a una in­va­li­dez y que le de­ja con una pen­sión in­sos­te­ni­ble», apun­ta el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Unión de Pro­fe­sio­na­les y Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos (UPTA), Eduar­do Abad.

En Es­pa­ña, la co­ti­za­ción me­dia en­tre los au­tó­no­mos es­tá en 3.280 eu­ros al año; en­tre los asa­la­ria­dos, los que co­ti­zan por el Ré­gi­men Ge­ne­ral, ron­da los 5.800 eu­ros anua­les. Hay un di­fe­ren­cial del 43%, que es el que ex­pli­ca que las pres­ta­cio­nes tam­bién sean tre­men­da­men­te dis­pa­res en­tre uno y otro co­lec­ti­vo. Así, quie­nes co­ti­za­ron por el Ré­gi­men Ge­ne­ral co­bran, de me­dia, pen­sio­nes que son un 40% ma­yo­res que las que les que­dan a los au­tó­no­mos. Y las mu­je­res aún acu­san más esa bre­cha. En­tre los hom­bres que fue­ron au­tó­no­mos, la pen­sión me­dia de ju­bi­la­ción ron­da los 830 eu­ros al mes, mien­tras

que en­tre las mu­je­res su­pera por muy po­co los 600 eu­ros. Sin em­bar­go, las mu­je­res que se ju­bi­la­ron en el Ré­gi­men Ge­ne­ral ron­dan los mil eu­ros men­sua­les, una pen­sión pro­me­dio que se ele­va has­ta prác­ti­ca­men­te los 1.400 eu­ros en el ca­so de los hom­bres.

Re­for­ma pen­dien­te

¿Por qué in­fra­co­ti­zan los au­tó­no­mos? De en­tra­da, por­que pue­den ha­cer­lo, por­que la le­gis­la­ción les da esa op­ción que, sin em­bar­go, no tie­nen a su al­can­ce los asa­la­ria­dos. En el Ré­gi­men Ge­ne­ral -tra­ba­ja­do­res por cuen­ta aje­na­la nor­ma­ti­va de la Se­gu­ri­dad So­cial es­ta­ble­ce obli­ga­to­ria­men­te la cuo­ta. El em­pre­sa­rio pa­ga por el tra­ba­ja­dor, en con­cep­to de co­ti­za­cio­nes, un im­por­te equi­va­len­te a apro­xi­ma­da­men­te el 33% del suel­do bru­to de su em­plea­do. Y el tra­ba­ja­dor, ade­más, abo­na tam­bién una pe­que­ña por­ción en con­cep­to de co­ti­za­cio­nes so­cia­les, que se le de­du­ce de la nó­mi­na. El au­tó­no­mo, sin em­bar­go, pue­de ele­gir su co­ti­za­ción en­tre una am­plia es­ca­la cu­yo mí­ni­mo ape­nas al­can­za los 300 eu­ros men­sua­les. Y, se­gún cons­ta­tan las es­ta­dís­ti­cas, la in­men­sa ma­yo­ría op­tan por co­ti­zar por la ba­se mí­ni­ma, pa­ra no obli­gar­se a unos pa­gos fi­jos an­te un fu­tu­ro in­cier­to. Por con­tra­to, los asa­la­ria­dos sa­ben seguro qué van a co­brar ca­da mes, pe­ro un au­tó­no­mo no tie­ne in­gre­sos ase­gu­ra­dos.

«El re­to es có­mo adap­tar el sis­te­ma ac­tual de co­ti­za­ción de los au­tó­no­mos a esa in­cer­ti­dum­bre de in­gre­sos», afir­ma la vi­ce­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de ATA. Afir­ma que, por ese te­mor, «la ma­yo­ría de las ve­ces los au­tó­no­mos no in­cre- men­tan sus co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial, por mie­do a to­par­se con una si­tua­ción de caí­da de in­gre­sos en su ac­ti­vi­dad». Pe­ro sub­ra­ya que hay que su­pe­rar esos te­mo­res y apos­tar por ha­cer una pre­vi­sión ob­je­ti­va de las ba­ses de co­ti­za­ción, por­que «los au­tó­no­mos que pla­ni­fi­can sus apor­ta­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial pue­den lle­gar a te­ner prác­ti­ca­men­te la mis­ma pro­tec­ción (pres­ta­cio­nes) que un asa­la­ria­do. Pe­ro hay que es­tar pen­dien­te, pla­ni­fi­car la co­ti­za­ción y cal­cu­lar­la en ba­se a los in­gre­sos reales».

Fa­ci­li­tar la co­ti­za­ción ex­tra

Pa­ra avan­zar en ese sen­ti­do, ATA y UPTA han pues­to so­bre la me­sa del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo una pro­pues­ta: per­mi­tir que, a fin de año, de for­ma si­mi­lar a có­mo se per­mi­te pa­ra los fon­dos de pen­sio­nes, los au­tó­no­mos pue­dan rea­li­zar apor­ta­cio­nes ex­tra a la Se­gu­ri­dad So­cial. Es de­cir, que de for­ma aña­di­da a las co­ti­za­cio­nes que abo­nan men­sual­men­te, pue­dan in­gre­sar una apor­ta­ción ex­tra una vez que ha­yan vis­to có­mo les han ido los in­gre­sos del año. Hay que te­ner en cuen­ta, ade­más, que las co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial de­du­cen co­mo gas­to, y siem­pre es más ren­ta­ble pa­ra un au­tó­no­mo de­di­car di­ne­ro a la «ca­ja de la pen­sión» que al Im­pues­to so­bre la Ren­ta.

«Es­ta idea de po­der rea­li­zar apor­ta­cio­nes vo­lun­ta­rias a fin de año ha gus­ta­do a los res­pon­sa­bles de la Se­gu­ri­dad So­cial», afir­ma Ce­lia Fe­rre­ro. Pe­ro es­tá por ver si se lle­ga a acep­tar esa me­di­da y, en tal ca­so, có­mo y cuán­do em­pe­za­ría a apli­car­se. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de UPTA ase­gu­ra que se­gui­rán in­sis­tien­do en esa pro­pues­ta por­que en­tien­den que es bue­na pa­ra am­bas par­tes, pa­ra los au­tó­no­mos y pa­ra el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial. «De­be per­mi­tir­se la re­gu­la­ri­za­ción de co­ti­za­cio­nes al fi­nal del ejer­ci­cio fis­cal, una vez que se se­pan los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en la ac­ti­vi­dad del au­tó­no­mo, y que esas apor­ta­cio­nes vo­lun­ta­rias dis­fru­ten de una tri­bu­ta­ción igual o si­mi­lar a la que se apli­ca a los pla­nes de pen­sio

nes», afir­ma Eduar­do Abad.

Fal­sos au­tó­no­mos

Fe­rre­ro des­ta­ca que ha de afron­tar­se el per­fec­cio­na­mien­to del Ré­gi­men de Au­tó­no­mos, no so­lo pa­ra evi­tar la bre­cha que exis­te fren­te a los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta aje­na, sino tam­bién pa­ra fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de nue­vos em­pren­de­do­res. «El re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal es­tá sien­do in­su­fi­cien­te en el co­lec­ti­vo de los au­tó­no­mos y la me­dia de edad es ele­va­da», afir­ma Fe­rre­ro. En es­tos mo­men­tos hay en ac­ti­vo unos 3,2 mi­llo­nes de au­tó­no­mos, 200.000 más que ha­ce seis años, pe­ro me­nos de los que lle­gó a ha­ber an­tes de la cri­sis.

Eduar­do Abad, por su par­te, sub­ra­ya la ne­ce­si­dad de me­jo­rar el ré­gi­men de au­tó­no­mos pa­ra apo­yar a los em­pren­de­do­res, pe­ro tam­bién in­ci­de en que se de­be per­se­guir «a las em­pre­sas que in­cu­rren en el frau­de del fal­so au­tó­no­mo, un pro­ble­ma que va a más, con mi­les de au­tó­no­mos so­me­ti­dos a unas con­di­cio­nes de du­rí­si­ma pre­ca­rie­dad».

Ca­si nue­ve de ca­da diez au­tó­no­mos co­ti­zan por la ba­se mí­ni­ma

La mi­nis­tra de Tra­ba­jo, jun­to a res­pon­sa­bles de las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes de au­tó­no­mos ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.