El su­per­mi­nis­tro ul­tra­li­be­ral recibe «car­ta blan­ca» de Bol­so­na­ro

Aus­te­ri­dad, car­gas bu­ro­crá­ti­cas me­no­res e im­po­si­ti­vas y pri­va­ti­za­cio­nes, claves de la agen­da de Gue­des

ABC - Empresa - - Empresa Economía Global - VE­RÓ­NI­CA GOYZUETA

La agen­da ul­tra­li­be­ral en­tró en la pau­ta de la economía bra­si­le­ña con el nue­vo Go­bierno de Jair Bol­so­na­ro y de su su­per­mi­nis­tro, Pau­lo Gue­des, que pro­me­te sa­car al país de la re­ce­sión y co­lo­car­lo en la ru­ta del cre­ci­mien­to.

En el pri­mer día de su administración, el eco­no­mis­ta que ha trans­for­ma­do al pre­si­den­te de un na­cio­na­lis­ta con­ser­va­dor a un li­be­ral or­to­do­xo pro­me­te reac­ti­var un país que fue la sép­ti­ma economía del mun­do y ha re­tro­ce­di­do al décimo lu­gar, por cul­pa de la re­ce­sión, la co­rrup­ción y la cri­sis po­lí­ti­ca que su­fre des­de 2013. Gra­dua­do en la Uni­ver­si­dad de Chica­go, el exi­to­so ban­que­ro de in­ver­sio­nes de 69 años es­tá lle­van­do a la eu­fo­ria a los mer­ca­dos con sus pro­me­sas de aus­te­ri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad en las cuen­tas pú­bli­cas, la re­duc­ción del gi­gan­tes­co es­ta­do bra­si­le­ño y sus pla­nes de in­ver­sión y de pri­va­ti­za­cio­nes. Y to­do ello vuel­ve a co­lo­car al país en la vía del di­ne­ro in­ter­na­cio­nal.

El miér­co­les, la Bol­sa bra­si­le­ña ba­tió su ré­cord en un año tras el pri­mer dis­cur­so de Gue­des, que pro­me­tía po- ner en mar­cha la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes –ne­go­cia­da y fre­na­da ha­ce dos dé­ca­das en el Par­la­men­to– co­mo sa­li­da pa­ra re­du­cir la deu­da pú­bli­ca; ade­más de ofre­cer una economía más abier­ta y un es­ta­do me­nos in­ter­ven­tor.

«No fal­ta­rán no­ti­cias » , avi­só Gue­des, al pro­me­ter que irá pre­sen­tan­do ape­ri­ti­vos de sus me­di­das, en vez de un tra­di­cio­nal pa­que­te, en los pri­me­ros 30 días de Go­bierno. Se­rán re­for­mas que no ne­ce­si­tan de la apro­ba­ción del Con­gre­so –de va­ca­cio­nes has­ta el fin de mes– co­mo la re­duc­ción gra­dual de los im­pues­tos de im­por­ta­ción, del 14% al 4%, es­pe­cial­men­te en las áreas de tec­no­lo­gía y telecomunicaciones. Las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, co­mo la del sis­te­ma de pen­sio­nes, sí de­ben pa­sar por el Par­la­men­to. «Va­mos en la di­rec­ción li­be­ral de la de­mo­cra­cia, abri­re­mos la economía, sim­pli­fi­ca­re­mos im­pues­tos, pri­va­ti­za­re­mos, des­cen­tra­li­za­re­mos re­cur­sos pa­ra es­ta­dos y mu­ni­ci­pios», ex­pli­có el mi­nis­tro.

Con « car­ta blan­ca » de Bol­so­na­ro, Gue­des es con­si­de­ra­do cla­ve pa­ra el éxi­to del nue­vo Go­bierno. El su­per­mi­nis­tro se unió al nue­vo pre­si­den­te cuan­do aún era un can­di­da­to sin re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co. Mu­chos le atri­bu­yen a es­ta unión su des­pe­gue en las en­cues­tas. Fue Gue­des quien con­ven­ció al ex­ca­pi­tán Bol­so­na­ro de cam­biar su vi­sión na­cio­na­lis­ta y de es­ta­do fuer­te for­ja­da du­ran­te sus años en el Ejér­ci­to, que ge­ne­ra­ba an­ti­pa­tía y re­cha­zo en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro y en­tre em­pre­sa­rios. De he­cho, di­cha for­ma­ción, in­clu­so na­cio­na­lis­ta, que de­fen­dió du­ran­te sus ca­si tres dé­ca­das en el Par­la­men­to, le lle­vó a te­ner afi­ni­dad con su aho­ra ar­chi­ene­mi­go, Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, y con Hu­go Chá­vez, a quien ad­mi­ra­ba.

Aho­ra, Bol­so­na­ro lla­ma a su gu­rú eco­nó­mi­co «Pues­to Ipi­ran­ga» en re­fe­ren­cia al anun­cio pu­bli­ci­ta­rio de una ga­so­li­ne­ra que res­pon­de to­das las pre­gun­tas de sus clien­tes. El pre­si­den­te es­qui­va así to­das las pre­gun­tas de economía de los pe­rio­dis­tas, a quie­nes les pe­día que con­sul­ta­sen a Gue­des. Fun­da­dor de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ban­cos de in­ver­sión de Bra­sil, co­mo el Pac­tual, y de la pres­ti­gio­sa es­cue­la de ne­go­cios Ib­mec, Gue­des nun­ca tu­vo ex­pe­rien­cia en ges­tión pú­bli­ca, y es ad­mi­ra­dor del mo­de­lo im­plan­ta­do por los «Chica­go Boys» du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet. El bra­si­le­ño vi­vió en ese país co­mo pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, adon­de fue pa­ra co­no­cer de cerca ese mo­de­lo.

Pri­va­ti­za­cio­nes

Bol­so­na­ro, por su par­te, ya anun­ció un pro­gra­ma de con­ce­sio­nes al sec­tor pri­va­do en las in­fra­es­truc­tu­ras de trans­por­te que in­clu­ye 12 ae­ro­puer­tos, 4 puer­tos y lí­neas fé­rreas, con ca­pa­ci­dad pa­ra atraer unos 1.600 mi­llo­nes de eu­ros. «Con la con­fian­za del in­ver­sio­nis­ta, ba­jo con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra la po­bla­ción res­ca­ta­re­mos el desa­rro­llo ini­cial de la in­fra­es­truc­tu­ra de Bra­sil», se­ña­ló el pre­si­den­te a tra­vés de Twit­ter.

El plan de con­ce­sio­nes y de pri­va­ti­za­cio­nes pre­pa­ra­do por el equi­po de Gue­des se­rá uno de los pi­la­res de su pro­gra­ma eco­nó­mi­co, lo que de­be ser una ron­da de opor­tu­ni­da­des pa­ra las em­pre­sas es­pa­ño­las, que fue­ron las que me­jor apro­ve­cha­ron esos pro­gra­mas abier­tos en la dé­ca­da de los 90 por el en­ton­ces pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so.

En­tre sus propuestas, Gue­des de­fien­de la re­duc­ción de la al­tí­si­ma car­ga tri­bu­ta­ria (36%) y la crea­ción de un im­pues­to úni­co. «Por en­ci­ma del 20% es el quin­to de los in­fier­nos», ci­tó el eco­no­mis­ta, re­cor­dan­do los an­ti­guos tri­bu­tos que lle­va­ron a la re­be­lión en Bra­sil du­ran­te la per­ma­nen­cia del Im­pe­rio por­tu­gués. La des­bu­ro­cra­ti­za­ción se­rá otro de los pi­la­res de su ges­tión al eli­mi­nar unos 3.100 car­gos de con­fian­za vin­cu­la­dos a po­lí­ti­cos, una de las fuen­tes de la co­rrup­ción bra­si­le­ña y de au­men­to del gas­to. Otra me­di­da, con vi­sos de ge­ne­rar po­lé­mi­ca, es la fle­xi­bi­li­za­ción de las le­yes la­bo­ra­les que ri­gen en el país des­de los años 50, que Gue­des ha de­cla­ra­do «fas­cis­tas».

Jair Bol­so­na­ro, en la to­ma de po­se­sión jun­to a su mu­jer Mi­che­lle AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.