¿POR QUÉ LA FED SI­GUE ELE­VAN­DO LOS TI­POS DE IN­TE­RÉS?

ABC - Empresa - - Empresa Economía Global - MAR­TIN FELDSTEIN PRO­FE­SOR DE ECONOMÍA DE LA UNI­VER­SI­DAD DE HAR­VARD

Aprin­ci­pios de di­ciem­bre, el Co­mi­té Fe­de­ral de Li­bre Mer­ca­do (FOMC, por sus si­glas en in­glés) de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos vo­tó por una­ni­mi­dad ele­var el ti­po de in­te­rés de cor­to pla­zo en un cuar­to de pun­to por­cen­tual, lle­ván­do­la de 2,25% a 2,5%. Fue el cuar­to au­men­to en 12 me­ses, se­cuen­cia que se ha­bía pro­yec­ta­do ha­ce un año, y ade­más los miem­bros del FOMC in­di­ca­ron que ha­bría dos au­men­tos más de un cuar­to de pun­to en 2019, anun­cio que pron­to ge­ne­ró una des­apro­ba­ción ge­ne­ra­li­za­da.

Los crí­ti­cos hi­cie­ron no­tar que en el úl­ti­mo tri­mes­tre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha­bía dis­mi­nui­do y la me­di­da pre­fe­ri­da por la Fed pa­ra la in­fla­ción (la ta­sa de au­men­to del pre­cio de los gastos del con­su­mi­dor) ha­bía caí­do por de­ba­jo del ob­je­ti­vo del 2% ofi­cial. Pues­to que la Fed ha­bía se­ña­la­do por lar­go tiem­po que su po­lí­ti­ca de ta­sas de in­te­rés « de­pen­día de los da­tos», ¿por qué con­ti­nuó con su plan anun­cia­do de seguir res­trin­gien­do las con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias?

La de­cla­ra­ción del FOMC en que anun­cia­ba es­te úl­ti­mo au­men­to del ti­po de in­te­rés no dio ra­zo­nes ex­plí­ci­tas. Los co­men­ta­rios del pre­si­den­te de la Fed Jay Po­well en su con­fe­ren­cia de pren­sa tam­po­co die­ron nin­gu­na ra­zón pa­ra man­te­ner el al­za de ti­pos pla­nea­do ori­gi­nal­men­te, a pe­sar de la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca. La de­ter­mi­na­ción del ni­vel ade­cua­do de los ti­pos de in­te­rés de­pen­de del equi­li­brio de una se­rie cam­bian­te de con­si­de­ra­cio­nes. En­ton­ces, ¿qué con­si­de­ra­cio­nes po­dría ha­ber te­ni­do en men­te el FOMC al de­ci­dir la ta­sa es­te mes y pro­yec­tar una más ele­va­da en 2019?

Hay tres po­si­bi­li­da­des. Pri­me­ro, el ni­vel ac­tual del ti­po de in­te­rés real ( ajus­ta­do a la in­fla­ción) es no­ta­ble­men­te ba­jo. La ta­sa de in­fla­ción anual más re­cien­te fue del 2,2%, se­gún lo mi­de el Ín­di­ce de Precios al Con­su­mi­dor. Si se res­ta esa in­fla­ción de la ta­sa de in­te­rés no­mi­nal de fon­dos fe­de­ra­les, re­sul­ta que la ta­sa de in­te­rés real fue li­ge­ra­men­te ne­ga­ti­va an­tes de es­ta al­za re­cien­te y apro­xi­ma­da­men­te ce­ro in­clu­so tras ella.

Un ti­po real de ce­ro po­dría ser apro­pia­do pa­ra una economía muy de­pri­mi­da, pe­ro no en una don­de el PIB real es­te año cre­ce a más del 3% y la ta­sa de pa­ro es de 3,7%, ci­fra ex­cep­cio­nal­men­te ba­ja. La es­ti­ma­ción de la pro­pia Fed pa­ra un ni­vel de des­em­pleo sos­te­ni­ble es bas­tan­te ma­yor, un 4,4%.

Un ti­po de in­te­rés ex­tre­ma­da­men­te ba­jo pue­de oca­sio­nar va­rios pro­ble­mas se­rios. Las em­pre­sas res­pon­den al ba­jo cos­te del ca­pi­tal en­deu­dán­do­se en ex­ce­so. Los ban­cos y otras en­ti­da­des cre­di­ti­cias bus­can be­ne­fi­cio dan­do cré­di­tos a pres­ta­ta­rios de ba­ja ca­li­dad e im­po­nien­do me­no­res con­di­cio­nes so­bre sus prés­ta­mos. Los in­ver­so­res de car­te­ra pue­den ele­var el pre­cio de sus va­lo­res a ni­ve­les in­sos­te­ni­bles. Los go­bier­nos tie­nen el es­tí­mu­lo de asu­mir dé­fi­cits al­tos por­que los cos­tes de pa­gar los in­te- re­ses de la deu­da re­sul­tan­te son re­la­ti­va­men­te ba­jos.

Una segunda ra­zón pa­ra ele­var el ti­po de in­te­rés es que el FOMC ne­ce­si­ta un ni­vel más al­to aho­ra, a fin de po­der re­du­cir las ta­sas de in­te­rés más ade­lan­te, cuan­do ten­ga que es­ti­mu­lar la de­man­da en la pró­xi­ma des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca. La ac­tual ex­pan­sión, una de las más lar­gas des­de la Segunda Gue­rra Mun­dial, ha du­ra­do 114 me­ses des­de que co­men­za­ra la reac­ti­va­ción en ju­nio de 2009. Si bien las ex­pan­sio­nes no mue­ren de vie­jas, hay su­fi­cien­tes se­ña­les de ad­ver­ten­cia (co­mo la caí­da en los precios de los va­lo­res, de­bi­li­dad en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, des­ace­le­ra­cio­nes en im­por­tan­tes paí­ses eu­ro­peos e in­cer­ti­dum­bre so­bre el ni­vel de las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses) que in­di­can que la pró­xi­ma re­ce­sión po­dría co­men­zar en los pró­xi­mos dos años.

En las úl­ti­mas tres des­ace­le­ra­cio­nes, la Fed re­du­jo la ta­sa de los fon­dos fe­de­ra­les en 5 pun­tos por­cen­tua­les, 4,8% y 5,3%. Pe­ro con un ni­vel de ini­cio de 2%, so­lo ten­dría un mar­gen de dos pun­tos por­cen­tua­les an­tes de lle­gar a ce­ro. Aun­que el Ban­co Na­cio­nal Sui­zo y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo han re­du­ci­do en el pa­sa­do sus ta­sas de in­te­rés cla­ve por de­ba­jo de ce­ro, eso ha crea­do pro­ble­mas pa­ra sus sec­to­res ban­ca­rio y de se­gu­ros. Más aún, no es­tá cla­ro qué pro­ble­mas adi­cio­na­les ocu­rri­rán cuan­do es­tos ban­cos cen­tra­les nor­ma­li­cen sus ta­sas.

La ter­ce­ra ra­zón es que el FOMC pue­de ha­ber que­ri­do ha­cer vol­ver la ta­sa real al ni­vel « neu­tro » . Al­gu­nos eco­no­mis­tas han di­cho que la ta­sa «neu­tra», es de­cir, el ni­vel que no au­men­ta ni re­du­ce la de­man­da ge­ne­ral y que a me­nu­do se ex­pre­sa co­mo r*, ha ba­ja­do sus­tan­cial­men­te en los úl­ti­mos años. Pe­ro r* no es una ci­fra que se pue­da cal­cu­lar di­rec­ta­men­te co­mo la ta­sa de in­fla­ción, sino que se de­be es­ti­mar con un com­ple­jo mo­de­lo eco­nó­mi­co. Po­well y otros han re­cal­ca­do que es di­fí­cil sa­ber el va­lor de es­te ni­vel «neu­tro».

Mi opi­nión es que los cálcu­los tras la con­clu­sión de que el va­lor es­ti­ma­do de r* ha ba­ja­do agu­da­men­te en los úl­ti­mos años en reali­dad re­fle­jan la ta­sa de in­te­rés a la ba­ja fi­ja­da por la Fed y otros ban­cos cen­tra­les. En el pa­sa­do, se so­lía acep­tar que el va­lor real de la ta­sa neu­tra equi­va­lía a cerca de un 2%. Pues­to que la ta­sa real ac­tual se acer­ca a ce­ro, se ne­ce­si­tan au­men­tos im­por­tan­tes pa­ra vol­ver al ni­vel neu­tro tra­di­cio­nal. Es­tas tres ra­zo­nes, y qui­zás ha­ya otras más, jus­ti­fi­can la vi­sión del FOMC de que el ti­po de in­te­rés ac­tual es de­ma­sia­do ba­jo y tie­ne que ele­var­se. Por des­gra­cia, pue­de que sus úl­ti­mas al­zas sean in­su­fi­cien­tes y tar­días.

Ad­ver­ten­cia Si bien las ex­pan­sio­nes no mue­ren de vie­jas, hay se­ña­les que in­di­can que la pró­xi­ma re­ce­sión po­dría co­men­zar en los pró­xi­mos dos años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.