Cu­pra, la mar­ca de na­ci­mien­to de una nue­va tri­bu en la ór­bi­ta Seat

La nue­va en­se­ña na­ce de una his­to­ria de «amor al au­to­mo­vi­lis­mo» tras dos dé­ca­das de par­ti­ci­par en ca­rre­ras

ABC - Empresa - - Empresa Empresas Y Sectores - JUAN CAR­LOS VA­LE­RO

Las mar­cas sur­gen de la ne­ce­si­dad de dis­tin­guir­se de los de­más, pa­ra «mar­car la di­fe­ren­cia » . Eso es lo que ocu­rre al vo­lan­te de un Cu­pra Ate­ca, el pri­mer mo­de­lo in­te­gral de la nue­va mar­ca lan­za­da por Seat y que en so­lo diez me­ses ha su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas de ven­tas de la fir­ma de Mar­to­rell.

Se tra­ta de un to­do­ca­mino o SUV de 300 CV de po­ten­cia, trac­ción in­te­gral 4Dri­ve y una nue­va ca­ja de cam­bios DSG de 7 re­la­cio­nes, que dis­po­ne de las lí­neas y di­men­sio­nes del Ate­ca pe­ro con una es­té­ti­ca ex­te­rior e in­te­rior re­ple­ta de de­ta­lles que le iden­ti­fi­can cla­ra­men­te co­mo un co­che de­por­ti­vo de al­ta ga­ma. Así, Cu­pra as­pi­ra a ocu­par una po­si­ción en­tre las mar­cas ge­ne­ra­lis­tas y las «pre­mium», una ca­te­go­ría iné­di­ta en el mer­ca­do has­ta aho­ra.

El na­ci­mien­to de la mar­ca Cu­pra ha si­do pa­ra Lu­ca de Meo, pre­si­den­te de Seat, «el re­sul­ta­do de una his­to­ria de amor al au­to­mo­vi­lis­mo sur­gi­da des­pués de 20 años de par­ti­ci­pa­ción en las ca­rre­ras». Pa­ra de­mos­trar­lo, se pre­sen­tó in­ter­na­cio­nal­men­te en el au­tó­dro­mo Te­rra­mar, jun­to a Sit­ges (Bar­ce­lo­na), el pri­mer cir­cui­to de ca­rre­ras de Es­pa­ña y cuar­to del mun­do, que da­ta de 1923.

El Cu­pra Ate­ca, que se co­mer­cia­li­za des­de fi­na­les de 2018, es to­do un uni­cor­nio que ha ro­to los es­tán­da­res de la in­ter­pre­ta­ción del es­pí­ri­tu de­por­ti­vo, por­que el vehícu­lo pres­cin­de de la nos­tal­gia y abra­za la tec­ni­fi­ca­ción y las al­tas pres­ta­cio­nes, con el aña­di­do de ha­ber crea­do un mun­do al­re­de­dor de la mar­ca. El re­sul­ta­do es la for­ma­ción de una tri­bu que, ade­más, dis­po­ne de un am­plio « mer­chan­di­sing» pro­pio de Cu­pra, por­que ba­jo ese pa­ra­guas de­por­ti­vo, Seat as­pi­ra a con­quis­tar nue­vos clien­tes que evi­ten en­trar en el seg­men­to del lu­jo pe­ro que desean sen­tir­se es­pe­cia­les y, de pa­so, in­cre­men­tar los in­gre­sos de la com­pa­ñía en un seg­men­to de mer­ca­do has­ta aho­ra inexis­ten­te.

La ex­clu­si­vi­dad, so­fis­ti­ca­ción y pres­ta­cio­nes que ha­ce ga­la la mar­ca arran­ca en unos en­tor­nos ex­pre­sa­men­te di- se­ña­dos en los 277 con­ce­sio­na­rios es­pe­cia­li­za­dos Cu­pra re­par­ti­dos por to­do el mun­do. Ade­más de ad­qui­rir una am­plia ga­ma de ac­ce­so­rios, y co­lec­cio­nes li­mi­ta­das de pro­duc­tos, co­mo las ga­fas LGR o la bi­ci­cle­ta Fa­bi­ke de fi­bra de car­bono, na­da más aden­trar­se en el con­ce­sio­na­rio, un es­pe­cia­lis­ta que de­no­mi­nan Cu­pra más­ter, acom­pa­ña a los clien­tes en su re­la­ción con la mar­ca co­mo au­tén­ti­cos em­ba­ja­do­res. De mo­do que la re­la­ción no fi­na­li­za en la venta, ya que Cu­pra ofre­ce a sus clien­tes una ex­pe­rien­cia per­so­na­li­za­da que va más allá del vehícu­lo, al for­mar par­te del club Cu­pra. Un kit de bien­ve­ni­da da en­tra­da a un mun­do en el que se pro­por­cio­na ven­ta­jas y ex­pe­rien­cias úni­cas, ges­tio­na­das por los Cu­pra más­ters, con­ver­ti­dos en di­na­mi­za­do­res del nue­vo «li­festy­le».

Al igual que el mar­ca­je con es­tam­pi­llas del Ja­pón mi­le­na­rio o de las án­fo­ras en la an­ti­gua Ro­ma, el lo­go­ti­po del Cu­pra es su se­ñal de iden­ti­dad. Se tra­ta de dos «ces» en­tre­la­za­das, co­mo si se tra­ta­se de un ta­tua­je, ins­pi­ra­das en ci­vi­li­za­cio­nes tri­ba­les y que pro­yec­tan atri­bu­tos de ins­tin­to, de­ter­mi­na­ción y pa­sión, al tiem­po que es­ti­lo, de­por­ti­vi­dad y be­lle­za.

Por­que Cu­pra as­pi­ra a ser más que una mar­ca de co­ches y pro­yec­tar un es­ti­lo de vi­da de quie­nes desean au­to­mó­vi­les de­por­ti­vos y ex­clu­si­vos, pe­ro que bus­can la di­fe­ren­cia­ción sin de­jar de ser so­fis­ti­ca­dos. El es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio del Cu­pra Ate­ca, «Crea tu pro­pio ca­mino», desafía, co­mo el fi­ló­so­fo, a la es­cu­cha in­te­rior y a seguir los ins­tin­tos pa­ra crear un des­tino pro­pio. Es lo que su­po­ne crear ten­den­cia, no se­guir­las.

Los usua­rios de la mar­ca for­man par­te de un club con ac­ti­vi­da­des ex­clu­si­vas

Cu­pra Ate­ca tie­ne un mo­tor que desa­rro­lla 300 CV de po­ten­cia ABC

El tri­bal lo­go­ti­po de Cu­pra en co­bre es una de las se­ña­les de iden­ti­dad ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.