Só­lo car­bón pa­ra los aho­rra­do­res

ABC - Empresa - - Empresa Ahorro E Inversión - RA­FAEL RU­BIO AU­TOR DEL LI­BRO ‘EL AHORRADOR AS­TU­TO’

La ma­yo­ría de los aho­rra­do­res/in­ver­so­res se en­cuen­tran en es­tos mo­men­tos con una gran du­da: con­so­li­dar las pér­di­das del úl­ti­mo tri­mes­tre del año y bus­car un re­fu­gio pa­ra su di­ne­ro an­te la per­sis­ten­te ines­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos o man­te­ner las po­si­cio­nes en la es­pe­ran­za de que lo peor se ha­ya pro­du­ci­do y ten­ga lu­gar una re­cu­pe­ra­ción, aun­que sea le­ve. Si la in­ver­sión en va­lo­res de ren­ta fi­ja ofre­cie­ra una mí­ni­ma ren­ta­bi­li­dad ha­bría me­nos du­das so­bre la de­ci­sión más ade­cua­da, pe­ro no es el ca­so. La úni­ca al­ter­na­ti­va que que­da a quie­nes no quie­ran su­frir el go­teo con­ti­nuo de caí­das en los mer­ca­dos es co­lo­car­se en li­qui­dez, que es la me­jor re­co­men­da­ción pa­ra quie­nes han lo­gra­do al­gún di­ne­ro en los úl­ti­mos tiem­pos y pre­ten­den ren­ta­bi­li­zar­lo.

El año ha co­men­za­do tan mal co­mo ter­mi­nó y tie­ne to­da la pin­ta, por la acu­mu­la­ción y evo­lu­ción de las in­cer­ti­dum­bres, que así va a seguir du­ran­te un tiem­po por mu­cho que al­gu­nas en­ti­da­des y ase­so­res se es­fuer­cen en tra­tar de con­ven­cer­nos de lo con­tra­rio. No apa­re­ce un so­lo da­to que cla­ri­fi­que un po­co el ho­ri­zon­te. Por el con­tra­rio, sur­gen in­for­ma­cio­nes preo­cu­pan­tes que nos co­lo­can en un es­ce­na­rio se­me­jan­te al vi­vi­do ha­ce tan só­lo una dé­ca­da. Lo peor es que se tra­ta de un pro­ble­ma pla­ne­ta­rio, pe­ro de en­tre los da­tos que no pre­sa­gian na­da bueno hay que des­ta­car la in­quie­tan­te si­tua­ción de la deu­da de la economía es­pa­ño­la. Fa­mi­lias y em­pre­sas han ago­ta­do ya su ca­pa­ci­dad pa­ra re­du­cir su deu­da, e in­clu­so el pa­sa­do no­viem­bre re­gis­tra­ban de nue­vo le­ves in­cre­men­tos, mien­tras que el con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas no ha he­cho en los úl­ti­mos años el me­nor es­fuer­zo, pe­se a la me­jo­ría de la que he­mos go­za­do. En tal si­tua­ción vol­ve­mos a de­pen­der, co­mo ocu­rrie­ra en el 2008, de la fi­nan­cia­ción ex­te­rior y que­da­mos a ex­pen­sas de la evo­lu­ción de los mer­ca­dos en un mo­men­to de gran­des tur­bu­len­cias con cla­ras ex­pec­ta­ti­vas de subida del pre­cio del di­ne­ro y con los ban­cos cen­tra­les en re­ti­ra­da en su la­bor de ayu­da de emer­gen­cia pa­ra evi­tar el co­lap­so eco­nó­mi­co. Pa­re­ce que los Re­yes Ma­gos só­lo han traí­do car­bón a los aho­rra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.