La úni­ca in­ver­sión en la que to­dos ganan

En Es­pa­ña las in­ver­sio­nes de im­pac­to so­cial son in­ci­pien­tes, pe­ro a ni­vel mun­dial ya su­ma­ron 200.000 mi­llo­nes el año pa­sa­do

ABC - Empresa - - Empresa Gestión Y Talento - M. J. PÉ­REZ-BAR­CO

In­ver­tir en una em­pre­sa o en un fon­do que cau­se un bien a la so­cie­dad y/o al pla­ne­ta, y ob­te­ner a cam­bio una ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca no son ob­je­ti­vos re­ñi­dos. Por el con­tra­rio, se pue­de me­jo­rar el mun­do, y mu­cho, des­de el sec­tor de las finanzas, y ga­nan­do di­ne­ro. A eso se co­no­ce co­mo in­ver­sio­nes de im­pac­to, una nue­va fi­lo­so­fía que se abre ca­mino en es­te pa­ra­dig­ma eco­nó­mi­co que vi­vi­mos y que ha lo­gra­do la alian­za en­tre la so­cie­dad ci­vil y los ges­to­res y ad­mi­nis­tra­do­res que es­tán di­ri­gien­do las gran­des com­pa­ñías del fu­tu­ro. Aun­que se en­cuen­tran en una fa­se muy em­brio­na­ria, es­te ti­po de in­ver­sio­nes «cre­cen con fuer­za. Son un sec­tor pu­jan­te y emer­gen­te», afir­ma Jo­sé Luis Ruiz de Mu­niain, co­fun­da­dor de Fo­ro Im­pac­to.

Prue­ba de ello es que en 2018 se han du­pli­ca­do las in­ver­sio­nes de im­pac­to a ni­vel mun­dial has­ta al­can­zar los 200.000 mi­llo­nes de eu­ros. Lo con­fir­ma­ba ha­ce un par de me­ses Amit Bha­tia, CEO del Glo­bal Stee­ring Group (GSG), un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal que pro­mue­ve es­te ti­po de in­ver­sio­nes y en el que ya par­ti­ci­pan 18 paí­ses ade­más de la UE. Es­pa­ña aún no es­tá en la or­ga­ni­za­ción, al­go que pre­ten­den con­se­guir es­te año Fo­ro Im­pac­to (ya ha mo­vi­li­za­do a cerca de 60 en­ti­da­des pa­ra ello). Y eso que las in­ver­sio­nes de im­pac­to cre­cen en nues­tro país: un 16,5% en los dos úl­ti­mos años has­ta lle­gar a los 311 mi­llo­nes de eu­ros a fi­na­les de 2017, aún le­jos de paí­ses con ma­yor tra­di­ción co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá que a fi­na­les de 2017 te­nían el ma­yor vo­lu­men de ac­ti­vos ba­jo es­te ti­po de ges­tión, con ca­si 40.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Ya no so­lo se tra­ta de ser so­cial­men­te res­pon­sa­ble, es de­cir, de in­ver­tir en pro­yec­tos res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te, com­pro­me­ti­dos a ni­vel so­cial o con unos va­lo­res éti­cos, que cum­plan cri­te­rios de bue­na go­ber­nan­za... sino de dar un pa­so más allá, ge­ne­ran­do un im­pac­to po­si­ti­vo en nues­tro en­torno. « In­ver­ti­mos en em­pre­sas que re­suel­ven pro­ble­mas so­cia­les o me­dioam­bien­ta­les, y ge­ne­ran un be­ne­fi­cio so­cio­eco­nó­mi­co. Cuan­to más di­ne­ro ga­na­mos, más im­pac­to te­ne­mos», cuen­ta Luis Be­rrue­te, CEO del fon­do Creas Im­pac­to, que fi­nan­cia em­pre­sas con pro­yec­tos so­cia­les que ge­ne­ran un cam­bio po­si­ti­vo en la so­cie­dad, y ade­más les ofre­ce ac­ce­so a una red de pro­fe­sio­na­les y les apo­ya en la ges­tión.

Des­de lue­go exis­te una am­plía ofer­ta de en­ti­da­des que des­de di­fe­ren­tes sec­to­res ha­cen es­to. Ruiz de Mu­niain lo ilus­tra con un ejem­plo: «Hay em­pre­sas que se de­di­can a dar so­lu­ción a un pro­ble­ma tan im­por­tan­te en mu­chos paí­ses co­mo la obe­si­dad, que con­lle­va dia­be­tes. Na­cen con ese ADN, quie­ren re­sol­ver un pro­ble­ma con­cre­to y de una for­ma in­no­va­do­ra y efi­cien­te. In­ver­tir en es­tas em­pre­sas se­ría una in­ver­sión de im­pac­to».

Igual que cre­cen las in­ver­sio­nes de im­pac­to, lo ha­ce el ni­cho de emprendimiento al que van di­ri­gi­das, so­bre to­do em­pre­sas que se preo­cu­pan por el cui­da­do de la sa­lud y del bie­nes­tar, por la educación e in­no­va­ción so­cial y por la hue­lla en el me­dio am­bien­te. Y la ren­ta­bi­li­dad pue­de lle­gar a ser igual que en un fon­do u otra em­pre­sa con­ven­cio­nal. Se tra­ta de in­ver­sio­nes que «bus­can ob­te­ner una re­torno co­mo mí­ni­mo igual al ca­pi­tal in­ver­ti­do, pe­ro se pue­de equi­pa­rar a ren­ta­bi­li­da­des de mer­ca­do e in­clu­so su­pe­rio­res » , cuen­ta Ruiz de Mu­niain.

Exis­ten va­rios fe­nó­me­nos que ex­pli­can el au­ge que van ad­qui­rien­do es­tas nue­vas in­ver­sio­nes. Por un la­do, son con­se­cuen­cia di­rec­ta de una fuer­te cri-

sis que se su­frió a ni­vel mun­dial. A raíz de eso, la so­cie­dad se ha da­do cuen­ta de que el fu­tu­ro re­si­de en im­pul­sar una economía más sos­te­ni­ble. «La cri­sis no so­lo fue eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra, sino tam­bién de va­lo­res. Esa con­cien­cia so­cial se mul­ti­pli­có gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías», cuen­ta Ruiz de Mu­niain. Así apa­re­ció un con­su­mi­dor mu­cho más in­for­ma­do y con mu­cho más po­der pa­ra ejer­cer pre­sión. «Y el sec­tor em­pre­sa­rial se ha da­do cuen­ta. Sa­be que hay que adap­tar el ne­go­cio al con­tex­to so­cial que vi­vi­mos», di­ce.

Pe­ro es­ta nue­va fi­lo­so­fía no hu­bie­ra te­ni­do tan­to ca­la­do de no ser por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, so­bre to­do los mi­llen­nials, que la han ab­sor­bi­do has­ta la mé­du­la. «Cuan­do bus­can tra­ba­jo no so­lo quie­ren que es­té bien re­mu­ne­ra­do y cerca de ca­sa, sino que desean sen­tir­se en un en­torno y den­tro de una com­pa­ñía que ge­ne­ra un im­pac­to so­cial», co­men­ta Ruiz de Mu­niain. Y eso no so­lo se da en la ca­lle. «Los he­re­de­ros, de 35 y 40 años, de gran­des pa­tri­mo­nios y gran­des for­tu­nas es­tán em­pe­zan­do a ocu­par car­gos de ges­tión en com­pa­ñías y fon­dos. Ellos tam­bién tie­nen esa con­cien­cia so­cial», di­ce Ruiz de Mu­niain. «Los mi­llen­nials tie­ne más cla­ro que las em­pre­sas que triun­fa­rán se­rán las que sean ca­pa­ces de crear va­lor com­par­ti­do, so­cial y me­dioam­bien­tal», sos­tie­ne Luis Be­rrue­te. Y es­pe­re­mos que en ese lar­go re­co­rri­do que to­da­vía les que­da por de­lan­te lle­guen a al­can­zar su gran ob­je­ti­vo: un mun­do me­jor pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.