POR­TU­GAL TO­MA LA DE­LAN­TE­RA A ES­PA­ÑA EN LA CA­RRE­RA POR EL TA­LEN­TO TEC­NO­LÓ­GI­CO

In­cen­ti­vos fis­ca­les, vi­sa­dos ex­prés, me­nos cos­tes la­bo­ra­les y el ti­rón del Web Sum­mit im­pul­san el país co­mo re­fe­ren­cia con­ti­nen­tal

ABC - Empresa - - Sumario - FRAN­CIS­CO CHA­CÓN CO­RRES­PON­SAL EN LIS­BOA

Por­tu­gal se es­tá con­vir­tien­do en la me­ca del sur de Eu­ro­pa en cuan­to al em­pleo tec­no­ló­gi­co, una ten­den­cia im­pul­sa­da por las gran­des ven­ta­jas fis­ca­les apli­ca­das a las star­tup y a los ciu­da­da­nos de otros paí­ses que se lan­zan a re­si­dir e in­ver­tir en sue­lo lu­so. Un cú­mu­lo de atrac­ti­vos que ha­cen del país uno de los gran­des des­ti­nos de los em­pren­de­do­res.

Los gi­gan­tes de Si­li­con Va­lley, has­ta aho­ra se­du­ci­dos por las fa­ci­li­da­des que otor­ga Du­blín, gi­ran la vis­ta ha­cia Lis­boa ca­da vez con más fre­cuen­cia, al­re­de­dor del bu­que in­sig­nia en­car­na­do por el even­to Web Sum­mit ( WS). La pun­ta de van­guar­dia co­rres­pon­de a la mul­ti­na­cio­nal Goo­gle, que ya ha anun­cia­do la aper­tu­ra de un cen­tro ope­ra­ti­vo que ofre­ce­rá 1.300 pues­tos de tra­ba­jo de ma­ne­ra di­rec­ta y ac­ti­va­rá otras opor­tu­ni­da­des in­di­rec­tas.

Una de las cla­ves ra­di­ca en la con­so­li­da­ción de la sin­to­nía en­tre Paddy Cos­gra­ve, co­fun­da­dor y hom­bre fuer­te del WS, y el im­pul­so tec­no­ló­gi­co con ali­cien­tes con­cre­tos del Go­bierno so­cia­lis­ta li­de­ra­do por An­tó­nio Cos­ta. Co­mo re­sul­ta­do, no se ha de­ja­do es­ca­par la cum­bre que ca­da año reúne a las me­jo­res em­pre­sas del sec­tor y Por­tu­gal se ha ase­gu­ra­do que el Web Sum­mit se que­de una dé­ca­da más (has­ta 2028) en el Par­que das Naçoes lis­boe­ta, don­de ha echa­do raí­ces en­tre el Al­ti­ce Are­na y el edi­fi­cio que aco­ge las fe­rias. Un pre­su­pues­to glo­bal de 110 mi­llo­nes de eu­ros ha ter­mi­na­do de con­ven­cer a los gu­rús ir­lan­de­ses de que les con­ve­nía no mo­ver­se de la ori­lla del Océano Atlán­ti­co, en de­tri­men­to de las op­cio­nes de Ma­drid y Va­len­cia, fi­nal­men­te de­rro­ta­das.

Reac­ti­va­ción

El im­pac­to de es­ta ci­ta es­ca­pa a la se­ma­na de no­viem­bre en que sue­le ce­le­brar­se, pues ex­tien­de sus alas de for­ma per­ma­nen­te. Así pue­de com­pro­bar­se con un sim­ple re­co­rri­do por lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de las nue­vas tec­no­lo­gías en Lis­boa: des­de el Vi­lla­ge Un­der­ground, en Al­cán­ta­ra, has­ta el Hub Crea­ti­vo do Bea­to, ejem­plo de có­mo el dis­tri­to de Mar­vi­la es­tá de­jan­do de ser un lu­gar de­gra­da­do pa­ra re­ci­clar sus aban­do­na­dos al­ma­ce­nes in­dus­tria­les en pa­raí­so de las em­pre­sas del si­glo XXI. Y lo mis­mo su­ce­de en el área de San­tos, pró­xi­ma al re­no­va­do Cais do So­dré.

La me­lan­có­li­ca ca­pi­tal Lis­boa se ha pues­to las pi­las es­ta vez pa­ra en­gan­char­se a es­te ti­po de em­pleo cua­li­fi­ca­do, be­ne­fi­cián­do­se de la au­sen­cia de ten­sio­nes po­lí­ti­cas, que no ha­cen sino po­ner pie­dras en el ca­mino del World Mo­bi­le Con­gress de Bar­ce­lo­na. Y es que el Web Sum­mit y las fir­mas que han apro­ve­cha­do su ti­rón se li­bran en Por­tu­gal de las exi­gen­cias im­pues­tas por los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, sen­ci­lla­men­te por­que ese pa­no­ra­ma no exis­te al otro la­do de la fron­te­ra.

Pe­ro, so­bre to­do, la sen­si­bi­li­dad tec­no­ló­gi­ca y la vi­sión de fu­tu­ro del Go­bierno so­cia­lis­ta lu­so le ha da­do mil vuel­tas a las re­ti­cen­cias ha­lla­das en Es­pa­ña. Aquí, tan­to el Eje­cu­ti­vo del PP co­mo el del PSOE se han en­zar­za­do en asun­tos que arrin­co­nan otras prio­ri­da­des. Co­mo úl­ti­mo ejem­plo, las ne­go­cia­cio­nes del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez con los in­de­pen­den­tis­tas. In­clu­so, el Go­bierno es­pa­ñol ha pues­to la ma­qui­na­ria en mar­cha pa­ra sa­car ade­lan­te una ta­sa Goo­gle, sin ol­vi­dar que fue el pro­pio Cris­tó­bal Mon­to­ro, mi­nis­tro de Ha­cien­da con Ma­riano Ra­joy, quien la pu­so so­bre la me­sa.

Nin­gu­na de es­tas cir­cuns­tan­cias con­cu­rre en tie­rras por­tu­gue­sas, don­de el pri­mer mi­nis­tro, An­tó­nio Cos­ta, se da la mano con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, el con­ser­va­dor Mar­ce­lo Re- be­lo de Sou­sa, pa­ra en­ca­rar los re­tos tec­no­ló­gi­cos y no de­jar que el país ve­cino se que­de atrás. Am­bos se po­nen de acuer­do pa­ra im­pul­sar la re­vo­lu­ción di­gi­tal del país. Ahí es­tá, pa­ra de­mos­trar­lo, el pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co apro­ba­do por el go­bierno pa­ra in­cen­ti­var es­ta cla­se de em­pleo, que desem­bo­ca en un fon­do ini­cial de 300 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la pro­mo­ción de las star­tup lu­sas.

Re­si­den­cia

No pue­de ha­blar­se de una gue­rra di­rec­ta en­tre Es­pa­ña y Por­tu­gal pa­ra atraer el em­pleo tec­no­ló­gi­co, pe­ro sí es­tá cla­ro que el ca­rác­ter em­pren­de­dor dis­tin­gue al Ga­bi­ne­te de Cos­ta mien­tras bri­lla por su au­sen­cia a es­te la­do de la fron­te­ra. Has­ta el pun­to de que aca­ba de en­trar en vi­gor un plan de­no­mi­na­do «Tech Vi­sa » pa­ra « fa­ci­li­tar la en­tra­da de tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos que quie­ran tra­ba­jar en las áreas di­gi­tal y tec­no­ló­gi­ca » . Se tra­ta de un vi­sa­do es­pe­cial de re­si­den­cia pa­ra ciu­da­da­nos de otras na­cio­na­li­da­des que de­ci­dan ins­ta­lar­se en la cu­na del fa­do. Cier­to que las de­sigual­da­des so­cia­les se han in­cre­men­ta­do en Por­tu­gal, pe­ro las apues­tas de fu­tu­ro cam­pan a sus an­chas con el ob­je­ti­vo de atraer más in­ver­sio­nes, al hi­lo de que los cos­tes de pro­duc­ción son más ba­jos en un país que aca­ba de su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo a los 600 eu­ros men­sua­les.

En Por­tu­gal hay con­sen­so en el im­pul­so ins­ti­tu­cio­nal a la re­vo­lu­ción di­gi­tal

EFE

El Web Sum­mit, que se ce­le­bra en Lis­boa ca­da año, ejer­ce co­mo po­lo de atrac­ción pa­ra el eco­sis­te­ma di­gi­tal glo­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.