EN ES­PA­ÑA EL SEC­TOR DE LAS CA­SAS PREFABRICADAS CO­MIEN­ZA A ASEN­TAR­SE

Al­gu­nas gran­des pro­mo­to­ras em­pie­za a po­ner el fo­co en una in­dus­tria in­ci­pien­te y sin mer­ca­do de se­gun­da mano desa­rro­lla­do

ABC - Empresa - - Sumario - AL­BER­TO VE­LÁZ­QUEZ

En paí­ses co­mo Reino Uni­do, Ale­ma­nia y, so­bre to­do, en los nór­di­cos, las ca­sas prefabricadas es­tán ca­da vez más (val­ga la ex­pre­sión) asen­ta­das, fa­vo­re­ci­das por una de sus ven­ta­jas, la de me­nor tiem­po de cons­truc­ción, en cli­mas más ex­tre­mos que el nues­tro. Tam­bién lla­ma­das in­dus­tria­les, abar­can un am­plio sur­ti­do de so­lu­cio­nes, des­de las gran­des ins­ta­la­cio­nes de hor­mi­gón o ace­ro («steel fra­ming»), a las de ma­de­ra o las mó­vi­les, pa­san­do por las cons­trui­das a par­tir de con­te­ne­do­res, sea pa­ra uso uni­fa­mi­liar, re­si­den­cial, pa­ra ofi­ci­nas, edi­fi­cios pú­bli­cos, etc.

Co­mo se­ña­la Ja­vier Mén­dez, di­rec­tor del Ga­bi­ne­te Téc­ni­co del Co­le­gio de Apa­re­ja­do­res de Ma­drid, es­ta mo­da­li­dad de cons­truc­ción de­be es­tar su­je­ta, por su­pues­to, a nor­ma­ti­va: «Sal­vo aque­llas cons­truc­cio­nes de es­ca­sa en­ti­dad cons­truc­ti­va y sen­ci­llez téc­ni­ca que no ten­gan ca­rác­ter re­si­den­cial ni pú­bli­co, el res­to de­ben sa­tis­fa­cer los re­qui­si­tos de fun­cio­na­li­dad, se­gu­ri­dad y ha­bi­ta­bi­li­dad de­fi­ni­dos en la Ley de or­de­na­ción de la edi­fi­ca­ción. El có­di­go téc­ni­co es­ta­ble­ce las exi­gen­cias de ca­li­dad que han de cum­plir las edi­fi­ca­cio­nes pa­ra sa­tis­fa­cer los re­qui­si­tos bá­si­cos».

Si se ha­bla de se­gu­ri­dad, as­pec­tos co­mo el cum­pli­mien­to del Real De­cre- to 1247/2008, de 18 de Ju­lio (Ins­truc­ción de hor­mi­gón es­truc­tu­ral, EHE-08), pa­ra ase­gu­rar que el pro­yec­to, eje­cu­ción y su­per­vi­sión de las es­truc­tu­ras ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad, son fun­da­men­ta­les en el ca­so de la cons­truc­ción con hor­mi­gón. Y de to­ma de tie­rra y pa­ra­rra­yos en el ca­so del hie­rro y ace­ro, ade­más del ajus­te a nor­ma­ti­va en la ac­tua­ción de «co­ta ce­ro» ha­cia aba­jo.

Cues­tión de tiem­po

En el ca­so de Es­pa­ña, se en­cuen­tra en la ram­pa de lan­za­mien­to: no hay mer­ca­do de se­gun­da mano desa­rro­lla­do y no apa­re­cen, de mo­men­to, ins­cri­tas co­mo ta­les en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad (des­de es­ta ins­ti­tu­ción se­ña­lan que pue­den ins­cri­bir­se si quie­ren los in­tere­sa­dos y, obli­ga­to­ria­men­te, si se com- pran con una hi­po­te­ca). En to­do ca­so, Gui­ller­mo Mar­tí­nez, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de Neo­block (gru­po Bauen), des­ta­ca có­mo sus vi­vien­das cum­plen la nor­ma­ti­va: « Igual que las con­ven­cio­na­les: Ley de Or­de­na­ción de la Edi­fi­ci­ca­ción, có­di­go téc­ni­co, nor­ma­ti­vas mu­ni­ci­pa­les, li­cen­cia de obra, etc».

Mar­tí­nez des­ta­ca las ven­ta­jas de es­te ti­po de cons­truc­ción (crea­da en su ma­yor par­te en una enor­me nave in­dus­trial): «Es­te ti­po de tra­ba­jo, que se ter­mi­na de im­plan­tar en obra, su­po­ne un con­si­de­ra­ble aho­rro en cos­tes in­di­rec­tos, des­pla­za­mien­tos, die­tas, gas­tos ge­ne­ra­les, etc, y cum­ple con los pro­to­co­los re­que­ri­dos en fa­bri­ca­ción, de con­trol de ca­li­dad, de se­gu­ri­dad…». Un pro­ce­so que, an­te to­do, su­po­ne un aho­rro en tiem­po y ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de per­so­na­li­za­ción. «Una obra —se­ña­la Mar­tí­nez— que du­ra­ría 18 me­ses la ha­ce­mos en ocho, in­clu­so me­nos, con es­ta mo­da­li­dad, a un pre­cio me­dio por me­tro cua­dra­do de 900-1200 eu­ros, más al­to cuan­to me­jor sea la ca­li­dad».

Más «eco»

En cuan­to a la sos­te­ni­bi­li­dad, se re­afir­ma co­mo una de las ven­ta­jas prin­ci­pa­les de es­ta mo­da­li­dad. En opi­nión de Ja­vier Mén­dez, que des­ta­ca có­mo los edi­fi­cios de­ben ser ca­da vez más fie­les al es­pí­ri­tu «cons­truir pa­ra du­rar»: «Uno de los ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos de la ru­ta eu­ro­pea ha­cia el 2030 es pre­ve­nir y re­du­cir los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co, por lo que la apor­ta­ción que pue­de re­per­cu­tir en el sec­tor des­de la in­dus­tria­li­za­ción del mis­mo es con­si­de­ra­ble. Tam­bién per­mi­ti­rá me­jo­rar la efi­cien­cia en re­cur­sos y la es­pe­cia­li­za­ción de la mano de obra, ade­más de apun­ta­lar la eco­no­mía cir­cu­lar en sis­te­mas y ma­te­ria­les que con­su­man me­nos re­cur­sos na­tu­ra­les y mi­ni­mi­cen la pro­duc­ción de re­si­duos » . Me­nos tiem­po de obra, me­nor im­pac­to en el te­rreno.

An­to­nio Sán­chez, ge­ren­te de Cus­tom Ho­me, es­pe­cia­li­za­da en cons­truc­ción a par­tir de con­te­ne­do­res ma­rí­ti­mos, tam­bién sub­ra­ya es­ta apues­ta por la efi­cien­cia y la sos­te­ni­bi­li­dad: « En cons­truc­ción tra­di­cio­nal no se al­can­zan cer­ti­fi­ca­cio­nes ener­gé­ti­cas a un pre­cio ra­zo­na­ble, mien­tras que las cons­truc­cio­nes co­mo las nues­tras par­ten de una cer­ti­fi­ca­ción B (la pri­me­ra es la A)». El re­ci­cla­je de con­te­ne­do­res pa­ra con­ver­tir­los en vi­vien­das o edi­fi­cios mar­ca una me­nor hue­lla con­ta­mi­nan­te en una va­ria­ble de es­ta for­ma de cons­truc­ción que, en ca­sos co­mo In­gla­te­rra (con «Con­tai­ner City»), Ho­lan­da («Keet­wo­nen», un com­ple­jo uni­ver­si­ta­rio de 1.000 apar­ta­men­tos) o Sue­cia, se han con­so­li­da­do co­mo so­lu­cio­nes prác­ti­cas de vi­vien­da ac­ce­si­ble eco­nó­mi­ca­men­te y que res­pon­da a las ne­ce­si­da­des que con­lle­va la mo­vi­li­dad la­bo­ral.

En el ca­so de los con­te­ne­do­res, en Cus­tom Ho­me tra­ba­jan a par­tir de pie­zas de 20 y 40 pies «que, jun­tas, pue­den os­ci­lar en­tre los 16 m2 —co­men­ta Sán­chez— y los 7.600 de un edi­fi­cio de seis plan­tas, a un cos­te de 575 eu­ros/ m2 en plan­ta ba­ja y 650 eu­ros en dos o más al­tu­ras » . Otra de las ven­ta­jas es su reac­ción an­ti­sís­mi­ca o an­te mo­vi­mien­tos del te­rreno, ya que se in­cli­na­ría, pe­ro no par­ti­ría.

Una so­lu­ción de ha­bi­ta­bi­li­dad que, aun­que no ha en­tra­do aún en el cir­cui­to de las agen­cias in­mo­bi­lia­rias, tie­ne apli­ca­cio­nes con re­co­rri­do, co­mo sub­ra­ya Ra­món Rie­ra, pre­si­den­te de la aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les in­mo­bi­lia­rios Fiab­ci: «Por ejem­plo, en Bar­ce­lo­na exis­ten 18 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos li­bres pa­ra las de­no­mi­na­das re­mon­tas, en ca­sos en los que la nor­ma­ti­va con­ce­día ma­yor cons­truc­ción en al­tu­ra, un as­pec­to en el que se po­dría te­ner en cuen­ta es­te ti­po de edi­fi­ca­cio­nes » . Y pro­mo­to­ras del ta­ma­ño de Ae­das Ho­mes ya cuen­tan con seis pro­mo­cio­nes y más de 100 vi­vien­das de es­te ti­po de cons­truc­ción en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Nue­vos tiem­pos pa­ra una prác­ti­ca for­ma de cons­truir.

Un ejem­plo de vi­vien­da cons­trui­da a par­tir de con­te­ne­do­res por la em­pre­sa Cus­tom Ho­me CUS­TOM HO­ME

NEO­BLOCK

Ejem­plo de vi­vien­da pre­fa­bri­ca­da-in­dus­tria­li­za­da de la com­pa­ñía Neo­block (Es­tu­dio MYCC)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.