TE­JI­DO DE EM­PREN­DI­MIEN­TO WE ARE KNITTERS,

La star­tup es­pa­ño­la de kits pa­ra te­jer ya fac­tu­ra 10 mi­llo­nes y tie­ne el 95% de las ven­tas en el ex­tran­je­ro

ABC - Empresa - - Sumario - CAR­LOS MAN­SO CHICOTE

To­do co­men­zó con un via­je a Nue­va York ha­ce ocho años. «Fui­mos a vi­si­tar a una ami­ga y vi­mos que es­ta­ba muy de mo­da te­jer en el me­tro, en las ca­fe­te­rías... y cuan­do vol­vi­mos a Ma­drid vi­mos que na­da de es­to es­ta­ba pa­san­do», co­men­ta el co­fun­da­dor de «We are knitters», Al­ber­to Bra­vo. Una star­tup es­pa­ño­la que bus­ca ha­cer atra­ti­vo a la gen­te jo­ven una ac­ti­vi­dad, la de te­jer, aso­cia­da a un pú­bli­co más adul­to y, es­pe­cial­men­te, fe­me­nino. «Es cier­to que la gen­te lo ha­ce mu­cho pa­ra des­co­nec­tar, ya que es muy ma­te­má­ti­co y hay que es­tar muy con­cen­tra­do», co­men­ta es­te em­pren­de­dor.

Jun­to con Pe­pi­ta Ma­rín, ac­tual CEO, fun­da­ron «We are knitters» en 2011 y

que ya da em­pleo a 27 per­so­nas, prin­ci­pa­le­men­te de­di­ca­dos al mar­ke­ting, el di­se­ño y la lo­gís­ti­ca. Pa­ra es­ta úl­ti­ma po­seen dos al­ma­ce­nes, si­tua­dos en Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos. Atrás de­ja­ron una pro­me­te­do­ra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en una co­no­ci­da con­sul­to­ra. «Nos gus­ta­ba la mo­da, pe­ro es com­pli­ca­do sin una di­fe­ren­cia­ción im­por­tan­te», co­men­ta Bra­vo quien des­ta­ca la ca­li­dad de su la­na y al­go­dón 100%, na­tu­ra­les e im­por­ta­das de Pe­rú. Un ma­te­rial co­mer­ci­li­za­do en prác­ti­cos kits (agu­jas, ovi­llos...), de­man­da­dos prin­ci­pal­men­te por mu­je­res de en­tre 25 y 40 años.

«Es­ta­mos es­pe­cia­li­za­dos en prin­ci­pian­tes: las agu­jas son gor­das, la la­na no es su­per­fi­na y, ade­más, pue­des ver el re­sul­ta­do rá­pi­da­men­te», co­men­ta es­te em­pren­de­dor quien es­pe­ra ce­rrar el año re­cién con­clui­do con una fac­tu­ra­ción de 10 mi­llo­nes de eu­ros, ca­si to­do on­li­ne. Sin em­bar­go, We are kni- tters tam­po­co pa­re­ce ser pro­fe­ta en su tie­rra, a pe­sar de se un fe­nó­meno al­ta­men­te vi­ral. En con­cre­to, el mer­ca­do es­pa­ñol ape­nas re­pre­sen­ta un 5% de sus ven­tas aun­que tie­nen una no­ta­ble pre­sen­cia en co­mer­cios co­mo El Cor­te In­glés. Sin em­bar­go, sus ma­yo­res mer­ca­dos es­tán en Es­ta­dos Uni­dos , Ale­ma­nia y Fran­cia. In­clu­so el Reino Uni­do ha to­ma­do la de­lan­te­ra a los es­pa­ño­les. Con sus pa­tro­nes tra­du­ci­dos a 15 idio­mas, in­clu­yen­do el da­nés o el ru­so, Bra­vo lo atri­bu­ye a di­fe­ren­tes mo­ti­vos co­mo el cli­ma o el he­cho de que, por ejem­plo, a los ale­ma­nes les en­se­ñen a te­jer en el co­le­gio. Pre­gun­ta­do so­bre el f utu­ro, Bra­vo apun­ta el de­seo de in­tro­du­cir­se en el nor­te de Eu­ro­pa (Di­na­mar­ca , No­rue­ga...) y via­jar has­ta nues­tras an­tí­po­das: Aus­tra­lia.

«Los ra­ros»

Bra­vo co­men­ta con iro­nía que su ma­yor di­fi­cul­tad no fue la fi­nan­cia­ción, pa­ra lo que lo­gra­ron un cré­di­to de Eni­sa y, años des­pués, la con­fian­za de un bu­si­ness an­glels. Fue su en­torno don­de se en­con­tra­ron con más es­cep­ti­cis­mo: Tan­to que si no hu­bie­sen creí­do « no al 100% sino al 200% en la idea » no hu­bie­ran lle­ga­do has­ta­la ac­tua­li­dad. De­jar atrás un em­pleo bien re­mu­ne­ra­do en una con­sul­to­ra, no fue sen­ci­llo: « Éra­mos los ra­ros de nues­tro en­torno, aun­que en el mo­men­to de la de­ci­sión nos apo­ya­ron y, por ejem­plo, nues­tra pri­me­ra ofi­ci­na la tu­vi­mos en la ca­sa de los pa­dres de Pe­pi­ta», co­men­ta es­te em­pren­de­dor. .

Con más de me­dio mi­llón de se­gui­do­res en Fa­ce­book, las «knitty par­ties» pro­li­fe­ran por me­dio mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.