OBA­MA, BÁ­ÑEZ Y VA­LE­RIO

«La cla­ve del bie­nes­tar de un país es­tá en la fa­ci­li­dad de ge­ne­rar em­pre­sa y de crear ri­que­za y em­pleo, y pa­ra ello los go­bier­nos tie­nen mu­cho que de­cir con sus po­lí­ti­cas»

ABC - Empresa - - Em­pre­sa Co­yun­tu­ra - FRAN­CIS­CO ARAN­DA MANZANO VI­CE­PRE­SI­DEN­TE POR­TA­VOZ DE LA CON­FE­DE­RA­CIÓN EM­PRE­SA­RIAL DE MA­DRID CEIM-CEOE

Los da­tos ya ra­ti­fi­can el te­mor que vie­ne anun­cian­do CEIM de que el em­pleo se des­ace­le­ra y te­ne­mos que to­mar de­ci­sio­nes an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de. El año pa­sa­do he­mos se­gui­do ge­ne­ran­do em­pleo, pe­ro me­nos que en 2017, y he­mos re­du­ci­do la ta­sa de des­em­plea­dos, pe­ro tam­bién me­nos que en el año an­te­rior. Al mis­mo tiem­po, las pre­vi­sio­nes pa­ra es­te año si­guen la mis­ma lí­nea de fre­na­zo en el cre­ci­mien­to. El de­ba­te pa­re­ce que quie­re cen­trar­se en cuán­tas dé­ci­mas re­du­ci­mos las pre­vi­sio­nes y có­mo lla­ma­mos al pro­ce­so o quién tie­ne más cul­pa, pe­ro a los em­pre­sa­rios de Ma­drid lo que nos in­tere­sa es que no per­da­mos el tiem­po y se adop­ten cuan­to an­tes po­lí­ti­cas que ex­tien­dan la fa­se ex­pan­si­va del ci­clo y vuel­van a es­ti­mu­lar con vi­gor la con­tra­ta­ción por­que aún hay mu­chas per­so­nas fue­ra del em­pleo.

Ade­más, nos preo­cu­pa la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas, por­que de­trás de ella apa­re­ce el pa­ro. La afi­lia­ción del úl­ti­mo tri­mes­tre de 2018 cre­ció el 3%, mien­tras que en 2017 fue el 3,5%, pe­ro ade­más el PIB cre­ció ese tri­mes­tre el 2,5%. Por lo tan­to, no só­lo es que la ve­lo­ci­dad de crear pues­tos de tra­ba­jo se des­ace­le­ra, sino que las em­pre­sas tam­bién pier­den com­pe­ti­ti­vi­dad que es la lla­ve no só­lo de la crea­ción de em­pleo, sino tam­bién de los in­cre­men­tos de sa­la­rios sos­te­ni­bles.

El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma lo de­jó cla­ro en su his­tó­ri­co dis­cur­so de po­se­sión del 20 enero de 2009 en Washington: «Han si­do los arries­ga­dos, los proac­ti­vos, los em­pren­de­do­res –a ve­ces re­co­no­ci­dos, pe­ro, con ma­yor fre­cuen­cia hom­bres y mu­je­res con la­bo­res invisibles– quie­nes nos han lle­va­do por el lar­go y es­ca­bro­so ca­mino ha­cia la pros­pe­ri­dad y la li­ber­tad».

Es de­cir, la cla­ve del bie­nes­tar de un país es­tá en la fa­ci­li­dad de ge­ne­rar em­pre­sa y de crear ri­que­za y em­pleo, y pa­ra ello los go­bier­nos tie­nen mu­cho que de­cir por­que con sus po­lí­ti­cas son ca­pa-

ces de po­ner­lo fá­cil o de co­lo­car pie­dras en el ca­mino. En­tre los em­pre­sa­rios de Ma­drid exis­te una enor­me preocupación con dos as­pec­tos que in­ci­den de in­me­dia­to en el mer­ca­do de tra­ba­jo: la po­lí­ti­ca la­bo­ral y la fis­ca­li­dad. La re­for­ma la­bo­ral que pu­so en mar­cha Fá­ti­ma Bá­ñez, y que CEIM va­lo­ró co­mo po­si­ti­va des­de el pri­mer mo­men­to, pro­ba­ble­men­te no se su­po ex­pli­car bien, pe­ro es evi­den­te que fre­nó mi­les de des­pi­dos y ge­ne­ró em­pleos en un con­tex­to muy com­pli­ca­do y ya hay es­tu­dios eco­no­mé­tri­cos que así lo de­mues­tran (OCDE). Pro­ba­ble­men­te ha si­do la ti­tu­lar de la car­te­ra de Em­pleo que más se ha ba­sa­do en es­tu­dios eco­nó­mi­cos y en da­tos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes.

Aho­ra nos en­fren­ta­mos a un con­tex­to muy di­fe­ren­te, en el que ne­ce­si­ta­mos –pri­me­ro– adop­tar nue­vas re­for­mas y –se­gun­do– tra­tar de que va­yan en la bue­na di­rec­ción. La evidencia em­pí­ri­ca trans­mi­te que si que­re­mos se­guir en­gor­dan­do la afi­lia­ción, y au­men­tar los sa­la­rios, hay que avan­zar en la lí­nea de la ma­yor fle­xi­bi­li­dad pa­ra las em­pre­sas, den­tro de un mar­co de se­gu­ri­dad en el em­pleo, que no en el pues­to de tra­ba­jo, pa­ra el em­plea­do, y con cos­tes la­bo­ra­les, que no sa­la­ria­les, ba­jos. Si Mag­da­le­na Va­le­rio avan­za en ese ca­mino de la com­pe­ti­ti­vi­dad vol­ve­re­mos a ser los pri­me­ros en va­lo­rar po­si­ti­va­men­te su ges­tión por­que se­rá bueno pa­ra to­dos.

Pe­ro en un cli­ma con cla­ra des­ace­le­ra­ción ba­sa­do en in­cer­ti­dum­bres en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, pre­vi­sión de re­duc­ción en la li­qui­dez y au­men­to del cos- te ener­gé­ti­co, a lo que hay que su­mar nues­tras cui­tas in­ter­nas, el he­cho só­lo de anun­ciar in­cre­men­tos en los cos­tes de las em­pre­sas o in­ten­tos de vo­la­du­ras a re­for­mas que se han de­mos­tra­do efi­ca­ces sig­ni­fi­ca fre­nar tan­to la in­ver­sión co­mo el con­su­mo. Su­bir las cotizaciones so­cia­les, que son un im­pues­to al em­pleo, li­mi­ta la con­tra­ta­ción. Ade­más, si se ha­ce con los per­fi­les más al­tos, es­ta­mos di­cien­do a gri­tos que es más ca­ro con­tra­tar a un in­ge­nie­ro aquí en Es­pa­ña que en cual­quier otro país ve­cino.

Por otro la­do, in­cre­men­tar de for­ma uni­la­te­ral el SMI re­fle­ja muy bue­nas in­ten­cio­nes, pe­ro po­co co­no­ci­mien­to de sus con­se­cuen­cias por­que si no va acom­pa­ña­do de ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad el efec­to es que crea pa­ro y fa­vo­re­ce la an­ti­so­cial eco­no­mía su­mer­gi­da. Y res­pec­to a los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do so­lo hay al­go peor que no po­der con­tar con ellos y es apro­bar unos que sean le­si­vos pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.