Per­de­do­res, ig­no­ra­dos y mal­tra­ta­dos

ABC - Empresa - - Empresa Ahorro E Inversión - RA­FAEL RU­BIO AU­TOR DEL LI­BRO «EL AHORRADOR AS­TU­TO»

Aho­rra­do­res e in­ver­so­res sa­ben muy bien que «al pe­rro fla­co to­do son pul­gas». Tras un te­rri­ble mes de di­ciem­bre y a la es­pe­ra de una reac­ción de los mer­ca­dos que, por el mo­men­to, re­sul­ta pe­li­gro­sa­men­te tí­mi­da, los in­ver­so­res se han da­do de bru­ces con una reali­dad que en los mo­men­tos de re­va­lo­ri­za­cio­nes, plus­va­lías y be­ne­fi­cios pa­re­cen ig­no­rar. Sus in­tere­ses son los úl­ti­mos en to­mar­se en con­si­de­ra­ción en las gran­des de­ci­sio­nes que afec­tan a las com­pa­ñías en la que han de­po­si­ta­do una par­te de su pa­tri­mo­nio per­so­nal. Así nos lo ha con­ta­do du­ran­te va­rios días Ro­dri­go Ra­to en el ini­cio del jui­cio que abor­da las res­pon­sa­bi­li­da­des por la en­ga­ño­sa co­lo­ca­ción en Bol­sa de Ban­kia. Pa­ra quien que fue­ra pre­si­den­te de esa en­ti­dad fi­nan­cie­ra, só­lo se tra­tó de una ope­ra­ción po­lí­ti­ca, de­ci­di­da por el Go­bierno, di­se­ña­da por el Ban­co de Es­pa­ña y con el vis­to bueno de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res. Ni él, ni su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, que de­be­rían ha­ber de­fen­di­do los in­tere­ses de los ac­cio­nis­tas pu­die­ron ha­cer na­da pa­ra evi­tar­lo. Lo que no ex­pli­ca bien es por qué pre­sen­tó la pri­va­ti­za­ción co­mo oca­sión úni­ca en la que los aho­rra­do­res no po­dían per­der di­ne­ro.

En la mis­ma se­ma­na, he­mos co­no­ci­do que el in­ten­to de con­trol del BBVA por par­te de la cons­truc­to­ra Sacyr en el 2004 fue abor­ta­do tras la in­ter­ven­ción de la em­pre­sa de un afa­ma­do co­mi­sa­rio, aho­ra en pri­sión, que es­pió a po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y pe­rio­dis­tas. El co­mi­sa­rio re­ci­bió más de cin­co mi­llo­nes de eu­ros de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra por frus­trar una ope­ra­ción que, sin du­da, ha­bría pro­vo­ca­do im­por­tan­tes cam­bios y, po­si­ble­men­te un buen be­ne­fi­cio, en el pre­cio de las ac­cio­nes del ban­co. Es­ta in­for­ma­ción con­fir­ma que, tras las ba­ta­llas cor­po­ra­ti­vas con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción de al­gu­na Ofer­ta de Com­pra de Ac­cio­nes, tan so­lo hay una dispu­ta pa­ra ver quién man­tie­ne u ocu­pa el si­llón de la pre­si­den­cia de la em­pre­sa afec­ta­da. Los in­tere­ses de los ac­cio­nis­tas, que son los pro­pie­ta­rios de la com­pa­ñía, re­sul­tan se­cun­da­rios por mu­cho que se ape­le a ellos co­mo mu­ro de con­ten­ción an­te el in­ten­to de abor­da­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.