ES­PA­ÑA PIER­DE AL IG­NO­RAR EL TA­LEN­TO IN­VI­SI­BLE

ABC - Empresa - - Gestión Y Talento - JUAN CAR­LOS DELRIEU DI­REC­TOR DE ES­TRA­TE­GIA DE LA ASO­CIA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA DE LA BAN­CA*

Es­pa­ña tie­ne la obli­ga­ción de de­di­car­le una mi­ra­da aten­ta al pro­ble­ma de la es­ca­sa em­plea­bi­li­dad de las per­so­nas ma­yo­res de 45 años por mul­ti­tud de ra­zo­nes. La lon­ge­vi­dad es un ac­ti­vo que no se de­be des­per­di­ciar y, sin em­bar­go, se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma pa­ra más de 1,4 mi­llo­nes de per­so­nas que su­fren en nues­tro país una si­tua­ción de des­em­pleo. De ellos, el 70% es­tán en si­tua­ción de pa­ro de lar­ga du­ra­ción, lo que tien­de a que su ca­pi­tal, ex­pre­sa­do en for­ma de ta­len­to y ex­pe­rien­cia, se va­ya di­lu­yen­do con el pa­so del tiem­po y tien­da a re­sul­tar in­vi­si­ble en el mer­ca­do la­bo­ral. Una sen­sa­ción de frustración y desa­so­sie­go al que tam­po­co es ajeno ese co­lec­ti­vo de per­so­nas que, aun dis­fru­tan­do to­da­vía de una opor­tu­ni­dad la­bo­ral, te­men aca­bar en­gro­san­do la lis­ta de pa­ra­dos en po­co tiem­po y que por el mie­do a ser des­pe­di­dos tra­tan de pa­sar inad­ver­ti­dos en sus em­pre­sas. Un pro­ble­ma que na­ce con la per­mi­si­vi­dad que se ha es­ta­ble­ci­do en Es­pa­ña con las pre­ju­bi­la­cio­nes y, so­bre to­do, con la reali­dad de que la tec­no­lo­gía se es­tá abrien­do pa­so en las em­pre­sas en de­tri­men­to de mu­chos pues­tos de tra­ba­jo.

Es­pa­ña no se pue­de per­mi­tir el lu­jo de re­nun­ciar a es­te co­lec­ti­vo de per­so­nas, cu­yo ele­va­do com­pro­mi­so so­cial y pro­fe­sio­nal de­be se­guir nu­trien­do de va­lor la fuer­za la­bo­ral de nues­tro país. No en vano el pe­so de los tra­ba­ja­do­res con más de 45 años en nues­tra eco­no­mía va a au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te en los pró­xi­mos diez años de­bi­do al im­pa­ra­ble pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción.

Des­de un pun­to de vis­ta so­cial, los pa­ra­dos ma­yo­res de 45 años se en­fren­tan a va­rios pro­ble­mas gra­ves. El pri­me­ro es la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral que su­fren los adul­tos que bus­can un em­pleo, equi­va­len­te a la que so­por­ta la mu­jer cuan­do se quie­re in­te­grar en el mer­ca­do de tra­ba­jo. En se­gun­do lu­gar, más del 35% es­te co­lec­ti­vo to­da­vía de­be afron­tar car­gas fa­mi­lia­res y fi­nan­cie­ras que, al no po­der cu­brir­las ade­cua­da­men­te, se tra­du­ce en una sen­sa­ción de im­po­ten­cia y desáni­mo, lo que tie­ne re­per­cu­sio­nes muy ne­ga­ti­vas pa­ra el pa­ra­do y su en­torno fa­mi­liar.

Las so­lu­cio­nes no son fá­ci­les. Los pro­pios tra­ba­ja­do­res de­ben cam­biar su for­ma de pen­sar y de en­ten­der el en­torno ac­tual pa­ra acep­tar que un em­pleo ya no es pa­ra to­da la vi­da. Si las per­so­nas tien­den a vi­vir ca­da vez más años, se­rá ne­ce­sa­rio afron­tar es­te he­cho in­vir­tien­do en sa­lud y bie­nes­tar, en fa­mi­lia y re­la­cio­nes, y re­for­zan­do sus ca­pa­ci­da­des con cur­sos de for­ma­ción y nue­vas ex­pe­rien­cias. El pa­trón clá­si­co de for­ma­ción, em­pleo y ju­bi­la­ción ha de­ja­do de fun­cio­nar, de la mis­ma ma­ne­ra que el sa­la­rio de­be es­tar ali­nea­do con la apor­ta­ción de va­lor más que con la an­ti­güe­dad, lo que exi­ge un cam­bio de men­ta­li­dad en las per­so­nas, las em­pre­sas y la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca.

Por par­te de la em­pre­sa, es­ta de­be ha­cer un es­fuer­zo pa­ra que sus tra­ba­ja­do­res ma­yo­res de 50 años pue­dan vi­sua­li­zar un ho­ri­zon­te mí­ni­mo de diez años vi­da la­bo­ral. Es­te desafío exi­ge cam­biar el di­se­ño de la for­ma­ción, el desa­rro­llo y, so­bre to­do, aca­bar con la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral por edad de las prác­ti­cas de con­tra­ta­ción o des­pi­do.

La Ad­mi­nis­tra­ción, por su par­te, de­be afron­tar el pro­ble­ma de la em­plea­bi­li­dad de los ma­yo­res ba­jo una óp­ti­ca in­te­gral y evi­tar el plan­tea­mien­to de po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas en fun­ción de la edad. De en­tra­da, de­be­ría plan­tear una agen­da que de­fi­na el de­re­cho del tra­ba­ja­dor a se­guir ocu­pa­do has­ta por lo me­nos la edad le­gal de ju­bi­la­ción. La Ad­mi­nis­tra­ción po­dría en­sa­yar, por ejem­plo, al- gu­nas ex­pe­rien­cias pro­ba­das en otros paí­ses co­mo, por ejem­plo, la ven­ta­ni­lla úni­ca pues­ta en mar­cha en Ale­ma­nia y el Reino Uni­do, que aglu­ti­na en una so­la pla­ta­for­ma to­da la ofer­ta y de­man­da de tra­ba­jo de for­ma cen­tra­li­za­da, in­de­pen­dien­te­men­te de don­de se ha­ya ori­gi­na­do, o bien, pre­pa­rar ins­truc­to­res ex­pe­ri­men­ta­dos con el ob­je­ti­vo de per­so­na­li­zar e, in­clu­so, per­fi­lar efi­caz­men­te la orien­ta­ción, for­ma­ción y co­lo­ca­ción de los de­sem­plea­dos ma­yo­res de 45 años.

En cual­quier ca­so, so­lo se po­drá avan­zar con efi­ca­cia si to­dos los ac­to­res im­pli­ca­dos -ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, uni­ver­si­da­des, em­pre­sas, or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y los pro­pios tra­ba­ja­do­res- aú­nan es­fuer­zos y tra­ba­jan en la mis­ma di­rec­ción. Aho­ra bien, es fun­da­men­tal la res­pon­sa­bi­li­dad de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca co­mo fa­ci­li­ta­dor de las re­glas que de­ben de­fi­nir la ac­tua­ción del res­to de co­lec­ti­vos im­pli­ca­dos.

En su­ma, es esen­cial ir cam­bian­do un mer­ca­do de tra­ba­jo re­gi­do por nor­mas rí­gi­das y an­ti­cua­das que de­fien­den a quie­nes dis­fru­tan de una po­si­ción la­bo­ral, pe­ro fre­nan el ac­ce­so de otros co­lec­ti­vos. Y no so­lo de los jó­ve­nes. Tam­bién de los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res que de­ben de­jar de ser ac­to­res in­vi­si­bles pa­ra vol­ver a con­tri­buir a la so­cie­dad con la ex­pe­rien­cia, el com­pro­mi­so y la adap­ta­bi­li­dad que han desa­rro­lla­do a lo lar­go de su vi­da. (*) Co­la­bo­ra­dor de la Aso­cia­ción Plus40Net y coau­tor del li­bro «Re­cu­pe­ran­do el Ta­len­to In­vi­si­ble»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.