EL MÁR­KE­TING DEL CAM­BIO

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - MA­NUEL CON­TRE­RAS

Aca­ba el año del cam­bio. En 2015 de re­pen­te nos en­tró a to­dos la pri­sa por el cam­bio, una ur­gen­cia vi­tal por desahu­ciar una épo­ca y abrir nue­vos ca­pí­tu­los cuan­to an­tes. De un año pa­ra otro las co­sas pa­re­cían vi­cia­das y ca­du­cas. Así, le me­ti­mos mano a to­do: cam­bia­mos de go­bierno en la ciu­dad, en­vian­do a la opo­si­ción a los vein­te con­ce­ja­les de Zoi­do. Al­go pa­re­ci­do he­mos he­cho con Ra­joy, a quien las ur­nas han de­ja­do a los pies de los ca­ba­llos re­for­mis­tas. Y sal­vó el ti­po Su­sa­na Díaz, re­ele­gi­da en las ur­nas des­pués de sa­ber adap­tar sus ve­las a los vien­tos del cam­bio, iden­ti­fi­can­do su li­de­raz­go con «un tiem­po nue­vo»; una re­ge­ne­ra­ción pro­ta­go­ni­za­da, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, por al­guien que lle­va me­dia vi­da en la­mis­ma co­ci­na so­cia­lis­ta que ha des­man­te­la­do por ca­du­ca.

Pe­ro el ím­pe­tu re­no­va­dor no so­lo afec­tó a la po­lí­ti­ca en el año que nos aban­do­na. Re­plan­tea­mos al­go tan pe­ren­ne co­mo la Ma­dru­ga­da, abrien­do la com­ple­ja ca­ja de esa Pandora co­fra­de que tan­tos vien­tos de or­gu­llos, agra­vios y ten­sio­nes atá­vi­cas ate­so­ra. Tras sie­te años de ins­truc­ción des­pe­di­mos a la juez de los es­cán­da­los de corrupción, la com­ba­ti­va Mer­ce­des Ala­ya, y sus ma­cro­cau­sas fue­ron rá­pi­da­men­te tro­cea­das co­mo una va­ca en un ma­ta­de­ro (el de la Sie­rra Nor­te, re­ga­do con ayu­das de los ERE, por ejem­plo). Cam­bió en bue­na ho­ra el vien­to tau­rino con el ar­mis­ti­cio de la Maes­tran­za, que tras va­rios años de con­flic­to po­dría recuperar pa­ra los car­te­les de la pró­xi­ma Fe­ria de abril a las prin­ci­pa­les fi­gu­ras del es­ca­la­fón. Un mal si­ro­co, sin em­bar­go, de­jó pa­tas arri­ba a nues­tra em­pre­sa más exi­to­sa, la úni­ca que ha­bía co­lo­ca­do la pi­ca se­vi­lla­na en el Flan­des del mer­ca­do bur­sá­til nor­te­ame­ri­cano, la me­ca del ca­pi­ta­lis­mo. La cri­sis de Aben­goa de­ja a mi­les de tra­ba­ja­do­res con el alma en vi­lo y a to­dos no­so­tros con el amor pro­pio he­ri­do y sin el úni­co uten­si­lio que te­nía­mos pa­ra trin­char en la tar­ta del mun­do in­dus­trial. Y por cam­biar, has­ta cam­bia­mos la di­na­mi­ca ba­lom- pé­di­ca: des­pués de un año sin en­fren­ta­mien­to cai­ni­ta en­tre los clu­bes de­la ciu­dad, nos pe­ga­mos un atra­cón de tres der­bis en me­nos de un mes. Un ex­ce­so na­vi­de­ño muy de es­ta tie­rra en la que o no lle­ga­mos, o nos pa­sa­mos.

Cam­bio, cam­bio, cam­bio. Es la pa­la­bra de moda, el bál­sa­mo de Fie­ra­brás que to­do lo cu­ra. Qui­zás es­te afán por re­no­var es­con­da una hui­da, co­mo si qui­sié­ra­mos po­ner tie­rra de por me­dio con la cri­sis que du­ran­te más de un lus­tro ha de­vas­ta­do los bol­si­llos y las ilu­sio­nes. Los po­lí­ti­cos olie­ron la de­man­da so­cial de ai­re fres­co y lle­na­ron sus dis­cur­sos de alu­sio­nes a una nue­va eta­pa en la que se re­plan­tea to­do de for­ma sis­te­má­ti­ca, in­clu­so aque­llo que fun­cio­na­ba. In­clu­so aque­llo que nos ha per­mi­ti­do la ma­yor eta­pa de pros­pe­ri­dad de la his­to­ria de Es­pa­ña. No se tra­ta de abrir una fa­se re­vi­sio­nis­ta, sino de fi­ni­qui­tar di­rec­ta­men­te un mo­de­lo: na­da es­ca­pa al tsu­na­mi adá­ni­co que pre­ten­de sen­tar las ba­ses de un nue­vo pa­raí­so.

Lo que ocu­rre con los cam­bios es que es mu­cho más fá­cil pro­me­ter­los que abor­dar­los. Así, en 2015 apos­ta­mos por el cam­bio en el Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla y sie­te me­ses des­pués aún no co­no­ce­mos con pre­ci­sión la na­tu­ra­le­za del mis­mo. El pri­mer año de Es­pa­das y sus va­le­do­res de la mar­ca his­pa­len­se de Po­de­mos se va a que­dar en la pa­ra­li­za­ción de los pro­yec­tos de Zoi­do; es­pe­re­mos que en 2016 se atis­be al­go del mo­de­lo de ciu­dad del nue­vo al­cal­de. En An­da­lu­cía ocu­rre al­go si­mi­lar: el man­da­to de Su­sa­na Díaz fue re­fren­da­do por fin en las ur­nas ba­jo los cla­ri­nes del cam­bio, pe­ro An­da­lu­cía si­gue pa­re­cién­do­se mu­cho a la de las úl­ti­mas dé­ca­das. Los mis­mos pro­ble­mas en­dé­mi­cos (pa­ro, fal­ta de te­ji­do in­dus­trial, una ad­mi­nis­tra­ción so­bre­di­men­sio­na­da...) y los mis­mos vi­cios de an­ta­ño. Y res­pec­to a Es­pa­ña, las pró­xi­mas se­ma­nas per­mi­ti­rán eva­luar las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de tan­to en­tu­sias­mo re­ge­ne­ra­cio­nis­ta.

Lo cier­to es que 2015 ha si­do el año del cam­bio, pe­ro mu­cho más en tér­mi­nos pro­pa­gan­dís­ti­cos que en reali­da­des. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los úni­cos cam­bios pal­pa­bles —la me­jo­ra ob­je­ti­va de la eco­no­mía y los pri­me­ros in­di­cios só­li­dos de sa­li­da de la cri­sis— no han te­ni­do re­per­cu­sión elec­to­ral al­gu­na, ya que la ges­tión de Ra­joy ha su­fri­do un se­ve­ro co­rrec­ti­vo en las ur­nas. Los es­pa­ño­les he­mos pre­fe­ri­do de­jar­nos lle­var por el már­ke­ting del cam­bio, que ha for­ja­do li­de­raz­gos emer­gen­tes cu­yos dis­cur­sos siem­pre pa­re­cen pró­lo­gos. Si que­ría­mos cam­bios, el hi­per­ac­ti­vo 2015 nos ha trai­do va­rias ta­zas. Lo que no es­tá es­cri­to en nin­gún la­do es que los cam­bios ten­gan que ser pa­ra me­jor.

El vien­to del cam­bio que so­pló en 2015 se lle­vó por de­lan­te a Zoi­do, la juez Ala­ya, la so­li­dez de Aben­goa y has­ta los ho­ra­rios de la Ma­dru­ga­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.