Los dos Po­los in­dus­tria­les apli­can una fi­lo­so­fía de me­jo­ra con­ti­nua

Los dos gran­des po­los an­da­lu­ces apli­can una fi­lo­so­fía de me­jo­ra con­ti­nua pa­ra op­ti­mi­zar los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, re­du­cir los cos­tes ener­gé­ti­cos y, en pa­ra­le­lo, evi­tar im­pac­tos en el me­dio ambiente

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR E. FREI­RE

Los dos nú­cleos in­dus­tria­les más di­ná­mi­cos de An­da­lu­cía, en­cla­va­dos en Huel­va y Cá­diz, con­cen­tran 26 com­pa­ñías de pri­mer ni­vel, que em­plean de for­ma directa a cer­ca de 6.500 tra­ba­ja­do­res (al­re­de­dor de 12.700 si se cuen- tan los pues­tos in­di­rec­tos) y fac­tu­ran 16.500 mi­llo­nes de eu­ros. Es­tos nú­me­ros ava­lan su pe­so de­ci­si­vo en la eco­no­mía re­gio­nal y su pa­pel de mo­tor de arras­tre de un te­ji­do au­xi­liar que se ha ido desa­rro­lla­do du­ran­te las úl­ti­mas tres dé­ca­das al­re­de­dor de Huel­va, Pa­los de la Fron­te­ra y San Juan del Puer­to, por un la­do; y de la co­mar­ca del Cam­po de Gi­bral­tar, por otro.

Las Aso­cia­cio­nes de Gran­des In­dus­trias del cam­po de Gi­bral­tar (AGICG) y In­dus­trias Quí­mi­cas, Bá­si­cas y Ener­gé­ti­cas de Huel­va (AIQBE) ac­túan de ca­ta­li­za­do­res pa­ra que los dos con­jun­tos de empresas re­men en la mis­ma di­rec­ción, y coor­di­nen es­tra­te­gias que for­ta­lez­can su ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, don­de se desa­rro­lla la ma­yor par­te de su ac­ti­vi­dad. La efi­cien­cia ener­gé­ti­ca es una de es­tas es­tra­te­gias que son vi­ta­les pa­ra la con­so­li­da­ción y su­per­vi­ven­cia de am­bos po­los in­dus­tria­les, co­mo sub­ra­yan sus res­pon­sa­bles.

«Pa­ra no­so­tros to­do lo que ro­dea a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca es prio­ri­ta­rio por­que en Es­pa­ña el cos­te de la ener­gía es bas­tan­te más al­to que en otros paí­ses de nues­tro en­torno, y eso es un hán­di­cap de par­ti­da muy gran­de, pues com­pe­ti­mos en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les», se­ña­la Manuel Do­bla­do, pre­si­den­te de la AGICG. «El 80% de nues­tra pro­duc­ción sa­le fue­ra y te­ne­mos que com­pe­tir con ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les ge­me­las a las nues­tras, que es­tán en otros paí­ses, co­mo EE.UU.,

PTE. DE LA AGICG «La efi­cien­cia es prio­ri­ta­ria por­que en Es­pa­ña el cos­te de la ener­gía es mu­cho más al­to que en los paí­ses de nues­tro en­torno, y eso es un gran hán­di­cap de par­ti­da» GE­REN­TE DE LA AIQBE «To­das nues­tras ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les tie­nen pla­nes de efi­cien­cia por una cues­tión tan­to eco­nó­mi­ca, de aho­rro de cos­tes, co­mo me­dioam­bien­tal»

Ca­na­dá o Asia. Y al fi­nal, si quie­res ser com­pe­ti­ti­vo en un mer­ca­do pa­ra tus clien­tes tie­nes que ser­lo en pre­cios lo pri­me­ro», re­mar­ca el di­rec­ti­vo.

Do­bla­do sub­ra­ya la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de las in­dus­trias cam­po­gi­bral­ta­re­ñas pa­ra mi­ni­mi­zar la des­ven­ta­ja ener­gé­ti­ca. «No­so­tros no con­tro­la­mos el cos­te de la ener­gía, por­que ese es un asun­to com­ple­jo, con ma­ti­ces po­lí­ti­cos, en el que no po­de­mos en­trar. Pe­ro es un fac­tor con el que te­ne­mos que con­vi­vir y la úni­ca for­ma de pa­liar­lo es me­jo­rar la efi­cien­cia. Y, en ese ob­je­ti­vo, un pi­lar bá­si­co es la me­jo­ra de la ges­tión ener­gé­ti­ca», apun­ta.

Pa­ra lo­grar ahorrar en es­ta fac­tu­ra uno de los ca­mi­nos es op­ti­mi­zar al má­xi­mo los pro­ce­sos en to­das las lí­neas pro­duc­ti­vas. «Eso no sig­ni­fi­ca re­du­cir per­so­nas, sino ha­cer que tu lí­nea sea lo más com­pe­ti­ti­va po­si­ble. Que los cos­tes aso­cia­dos sean los me­no­res po­si­bles pa­ra que tu pro­duc­to ten­ga un pre­cio com­pe­ti­ti­vo en los mer­ca­dos», acla­ra.

En es­te sen­ti­do, la aso­cia­ción ha pro­pi­cia­do que ca­da una de sus ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les pon­ga en mar­cha una do­ce­na de me­di­das ca­da año pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. «No se tra­ta de bus­car la gran me­di­da que per­mi­ta re­cor­tar el con­su­mo, solo con ella so­la, un 20 o un 30%. Oja­lá fue­ra tan sen­ci­llo», se­ña­la.

La AGICG, que es­te año ce­le­bra su 25 aniver­sa­rio, ya im­pul­só en los años 2007-2008 un plan de op­ti­mi­za­ción «muy fuer­te» en to­dos los pro­ce­sos in­dus­tria­les pa­ra ga­nar efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, re­du­cir cos­tes y pre­pa­rar­se an­te la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ne­ga­ti­va de la cri­sis. «Aho­ra el mar­gen de ma­nio­bra es más es­tre­cho por­que ya se han desa­rro­lla­do mu­chas me­di­das, pe­ro ca­da año po­ne­mos en­ci­ma de la me­sa una do­ce­na de pe­que­ñas ideas, de pe­que­ños pa­sos, que, su­ma­dos, son una gran idea, un lo­gro im­por­tan­te», sub­ra­ya Manuel Do­bla­do.

«Uno de los gran­des éxi­tos de las empresas que per­te­ne­cen a la Aso­cia­ción es que to­dos he­mos sa­bi­do leer las con­di­cio­nes de mer­ca­do con las que tra­ba­ja­mos, y he­mos in­ter­pre­ta­do to­dos que o nos adap­ta­mos o mo­ri­mos, es así de sim­ple», re­mar­ca. «Creo que es­to nos ha per­mi­ti­do su­pe­rar la cri­sis eco­nó­mi­ca cre­cien­do, ge­ne­ran­do ri­que­za y em­pleo», aña­de.

Toda es­ta es­tra­te­gia con­lle­va un im­por­tan­te es­fuer­zo in­ver­sor. Así, las empresas que for­man par­te de la AGICG han su­pe­ra­do una in­ver­sión de 100 mi­llo­nes de eu­ros des­de el año 2009 al 2015 en el ca­pí­tu­lo de aho­rro y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, «lo que tam­bién de­mues­tra la cla­ra apues­ta de nues­tras aso­cia­das pa­ra que la pro­duc­ción sea medioambiente efi­cien­te».

Así, el por­ta­voz des­ta­ca que «la apli­ca­ción de es­tas po­lí­ti­cas tiene otra con­se­cuen­cia directa, ya que por mo­ti­vos ob­vios con­lle­van una me­jo­ra me­dio am­bien­tal ha­cien­do más sos­te­ni­bles nues­tras ins­ta­la­cio­nes en es­te sen­ti­do, pun­to en el que sin du­da al­gu­na exis­te una im­pli­ca­ción má­xi­ma de ca­da uno de nues­tros aso­cia­dos».

Con es­ta mis­mas orien­ta­ción, el Po­lo de Huel­va desa­rro­lla tam­bién una fi­lo­so­fía de me­jo­ra con­ti­nua en los pro­ce­sos in­dus­tria-

les pa­ra ga­ran­ti­zar la su­per­vi­ven­cia y el cre­ci­mien­to de su par­que em­pre­sa­rial. «Nos he­mos vis­to abo­ca­dos a apli­car me­di­das de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca por una cues­tión am­bien­tal y tam­bién eco­nó­mi­ca, por lo ca­rí­si­ma que es la ener­gía en Es­pa­ña. Ello te obli­ga a ser efi­cien­te y a bus­car cual­quier po­si­bi­li­dad pa­ra ser­lo ca­da día más. Es­te cos­te es tan ca­ro con res­pec­to a nues­tros com­pe­ti­do­res que o aho­rras, o tie­nes que ce­rrar», coin­ci­de en se­ña­lar el ge­ren­te de la AIQBE, Ra­fael Ro­me­ro.

En es­te sen­ti­do, re­cuer­da que el sec­tor in­dus­trial es­pa­ñol ha ba­ja­do las emi­sio­nes de CO2 un 40% en los úl­ti­mos ocho años sin re­du­cir la pro­duc­ción. «Un co­che, un li­tro de ga­so­li­na, un ki­lo de co­bre o cual­quier otro pro­duc­to in­dus­trial aho­ra mis­mo ge­ne­ra un 40% me­nos de emi­sio­nes de efec­to in­ver­na­de­ro que ha­ce ocho años. Eso no lo ha lo­gra­do nin­gún otro sec­tor», sub­ra­ya Ro­me­ro, que reivin­di­ca el pa­pel de la in­dus­tria co­mo «par­te de la so­lu­ción del cam­po cli­má­ti­co» al apor­tar in­no­va­cio­nes téc­ni­cas, co­mo la re­ten­ción del CO2, ma­te­ria­les li­ge­ros pa­ra que los co­ches gas­ten me­nos com­bus­ti­ble o los nue­vos vehícu­los hí­bri­dos y eléc­tri­cos.

El ge­ren­te de AIQBE po­ne el ejem­plo de la fun­di­ción de co­bre de Atlan­tic Cop­per, la más efi­cien­te de Eu­ro­pa y que se en­cuen­tra en­tre las tres más efi­cien­tes del mun­do. En es­te sen­ti­do, alu­de a los do­cu­men­tos BRE (en in­glés, Best Avai­lab­kleTech­ni­ques Re­fe­ren­ce Do­cu­ments) que re­co­gen las me­jo­res tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles en ca­da pro­ce­so, en los que, se­ña­la, «las plan­tas an­da­lu­zas de Huel­va y Al­ge­ci­ras son ejem­plos de las me­jo­res tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles. Nues­tros téc­ni­cos van a otras fun­di­cio­nes a ex­pli­car có­mo lo ha­ce­mos, có­mo con­se­gui­mos fa­bri­car con tan po­cas emi­sio­nes y un con­su­mo ener­gé­ti­co tan ba­jo».

To­das las empresas in­te­gra­das en la AIQBE tie­nen pla­nes de efi­cien­cia. En es­te sen­ti­do, Ra­fael Ro­me­ro des­ta­ca «la ven­ta­ja de que la in­ge­nie­ría an­da­lu­za sea muy ima­gi­na­ti­va y en­cuen­tre so­lu­cio­nes que otros no en­cuen­tran». Es la res­pues­ta tam­bién a que «ca­da vez se nos va a exi­gir más en cuan­to a la re­duc­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, de NOx o de mo­nó­xi­do de car­bono», re­cal­ca.

Es­te ca­mino in­fi­ni­to ha­cia la per­fec­ción que se­ría la efi­cien­cia má­xi­ma pa­sa por re­vi­sar con­ti­nua­men­te los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, coin­ci­de el ge­ren­te. «No se tra­du­ce solo en un aho­rro en lu­ces o en cam­biar a mo­to­res con va­ria­ción de fre­cuen­cia, que su­po­nen un gran avan­ce, sino tam­bién en la efi­cien­cia de pro­ce­sos», re­cal­ca. «Sí solo em­pleas la ma­te­ria pri­ma que ne­ce­si­tas ge­ne­ras me­nos re­si­duos, con lo cual ni con­su­mes ener­gía en des­pren­der­te de esos re­si­duos, ni tie­nes que re­ci­clar y, a la pos­tre, aho­rras», ex­pli­ca.

La ma­yor par­te de los 190 mi­llo­nes de eu­ros in­ver­ti­dos por las empresas del Po­lo de Huel­va en el ejer­ci­cio 2016 se des­ti­na­ron a pla­nes de me­jo­ra de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. Des­ta­can los 45 mi­llo­nes des­ti­na­dos a la op­ti­mi­za­ción de la plan­ta de Aro­má­ti­cos de la Re­fi­ne­ría «La Rá­bi­da» de Cep­sa.

Me­di­das

En­tre las me­di­das que se apli­can en es­tas gran­des in­dus­trias pa­ra lo­grar es­tos ob­je­ti­vos se en­cuen­tran: un plan de aho­rro ener­gé­ti­co en a ca­da ins­ta­la­ción; la op­ti­mi­za­ción de con­su­mos por ti­pos de ener­gías; la sus­ti­tu­ción de que­ma­do­res con­ven­cio­na­les por otros de oxi-gas; el au­men­to del ma­pa de con­ta­do­res pa­ra eva­luar de for­ma más ex­haus­ti­va el con­su­mo de ca­da lí­nea; o la sus­ti­tu­ción de ilu­mi­na­ción con­ven­cio­nal por lu­ces LED´s.

Jun­to a ello, con­tri­bu­yen la lim­pie­za pe­rió­di­ca de los equi­pos de trans­fe­ren­cia de ca­lor, ta­les co­mo hor­nos o in­ter­cam­bia­do­res; o las au­di­to­rías ener­gé­ti­cas con­ti­nua­das pa­ra ve­ri­fi­car la efi­ca­cia.

Co­mo pro­yec­tos con­cre­tos en el Cam­po de Gi­bral­tar, se in­clu­yen la des­ti­la­ción azeo­tró­pi­ca, con aho­rro de con­su­mo de va­por; la ins­ta­la­ción de va­ria­do­res de ve­lo­ci­dad en di­fe­ren­tes equi­pos pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia de los mis­mos; o la sus­ti­tu­ción de com­pre­so­res de tor­ni­llo por otros cen­trí­fu­gos en las ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les pa­ra re­du­cir el con­su­mo de elec­tri­ci­dad.

Tra­ba­jos du­ran­te la pa­ra­da téc­ni­ca de Atlan­tic Cop­per

Manuel Do­bla­do

Ra­fael Ro­me­ro

Ins­ta­la­cio­nes de CLH en el Cam­po de Gi­bral­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.