El des­per­tar de un gran sec­tor in­dus­trial

RA­FAEL SAL­GUEI­RO PRO­FE­SOR DE EM­PRE­SA­RIA­LES

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR RA­FAEL SAL­GUEI­RO PRO­FE­SOR DE EM­PRE­SA­RIA­LES Y SO­CIO DE LA CON­SUL­TO­RA IDE­MI­NA

La ce­le­bra­ción de la se­gun­da edi­ción del Sa­lón de la Mi­ne­ría Me­tá­li­ca y su nu­tri­da par­ti­ci­pa­ción, no só­lo re­fren­da el éxi­to ob­te­ni­do ha­ce dos años y la ad­mi­ra­ble vi­sión de quie­nes lo pro­mo­vie­ron y de quie­nes lo apo­ya­ron. Sig­ni­fi­ca tam­bién —aten­dien­do a la re­la­ción de ex­po­si­to­res y con­fe­ren­cian­tes— que el in­te­rés in­ter­na­cio­nal por la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra en An­da­lu­cía no ha si­do só­lo el re­sul­ta­do de un pe­río­do de pre­cios ele­va­dos y de fa­ci­li­da­des pa­ra la in­ver­sión, o de la vi­si­bi­li­dad ad­qui­ri­da con la pues­ta en mar­cha de al­gu­nas ope­ra­cio­nes muy sig­ni­fi­ca­ti­vas y la pre­sen­cia de empresas in­ter­na­cio­na­les re­le­van­tes.

Se­ría exa­ge­ra­do ha­blar de re­des­cu­bri­mien­to, des­de lue­go, ya que el pe­río­do de pa­ra­da de la mi­ne­ría me­tá­li­ca no fue lo su­fi­cien­te­men­te lar­go pa­ra dar lu­gar al ol­vi­do. Pe­ro no es exa­ge­ra­do sos­te­ner que exis­te un in­te­rés cre­cien­te, des­per­ta­do ha­ce po­cos años y que se sos­tie­ne en ba­ses muy fir­mes que me­re­cen ser ex­pues­tas.

En pri­mer lu­gar, he­mos de te­ner muy en con­si­de­ra­ción que al­gu­nas de las ope­ra­cio­nes ac­tua­les ca­re­cían de an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos, con­tra lo que ha si­do ha­bi­tual, lo que, de al­gu­na for­ma, es­tá po­nien­do de ma­ni­fies­to que ca­re­cía­mos de un co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te de los re­cur­sos de la Fa­ja Pi­rí­ti­ca, ates­ti­gua­do por el des­cu­bri­mien­to de nue­vos ni­ve­les de mi­ne­ra­li­za­ción. Di­cho en otras pa­la­bras, An­da­lu­cía se ha he­cho in­tere­san­te no só­lo pa­ra la in­ver­sión en el apro­ve­cha­mien­to de lo ya bien co­no­ci­do, sino tam­bién pa­ra la ex­plo­ra­ción y pa­ra la in­ves­ti­ga­ción mi­ne­ras, lo cual, en ca­so de éxi­to, se tra­du­ce en nue­vas re­ser­vas y en un in­cre­men­to del atrac­ti­vo. No por ca­sua­li­dad, los con­cur­sos pa­ra in­ves­ti­ga­ción que ha ve­ni­do con­vo­can­do la Jun­ta de An­da­lu­cía en los úl­ti­mos años —con un es­fuer­zo ad­mi­nis­tra­ti­vo digno de elo­gio— han con­ta­do con nu­me­ro­sos par­ti­ci­pan­tes y de di­ver­so ti­po. Han es­ta­do pre­sen­tes com­pa­ñías ju­nior, cu­ya fun­ción prin­ci­pal es pro­du­cir co­no­ci­mien­to y ren­ta­bi­li­zar su tra­ba­jo me­dian­te la ven­ta de és­te y de los de­re­chos que ha­ya po­di­do ob­te­ner a una em­pre­sa de ma­yor ta­ma­ño, ca­paz de abor­dar las in­ver­sio­nes que re­quie­ren las eta­pas pos­te­rio­res. Y tam­bién han par­ti­ci­pa­do, en al­gu­nos ca­sos, las empresas mi­ne­ras que ya cuen­tan con ope­ra­cio­nes en ac­ti­vo.

Pe­ro, a fin de cuen­tas, el re­cur­so só­lo es obra de la na­tu­ra­le­za. Su trans­for­ma­ción en re­ser­vas, es de­cir en al­go téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca­men­te apro­ve­cha­ble, es re­sul­ta­do de una ac­ción hu­ma­na que pue­de cul­mi­nar — o no— en una mi­na. Y en es­ta ac­ción hu­ma­na hay dos ac­to­res prin­ci­pa­les. Uno de ellos es el ges­tor del do­mi­nio mi­ne­ro, la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca, cu­ya po­si­ción ha­cia la mi­ne­ría cam­bió por com­ple­to y pa­ra bien ha­ce unos años, pa­san­do del de­sin­te­rés a una ac­ti­tud fran­ca­men­te po­si­ti­va. El do­cu­men­to de Es­tra­te­gia Mi­ne­ra 2020 así lo ha­ce ver, al igual que su com­por­ta­mien­to re­gu­la­to­rio y su pre­sen­cia directa en fo­ros in­ter­na­cio­na­les, co­mo el PDAC de To­ron­to o, en el pri­mer en­cuen­tro de re­gio­nes mi­ne­ras de paí­ses de la OCDE, ce­le­bra­do en An­to­fa­gas­ta a prin­ci­pios de es­te mes de oc­tu­bre.

La ca­li­dad de la re­gu­la­ción, y de la for­ma en que és­ta se apli­ca, son ele­men­tos sus­tan­ti­vos del atrac­ti­vo de una re­gión, ade-

más del pro­pio in­te­rés geo­ló­gi­co y tal co­mo se po­ne de ma­ni­fies­to en la en­cues­ta a empresas mi­ne­ras que pro­du­ce anual­men­te The Fra­ser Ins­ti­tu­te, dis­po­ni­ble en su web. Y a es­te res­pec­to es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que el Eje 3 de la men­cio­na­da Es­tra­te­gia Mi­ne­ra sea, pre­ci­sa­men­te, «Mo­der­ni­za­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Mi­ne­ra» y una de cu­yas lí­neas res­pon­de a al­go siem­pre re­cla­ma­do por los ac­to­res del sec­tor: «Coor­di­na­ción con el res­to de or­ga­nis­mos con com­pe­ten­cia en la ma­te­ria». Creo que el pro­pó­si­to de ese eje de la Es­tra­te­gia per­mi­te afir­mar que en nues­tra Ad­mi­nis­tra­ción exis­te vo­ca­ción de con­tri­buir a am­pliar el atrac­ti­vo mi­ne­ro de An­da­lu­cía. Y, des­de lue­go, la co­no­ci­da ju­di­cia­li­za­ción de al­gu­nas de­ci­sio­nes no tiene por qué mi­no­rar es­te atrac­ti­vo a la vis­ta de los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les. En reali­dad, se­ría to­do lo con­tra­rio ya que se po­ne de ma­ni­fies­to la exis­ten­cia de una ins­ti­tu­ción ju­di­cial in­de­pen­dien­te, an­te la cual es po­si­ble re­cla­mar la de­fen­sa de un de­re­cho que el in­tere­sa­do crea que se ha vis­to per­ju­di­ca­do y que, ade­más, se pue­de de­fen­der se ten­ga o no se ten­ga ra­zón. Es po­si­ble que es­to no sea su­fi­cien­te­men­te va­lo­ra­do en­tre no­so­tros, por­que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ello al for­mar par­te de nues­tro sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro po­de­mos es­tar se­gu­ros de que sí es apre­cia­do, y mu­cho, por los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les.

Por su par­te, en el te­rreno pu­ra­men­te téc­ni­co y gra­cias a la ac­ción de al­gu­nas empresas ope­ra­do­ras y de sus in­ge­nie­rías de apo­yo, se es­tá dan­do so­lu­ción o se abren

vías de so­lu­ción pa­ra el be­ne­fi­cio de mi­ne­ra­les ca­rac­te­rís­ti­cos de la Fa­ja Pi­rí­ti­ca no exen­tos de in­con­ve­nien­tes. Me re­fie­ro, por pre­ci­sar­lo, a las téc­ni­cas ya apli­ca­das por Mat­sa en su plan­ta de Al­mo­nas­ter la Real y al ilu­sio­nan­te pro­yec­to de Co­bre Las Cru­ces pa­ra el tra­ta­mien­to de su mi­ne­ral pri­ma­rio. Las me­jo­ras téc­ni­cas, jun­to con el des­cu­bri­mien­to de mi­ne­ra­li­za­cio­nes en pro­fun­di­dad, tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra cam­biar la va­lo­ra­ción eco­nó­mi­ca de los ya­ci­mien­tos de la Fa­ja Pi­rí­ti­ca, lo­gran­do ha­cer­los más atrac­ti­vos pa­ra la in­ver­sión y me­jo­ran­do su re­si­lien­cia an­te pe­río­dos de ba­jos pre­cios de los metales.

Exis­ten, por úl­ti­mo, dos fac­to­res adi­cio­na­les fa­vo­ra­bles pa­ra el in­ver­sor. El pri­me­ro de ellos se re­fie­re a la dis­po­ni­bi­li­dad de per­so­nal ya ca­pa­ci­ta­do, o que pue­de ser for­ma­do con un cos­te mo­de­ra­do, así co­mo a la pre­sen­cia de empresas au­xi­lia­res muy com­pe­ten­tes en una gran di­ver­si­dad de ac­ti­vi­da­des, lo que per­mi­te externalizar ta­reas que en otros lu­ga­res han de ser rea­li­za­das por el pro­pio ope­ra­dor. El se­gun­do fac­tor es la mi­no­ra­ción de los cos­tes hun­di­dos del pro­yec­to (cos­tes no re­cu­pe­ra­bles) gra­cias la exis­ten­cia de in­fra­es­truc­tu­ras de to­do ti­po: ge­ne­ra­ción y trans­por­te de ener­gía, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, co­mu­ni­ca­cio­nes te­rres­tres, fa­ci­li­da­des por­tua­rias, vi­vien­das, hos­pi­ta­les, etc. que, con fre­cuen­cia, han de ser so­por­ta­dos por el in­ver­sor en una nue­va operación mi­ne­ra a cos­ta de la ren­ta­bi­li­dad del pro­yec­to. Y qui­zá ha­bría que aña­dir un fac­tor adi­cio­nal: las con­di­cio­nes de vi­da en An­da­lu­cía, ya que cons­ti­tu­yen, ca­si, una sin­gu­la­ri­dad en el mun­do de la mi­ne­ría me­tá­li­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.