La com­pa­ñía ener­gé­ti­ca ha res­tau­ra­do 5.000 hec­tá­reas

La com­pa­ñía ha reabi­li­ta­do un to­tal de 5.000 hec­tá­reas en los cua­tro em­pla­za­mien­tos en los que desa­rro­lló su ac­ti­vi­dad ex­trac­to­ra, uno de ellos el ya­ci­mien­to cor­do­bés de Pe­ña­rro­ya

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR N. ORTIZ

Tras el fin de la ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va de la com­pa­ñía, En­de­sa ha cul­mi­na­do el pro­ce­so de res­tau­ra­ción am­bien­tal de cua­tro em­pla­za­mien­tos mi­ne­ros en los que, his­tó­ri­ca­men­te, ha­bía rea­li­za­do la­bo­res de ex­trac­ción de car­bón.

En to­tal, se han reha­bi­li­ta­do 5.000 hec­tá­reas con una in­ver­sión de más de 100 mi­llo­nes de eu­ros, una ac­tua­ción que afianza el com­pro­mi­so de la com­pa­ñía con la con­ser­va­ción del medioambiente y cu­yo ob­je­ti­vo ha si­do pre­ser­var, e in­clu­so me­jo­rar, las con­di­cio­nes ini­cia­les de los es­pa­cios na­tu­ra­les don­de se en­con­tra­ban los ya­ci­mien­tos. .

La ex­trac­ción mi­ne­ra de car­bón se desa­rro­lló du­ran­te más de 40 años, en­tre 1972 y 2015 en los cua­tro em­pla­za­mien­tos ges­tio­na­dos por En­de­sa y aho­ra reha­bi­li­ta­dos, As Pon­tes (A Co­ru­ña), An­do­rra (Te­ruel), Pe­ña­rro­ya (Cór­do­ba) y Puer­to­llano (Ciu­dad Real). Se pro­du­je­ron 353 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bón y En­de­sa lle­gó a ser la pri­me­ra em­pre­sa pro­duc­to­ra na­cio­nal a fi­na­les de los años ochen­ta, con una pro­duc­ción anual de unos 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das, equi­va­len­te al 42% de la pro­duc­ción na­cio­nal.

Aho­ra, in­mer­sa en el ob­je­ti­vo eu­ro­peo de lo­grar una eco­no­mía com­ple­ta­men­te des­car­bo­ni­za­da pa­ra el año 2050, la com­pa­ñía ha que­ri­do re­cu­pe­rar la ri­que­za de los te­rre­nos don­de se pro­du­cía la ex­trac­ción. Los da­tos so­bre la reha­bi­li­ta­ción se des­ve­la­ron en la pre­sen­ta­ción del li­bro «Cua­tro ac­tua­cio­nes am­bien­ta­les en cen­tros mi­ne­ros de En­de­sa».

El an­ti­guo cen­tro mi­ne­ro de Pe­ña­rro­ya, ubi­ca­do en la cuen­ca car­bo­ní­fe­ra del Gua­dia­to, po­see aho­ra 835 hec­tá­reas res­tau­ra­das don­de des­ta­can los lagos mi­ne­ros de 92 hec­tá­reas de su­per­fi­cie, que se han con­ver­ti­do en un im­por­tan­te re­fu­gio de avi­fau­na acuá­ti­ca.

La mi­na an­da­lu­za, uno de los ya­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de Es­pa­ña, fue des­cu­bier­ta en 1788, aun­que has­ta 1846 no se ini­ció la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. La So­cie­té Mi­nié­re et Me­ta­llur­gi­que de Pe­ña­rro­ya (SMMP) cons­tru­yó un com­ple­jo in­dus­trial en Pe­ña­rro­ya-Pue­blo­nue­vo y desa­rro­lló la mi­ne­ría del car­bón y del plo­mo en to­do el va­lle, man­te­nien­do su ac­ti­vi­dad has­ta me­dia­dos del si­glo XX. En 1961, tras las ame­na­zas de aban­dono y las ele­va­das pér­di­das eco­nó­mi­cas, se cons­ti­tu­yó la Em­pre­sa Na­cio­nal Car­bo­ní­fe­ra del Sur S. A. (En­ca­sur), con el ob­je­ti­vo de con­ti­nuar y re­lan­zar la mi­ne­ría de la zo­na.

En con­cre­to, el Cen­tro Mi­ne­ro de Pe­ña­rro­ya ha es­ta­do en ex­plo­ta­ción du­ran­te el pe­río­do 1961-2010, en el que se han pro­du­ci­do un to­tal de 27,3 mi­llo­nes de car­bón. La ac­ti­vi­dad se ha desa­rro­lla­do, en esos 50 años, en 13 ins­ta­la­cio­nes de in­te­rior y 7 ex­plo­ta­cio­nes a cie­lo abier­to ubi­ca­das en los tér­mi­nos mu­ni­ci­pa­les de Fuen­te Obe­ju­na, Pe­ña­ro­ya-Pue­blo­nue­vo, Bélmez y Es­piel.

Tra­ba­jos de res­ti­tu­ción

Cuan­do En­de­sa en­tró en el ac­cio­na­ria­do de En­ca­sur, en 1983, se en­con­tró con los ves­ti­gios de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra, prin­ci­pal­men­te de in­te­rior, que se ve­nía desaro­llan­do des­de me­dia­dos del si­glo XIX. Se­gún ex­pli­ca la com­pa­ñía, el pa­no­ra­ma en ese mo­men­to era «de­sola­dor» ya que, an­te la au­sen­cia de le­gis­la­ción res­tau­ra­do­ra, no se ha­bía rea­li­za­do nin­gún tra­ba­jo de res­ti­tu­ción, por lo que ha­bía nu­me­ro­sas es­com­bre­ras y te­rre­nos co­lin­dan­tes bas­tan­te dte­rio­ra­dos.

Des­de ese mo­men­to, En­ca­sur En­de­sa es­ta­ble­ció co­mo prio­ri­ta­ria la reha­bi­li­ta­ción del te­rreno afec­ta­do. Se pre­ten­día así guar­dar un equi­li­brio en­tre el apro­ve­cha- mien­to del car­bón y la re­cu­pe­ra­ción de los te­rre­nos afec­ta­dos, de acuer­do con los prin­ci­pios del desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Pa­ra con­se­guir esos ob­je­ti­vos, en las ins­ta­la­cio­nes de in­te­rior se re­ti­ra­ron los ma­te­ria­les y se ce­rra­ron los accesos al ex­te­rior de ram­pas y po­zos. Ade­más, se pro­ce­dió al des­man­te­la­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes de su­per­fi­cie y la re­cu­pe­ra­ción de las es­com­bre­ras ex­te­rio­res.

En cuan­to a las ex­plo­ta­cio­nes a cie­lo abier­to, la res­tau­ra­ción se efec­tuó pa­ra ge­ne­rar su­per­fi­cies de te­rreno es­ta­bles e in­te­gra­das en el pai­sa­je que pu­die­sen de­di­car­se a un uso pro­duc­ti­vo, ya sea agrí­co­la o ga­na­de­ro.

Pa­ra ga­ran­ti­zar una res­tau­ra­ción sos­te­ni­ble, el mé­to­do de ex­plo­ta­ción apli­ca­do ha si­do el de mi­ne­ría de trans­fe­ren­cia, que per­mi­te si­mul­ta­near los tra­ba­jos de ex­plo­ta­ción y res­tau­ra­ción. De es­ta ma­ne­ra, no ha ha­bi­do que es­pe­rar a la fi­na­li­za­ción del pro­yec­to mi­ne­ro pa­ra co­men­zar a eje­cu­tar los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción de toda la su­per­fi­cie afec­ta­da.

Du­ran­te es­te pro­ce­so, tan­to la es­com-

bre­ra ex­te­rior co­mo la es­com­bre­ra in­te­rior se van con­for­man­do pa­ra dar­les for­mas on­du­la­das pa­re­ci­das a las del re­lie­ve del en­torno. Pos­te­rior­men­te, se cu­bren con tie­rra ve­ge­tal y, des­pués, se ha­ce un abo­na­do y una siem­bra con ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na. La fa­se fi­nal de la res­tau­ra­ción de un pro­yec­to mi­ne­ro es la re­cu­pe­ra­ción del hue­co fi­nal de la mi­na, ge­ne­ral­men­te a tra­vés del al­ma­ce­na­mien­to de agua.

En el ca­so de Pe­ña­ro­ya, la me­to­do­lo­gía se ini­ció con la res­tau­ra­ción con­jun­ta de las ex­plo­ta­cio­nes San Ri­car­do-Cer­van­tes en el pe­rio­do 1984-1988 y se fue ex­ten­dien­do pos­te­rior­men­te al res­to de ex­plo­ta­cio­nes a cie­lo abier­to del cen­tro mi­ne­ro (Can­de­la­ria, Ca­be­za de Va­ca, Ba­lles­ta Oes­ta, Cer­van­tes Oes­te y Ba­lles­ta Es­te).

El to­tal de las ac­tua­cio­nes, que se han ido adap­tan­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da una de las zo­nas, han su­pues­to la re­cu­pe­ra­ción e in­te­gra­ción en el en­torno de las 835 hec­tá­reas afec­ta­das por la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra. Una res­tau­ra­ción sos­te­ni­ble que ha con­se­gui­do un equi­li­bro en­tre la ma­sa de agua, el desa­rro­llo de la ve­ge­ta­ción de la ri­be­ra y la co­lo­ni­za­ción de la fau­na au­tóc­to­na.

Ade­más de en Pe­ña­rro­ya, en los otros tres ya­ci­mien­tos res­tau­ra­dos por En­de­sa tam­bién se ha con­se­gui­do un re­sul­ta­do res­pe­tuo­so con el medioambiente. En el ca­so de As Pon­tes, el es­pa­cio que ocu­pa­ba el hue­co de la mi­na se ha con­ver­ti­do en el ma­yor la­go de Es­pa­ña: 865 hec­tá­reas y 547 hec­tó­me­tros cú­bi­cos de agua, don­de hoy se prac­ti­can deportes náu­ti­cos y hay zo­nas de ba­ño y re­creo. Ade­más, hay un gran pa­ra­je na­tu­ral de gran ri­que­za bio­ló­gi­ca. El em­pla­za­mien­to ga­lle­go es, sin du­da, el pro­yec­to de res­tau­ra­ción más em­ble­má­ti­co, con nu­me­ro­sos pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Por su par­te, en Puer­to­llano sus 560 hec­tá­reas han vuel­to a te­ner un uso agro-ga­na­de­ro, con una pro­duc­ti­vi­dad so­bre­sa­lien­te. Co­mo dato, la zo­na cuen­ta en la ac­tua­li­dad con una plan­ta­ción de 28.000 oli­vos. Por úl­ti­mo, en el ca­so de An­do­rra se han plan­ta­do fru­ta­les, oli­vos e, in­clu­so, un te­rreno de vi­ñe­dos don­de se ha lle­ga­do a ela­bo­rar in­clu­so un vino pro­pio..

ABC

Los tra­ba­jos de reha­bi­li­ta­ción han re­cu­pe­ra­do la ri­que­za me­dioam­bien­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.