Mu­je­res crea­do­ras. En bus­ca de «más vi­si­bi­li­dad» en la cul­tu­ra y el ar­te

Crea­do­ras ma­la­gue­ñas ana­li­zan las cla­ves del sec­tor y la evo­lu­ción del pa­pel fe­me­nino en los úl­ti­mos años

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - ISABEL AGUI­LAR SE­VI­LLA

El pa­pel de la mu­jer en el ar­te y la cul­tu­ra no siem­pre ha si­do tan re­le­van­te co­mo su ca­pa­ci­dad pro­lí­fi­ca me­re­cía. No ha­ce de­ma­sia­do tiem­po, de­cla­rar­se poe­ti­sa o es­cul­tu­ra era una ha­za­ña dig­na de ad­mi­ra­ción, y hu­bo aban­de­ra­das que han abier­to el ca­mino a to­das las ar­tis­tas que han ve­ni­do de­trás. Bien lo sa­ben Ma­ría Vic­to­ria Aten­cia y Ma­chú Ha­rras, dos pre­cur­so­ras de la es­fe­ra ar­tís­ti­ca que han sem­bra­do pa­la­bras y es­cul­tu­ras en cien­tos de pá­gi­nas y de es­pa­cios ur­ba­nos, dos ve­te­ra­nas del mun­do de la cul­tu­ra y el ar­te que han for­ma­do par­te de uno de los en­cuen­tros del Fo­ro «An­da­lu­cía en fe­me­nino» que or­ga­ni­za ABC y pa­tro­ci­na BBVA, con la co­la­bo­ra­ción de Co­ca Cola Eu­ro­pean Part­ners, Cle­ce, Iber­dro­la y Re­nault.

La ci­ta se ce­le­bró en un marco in­com­pa­ra­ble, el Mu­seo Carmen Thys­sen de Má­la­ga, un es­pa­cio más que apro­pia­do pa­ra dar voz a mu­je­res crea­do­ras. Jun­to a es­tas dos emi­nen­cias par­ti­ci­pa­ron otras po­nen­tes igual­men­te ad­mi­ra­bles: la ar­tis­ta fla­men­ca Ma­ri­na Aran­da, la di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de His­to­ria del Ar­te de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga Nu­ria Rodríguez, y la em­pre­sa­ria Ana Gar­cía, que apar­có su pro­fe­sión de edu­ca­do­ra es­pe­cial pa­ra mon­tar un res­tau­ran­te jun­to a su ma­ri­do (Bar­bu­lla) don­de to­do es fru­to de la in­no­va­ción y el cons­tan­te es­fuer­zo por di­fe­ren­ciar­se.

Vi­si­bi­li­dad

Uno de los pri­me­ros te­mas que sa­lió a de­ba­te fue el de la evo­lu­ción de la mu­jer en la es­fe­ra cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca, so­bre lo que Nu­ria Rodríguez ase­gu­ró que hay más pre­sen­cia fe­me­ni­na tan­to en la ges­tión cul­tu­ral co­mo en el ám­bi­to crea­ti­vo, pe­ro aún que­da mu­cho por ha­cer. «Una co­sa es que ha­ya más pre­sen­cia de mu­je­res en es­tos ám­bi­tos y otra co­sa es la vi­si­bi­li­dad que ten­gan sus tra­ba­jos, don­de si­gue ha­bien

do di­fe­ren­cias con los hom­bres» , ma­ti­zó es­ta ex­per­ta, quien se re­fi­rió a un estudio pa­tro­ci­na­do por BBVA que ana­li­za la pre­sen­cia fe­me­ni­na en el mun­do cul­tu­ral du­ran­te los años 2010-2016 y re­cor­dó que los resultados re­fle­ja­ron tan so­lo un 30% de pro­ta­go­nis­mo de la mu­jer en es­te cam­po. «Se ha ob­ser­va­do que si­gue ha­bien­do des­equi­li­brio y que hay po­ca ho­mo­ge­nei­dad, pe­ro aun­que la pre­sen­cia fe­me­ni­na ha ido me­jo­ran­do con los años, hay que se­guir tra­ba­jan­do su vi­si­bi­li­dad».

Cuan­do Ma­ría Vic­to­ria Aten­cia co­men­zó ha­ce dé­ca­das a es­cri­bir poe­mas no lo tu­vo fá­cil, pues­to que se in­tro­du­jo de lleno en un mun­do muy mas­cu­li­ni­za­do. Re­vis­tas co­mo «Ca­ra­co­la» o «Li­to­ral» le ayu­da­ron a desa­rro­llar­se en un gru­po li­te­ra­rio, ade­más de la pre­sen­cia de su ma- ri­do, el tam­bién poeta Ra­fael León. «He es­cri­to más de 20 li­bros y me sor­pren­de el empuje que si­gue te­nien­do mi obra». «La poe­sía se ha­ce en so­le­dad, guia­da úni­ca­men­te por au­to­res que mar­can tu ca­mino y con la per­so­na al la­do que le va­ya bien a tu es­ta­do de áni­mo pa­ra po­der crear. Me sien­to fe­liz con que mis poe­mas sir­van a los lec­to­res, que les ayu­den en al­gún mo­men­to de sus vi­das», se­ña­la­ba es­ta emi­nen­cia li­te­ra­ria que ha te­ni­do una fruc­tí­fe­ra vi­da pro­fe­sio­nal. Aho­ra to­do ha cam­bia­do y quien quie­ra es­cri­bir tiene to­dos los me­dios a su al­can­ce. «Yo he vis­to có­mo se crea­ba ese ca­mino, pe­ro an­tes es­ta ciu­dad no te­nía na­da de eso. Cuan­do lle­gó la uni­ver­si­dad to­do fue mu­cho más fá­cil, pe­ro an­tes de ella de­cir que eras poeta era co­mo de­cir que es­ta­bas ma

ja­re­ta» . En la actualidad, ase­gu­ra Aten­cia, es más fá­cil com­pren­der y asi­mi­lar un poe­ma de Eliot, mien­tras que an­tes po­cos lo con­se­guían.

No obs­tan­te, abrir­se ca­mino en el ar­te y la cul­tu­ra si­gue sin ser tan fá­cil co­mo ca­bía es­pe­rar, co­mo bien lo sa­be la jo­ven Ma­ri­na Aran­da, que ha vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na los obs­tácu­los que ofre­cen las ciu­da­des ac­tua­les pa­ra mon­tar un ta­blao fla­men­co. «En Ma­drid o en Bar­ce­lo­na es más sen­ci­llo y aquí han ve­ni­do em­pre­sa­rios que ya te­nían uno allí y se han te­ni­do que vol­ver por­que hay mu­chas pe­gas con el te­ma de las nor­ma­ti­vas ur­ba­nas so­bre rui­dos en

el cen­tro». No obs­tan­te, ase­gu­ra, se ha pro­du­ci­do un cam­bio im­por­tan­te en la ima­gen de la mu­jer

fla­men­ca. «An­tes se nos veía co­mo pros­ti­tu­tas y aho­ra eso es­tá cam­bian­do, aun­que hay con­tex­tos en los que el hom­bre si­gue lle­van­do la voz can­tan­te en el fla­men­co, con lo que te­ne­mos que se­guir lu­chan­do por bo­rrar esa ima­gen». Tam­bién re­co­no­ce que con­cre­ta­men­te en el bai­le fla­men­co hay dis­cri­mi­na­ción pa­ra el hom­bre, pues­to que sue­le ser una ac­ti­vi­dad pro­pia de mu­je­res.

Ella siem­pre ha in­ten­ta­do abrir­se ca­mino en el mun­do de la em­pre­sa par­tien­do del fla­men­co y la di­rec­ción y ges­tión de es­pa­cios des­ti­na­dos a es­te ar­te. «El fla­men­co y la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial no son in­com­pa­ti­bles, pues­to que no

so­lo con el bai­le se arre­gla to­do» , ma­ti­za. Ella de­tec­tó que en Má­la­ga ha­bía cier­ta ca­ren­cia de es­pa­cios de­di­ca­dos a es­te ar­te y se ha con­ver­ti­do en la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de uno de los es­pa­cios fla­men­cos de re­fe­ren­cia en Má­la­ga, El Soho, ubi­ca­do en plano Ba­rrio de las Ar­tes.

Sec­tor mas­cu­li­ni­za­do

Ana Gar­cía re­co­no­ce que ga­nar­se la vi­da con el ar­te es muy di­fí­cil y que la mu­jer ha con­se­gui­do ha­cer-

se un hue­co en unos sec­to­res, pe­ro en otros ha si­do más com­pli­ca­do. El de la hos­te­le­ría en el que ella se desen­vuel­ve aho­ra sue­le ser un mun­do mas­cu­li­ni­za­do, pues­to que pa­re­ce que tan­to la ges­tión co­mo la gas­tro­no­mía tie­nen nom­bre mas­cu

lino. «Sor­pren­de la evo­lu­ción que es­tá vi­vien­do la gas­tro­no­mía y que a las mu­je­res no nos ha­ya que­da­do otra que ha­cer tán­dem ma­tri­mo­nia­les o bus­car­nos so­cios». Ella va de la mano de su ma­ri­do en el ne­go­cio y ha to­ma­do las rien­das de de­ci­sio­nes im­por­tan­tes, co­mo la bús­que­da cons­tan­te de nue­vas ideas pa­ra la car­ta del res­tau­ran­te. «Mu­chas ve­ces mi tra­ba­jo con­sis­te en via­jar y co­no­cer co­sas nue­vas y lo sue­lo ha­cer so­la. Al prin­ci­pio eso cho­ca­ba a las per­so­nas de mi en­torno pe­ro ya es­tán acos­tum­bra­das», ex­pli­ca­ba.

Cuan­do em­pe­zó en el ne­go­cio, re­co­no­ce que no sa­bía ni po­ner un ca­fé y que con el tiem­po ha apren­di­do a ha­cer el me­jor del res­tau­ran­te. «Las ga­nas de apren­der es lo más im­por­tan­te en es­te sec­tor, en el que cues­ta en­con­trar gen­te im­pli­ca­da y pro­fe­sio­nal». Gar­cía con­si­de­ra que «crear es im­por­tan­te tam­bién en gas­tro­no­mía y más en Má­la­ga, que se ha con­ver­ti­do en pun­ta de lan­za de las ten­den­cias na­cio­na­les y es vi­tal di­fe­ren­ciar­se y sa­ber crear tu pro­pia esen­cia».

Se­ñas de iden­ti­dad

Nu­ria Rodríguez coin­ci­de en que es fun­da­men­tal tra­ba­jar en al­go que te di­fe­ren­cie. «Hay que ha­cer un aná­li­sis pa­ra no de­jar atrás nues­tras se­ñas de iden­ti­dad, nues­tras raí­ces, có­mo es la Má­la­ga que que­re­mos, y pa­ra ello es fun­da­men­tal la crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción», ex­pli­ca es­ta ex­per­ta uni­ver­si­ta­ria. Pa­ra ella es fun­da­men­tal que esa ac­ti­tud se tra­ba­je en el ám­bi­to aca­dé­mi­co. «Te­ne­mos que pro­pi­ciar que los fu­tu­ros ex­per­tos cul­tu­ra­les y ar­tis­tas sean más crea­do­res, que uti­li­cen su ima­gi­na­ción. La in­no­va­ción no es in­ven­tar­se al­go nue­vo, sino usar lo que te­ne­mos de una for­ma dis­tin­ta».

Ha­ce años Ma­chú Ha­rras ya te­nía cla­ro que ésa era la cla­ve. Ella tu­vo que es­pe­rar has­ta los años 80, cuan­do se lan­zó al mun­do de la es­cul­tu­ra en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo AR­CO y des­de en­ton­ces ha crea­do de­ce­nas de es­ta­tuas y ele­men­tos ur­ba­nos que de­co­ran las ca­lles de Má­la­ga, aun­que si­gue guar­dan­do gran­des pro­yec­tos

en su ca­jón a la es­pe­ra de que lle­gue el mo­men­to de sa­car­los. Ella tiene cla­ro que «la in­no­va­ción» es la cla­ve pa­ra abrir­se ca­mino en el ar­te. «He­mos so­bre­vi­vi­do por­que he­mos si­do lu­cha­do­ras e in­no­va­do­ras, siem­pre por de­lan­te de nues­tro tiem­po y es­tan­do muy so­las en

ese ca­mino». «Siem­pre he tra­ba­ja­do con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y en los años 80 eso so­na­ba a chino en Má­la­ga», sub­ra­ya. «Es pre­ci­sa­men­te lo que ci­ta­ba Nu­ria, in­no­var es dar­le nue­va vi­da a las co­sas y yo siem­pre he apos­ta­do por la re­uti­li­za­ción», con­cep­to ar­tís­ti­co que pa­ra Nu­ria Rodríguez tiene un gran com­po­nen­te ar­tís­ti­co, ade­más de ser un pro­ce­so de trans­for­ma­ción so­cial.

So­bre las se­ñas de iden­ti­dad, Ma­ri­na Aran­da con­si­de­ra que el pú­bli­co con­su­mi­dor de fla­men­co bus­ca la au­ten­ti­ci­dad, las raí­ces de es­te ar­te, por lo que es fun­da­men­tal «ofre­cer un tra­ba­jo de ca­li­dad que man­ten­ga su esen­cia ori­gi­nal».

Ciu­dad cos­mo­po­li­ta

Má­la­ga, coin­ci­dían to­das las po­nen­tes, siem­pre ha te­ni­do cier­to ai­re cos­mo­po­li­ta que aho­ra se per­ci­be mu­cho más, pe­ro eso no de­be afec­tar al ca­rác­ter pro­pio de la ciu­dad. «Exis­te el pe­li­gro de que se pier­da

Hay más pre­sen­cia fe­me­ni­na tan­to en la ges­tión cul­tu­ral co­mo en el ám­bi­to crea­ti­vo, pe­ro aún que­da mu­cho por ha­cer «Sor­pren­de la evo­lu­ción que es­tá vi­vien­do la gas­tro­no­mía y que a las mu­je­res no nos ha­ya que­da­do otra que ha­cer tán­dem ma­tri­mo­nia­les o bus­car­nos so­cios» Ana Gar­cía

nues­tra seña, por lo que es fun­da­men­tal po­ner­nos en ma­nos de bue­nos ges­to­res cul­tu­ra­les que se­pan res­pe­tar­la y que creen un buen pro­yec­to de ciu­dad. De na­da sir­ve ha­cer una ciu­dad pa­ra los de fue­ra si los de aquí no la sien­ten co­mo su­ya», re­cal­có la ex­per­ta.

Lo mis­mo ocu­rre con evo­lu­ción que ha vi­vi­do el mun­do de la cul­tu­ra y el ar­te gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, que las han acer­ca­do al gran pú­bli­co, a ries­go de per­der su esen­cia. «Yo pien­so que es otro for­ma­to, pe­ro no por ello es peor», es­ti­ma­ba Ana Gar­cía en es­te en­cuen­tro, mien­tras que pa­ra Ma­ría Vic­to­ria Aten­cia na­da co­mo pa­sar las ho­jas de un li­bro de pa­pel.

Sa­ber ven­der

Las par­ti­ci­pan­tes de es­ta me­sa, por úl­ti­mo, ha­bla­ron de la im­por­tan­cia de sa­ber ven­der bien en el ar­te y

la cul­tu­ra. «Mi hi­ja me de­cía que có­mo iba a ven­der lo que re­ga­la­ba, y en­ton­ces crea­mos Ide­cua pa­ra aglu­ti­nar mis tra­ba­jos, crea­mos un fo­lle­to, y cam­bió la ima­gen de mis es­cul­tu­ras, al­go im­por­tan­te a la ho­ra de que se fi­jen en ti. Pi­cas­so era Pi­cas­so por­que lo ha­cía bien y por­que lo ven­día bien», con­clu­yó Ma­chú Ha­rras.

Las par­ti­ci­pan­tes, en un mo­men­to de la jor­na­da

De iz­quier­da a de­re­cha: Nu­ria Rodríguez, Ma­chú Ha­rras, Ma­ría Vic­to­ria Aten­cia, Ana Gar­cía y Ma­ri­na Aran­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.