Mu­je­res com­pro­me­ti­das. Ha­cia una so­cie­dad más so­li­da­ria

Cá­diz fue la ciu­dad ele­gi­da pa­ra pro­ta­go­ni­zar es­te en­cuen­tro don­de la ge­ne­ro­si­dad, el al­truis­mo y el es­fuer­zo por trans­mi­tir co­no­ci­mien­to fue­ron los pro­ta­go­nis­tas del de­ba­te. La prin­ci­pal con­clu­sión de las par­ti­ci­pan­tes: no se pue­de de­te­ner el ni­vel de co

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - ISABEL AGUI­LAR SE­VI­LLA

Ha­blar de com­pro­mi­so en los tiem­pos que co­rren no es so­lo ha­blar de la ge­ne­ro­si­dad in­di­vi­dual de ca­da per­so­na ha­cia sus se­me­jan­tes, o del cru­cial pa­pel que desem­pe­ñan las ins­ti­tu­cio­nes be­né­fi­cas. Tam­bién la es­fe­ra de lo pri­va­do, con las em­pre­sas co­mo aban­de­ra­das del mo­vi­mien­to, es­tán cam­bian­do el mun­do en el que vi­vi­mos, en el que se es­tá im­plan­tan­do el con­cep­to de re­ver­tir en la so­cie­dad una par­te del be­ne­fi­cio que ellas ob­tie­nen. Pa­ra ha­blar de es­te y otros mu­chos asun­tos vin­cu­la­dos con el desa­rro­llo so­cial el Ca­sino Ga­di­tano sir­vió de es­ce­na­rio de un desa­yuno muy pro­lí­fi­co. Las mu­je­res par­ti­ci­pan­tes, pro­ce­den­tes de muy di­ver­sos ám­bi­tos, ge­ne­ra­ron una red de con­tac­tos que se­gu­ro da­rá sus fru­tos, ade­más de arro­jar in­tere­san­tes con­clu­sio­nes so­bre es­ta ma­te­ria.

En­tre las in­te­gran­tes de la me­sa, dos de ellas pro­ce­dían del mun­do de la em­pre­sa, quie­nes apor­ta­ron una vi­sión de com­pro­mi­so con el en­torno más cer­cano y un pa­pel trans­for­ma­dor que va más allá de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va. En el ca­so de CLE­CE, que es­tu­vo re­pre­sen­ta­da por su je­fa de se­lec­ción en An­da­lu­cía, Ae­ro­por­tua­ria, Ex­tre­ma­du­ra, Ceu­ta y Me­li­lla, Ma­ría Do­lo­res Cruz, es­tán es­pe­cial­men­te vol­ca­dos con los co- lec­ti­vos des­fa­vo­re­ci­dos. «Siem­pre que te­ne­mos una va­can­te da­mos prio­ri­dad a can­di­da­tos de es­te per­fil por­que sa­be­mos que un em­pleo es el me­jor ca­mino pa­ra re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad», di­jo la di­rec­ti­va de es­ta em­pre­sa de ser­vi­cios que aca­ba de cum­plir 25 años. En­tre sus ac­cio­nes so­li­da­rias tam­bién se en­cuen­tran sus Pre­mios Com­pro­mi­so, con los que re­co­no­cen la la­bor de di­fe­ren­tes en­ti­da­des so­cia­les y or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro en te­mas re­la­cio­na­dos con la ayu­da a per­so­nas ma­yo­res y la in­te­gra­ción de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, mu­je­res que su­fren vio­len­cia de gé­ne­ro y per­so­nas en ries­go de ex­clu­sión so­cial.

Si­mi­la­res preo­cu­pa­cio­nes tiene Co­ca-Cola Eu­ro­pean Part­ners, cu­ya je­fa de co­mu­ni­ca­ción y re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les en An­da­lu­cía, Bea­triz Co­des, pre­sen­tó al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas so­cia­les que lle­van a ca­bo. «Uno de ellas es la Gi­ra Mu

je­res, que lu­cha por el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino y que aca­ba de arran­car la se­gun­da edi­ción, con la que lle­ga­re­mos a otras 4.000 mu­je­res», ex­pli­ca­ba Co­des, quien de­ta­lló que en la pri­me­ra el 75% de las be­ne­fi­cia­das fue­ron an­da­lu­zas. «Las em­pre­sas te­ne­mos ca­da vez más con­cien­cia­ción con la reali­dad so­cial, y en Co­ca-Cola sa­be­mos que no po­de­mos de­di­car­nos so­lo a fa­bri­car re­fres­cos. Con el pro­gra­ma de Gi­ra Mu­je­res les da­mos he­rra­mien- tas a des­em­plea­das pa­ra que pue­dan em­pren­der y te­ner un tra­ba­jo, al­go fun­da­men­tal». En­ti­da­des be­né­fi­cas La mi­tad de las in­te­gran­tes en la me­sa pro­ce­dían de en­ti­da­des so­cia­les y be­né­fi­cas, co­mo Con­cha Gar­cía, presidenta de Cruz Ro­ja Es­pa­ño­la en Cá­diz, quien ase­gu­ró que so­lo el año pa­sa­do aten­die­ron a 125.000 per­so­nas en la pro­vin­cia. Des­de el Ban­co de Ali­men­tos de Cá­diz, re­pre­sen­ta­do por su presidenta, Sa­lud Gon­zá­lez, lu­chan con­tra el ham­bre y el des­pil­fa­rro, es­te úl­ti­mo un con­cep­to tris­te­men­te ins­ta­la­do en la so­cie­dad ac­tual. «He­mos desa­rro­lla­do una gran es­truc­tu­ra lo­gís­ti­ca, por­que a ve­ces nos lla­man de su­per­mer­ca­dos por­que tie­nen ali­men­tos pe­re­ce­de­ros a pun­to de ca­du­car y de­be­mos dis­tri­buir­los a tiem­po pa­ra que lle­guen a las per­so­nas ne­ce­si­ta­das», in­di­ca Sa­lud Gon­zá­lez, quien re­co­no­ce que el pi­lar de la ins­ti­tu­ción son los vo­lun­ta­rios. Tam­bién es fun­da­men­tal la si­ner­gia y la co­la­bo­ra­ción con otras en­ti­da­des pa­ra que to­do fun­cio­ne ade­cua­da­men­te. En el ca­so del Ban­co de Ali­men­tos, tie­nen con­ve­nios con unos 200 or­ga­nis­mos be­né­fi­cos y atien­den al año a unas 45.000 per­so­nas. Des­de ha­ce po­co

«Lo im­por­tan­te es que las em­pre­sas se en­gan­chen a ayu­dar por­que su co­la­bo­ra­ción es fun­da­men­tal» Con­cha Gar­cía Es más lo que uno se lle­va cuan­do ayu­da a los de­más que lo que da

tiem­po, ade­más de ali­men­tos tie­nen un pro­gra­ma de in­ser­ción la­bo­ral crea­do pa­ra ayu­dar a las per­so­nas be­ne­fi­cia­rias.

Tam­bién de­di­ca­do a las aten­cio­nes bá­si­cas es­tá la Fun­da­ción Vir­gen de Val­va­nuz, que es­tu­vo re­pre­sen­ta­da por Ma­ría Do­lo­res Mo­reno. Se tra­ta de una ins­ti­tu­ción al­truis­ta na­ci­da en 1982 de la mano de un ma­tri­mo­nio de Can­ta­bria que emi­gró al sur. Atien­den a fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das a tra­vés de su co­me­dor, su ser­vi­cio de ro­pe­ría o el pa­go de fac­tu­ras. Tie­nen se­de en Se­vi­lla, Má­la­ga y Cá­diz y cuen­tan con un cen­tro de aco­gi­da de me­no­res en Pa­ra­guay. «Ca­si la to­ta­li­dad de nues­tro equi­po son vo­lun­ta­rios, aun­que a ve­ces hay es­ca­sez de ellos», in­di­ca­ba en su in­ter­ven­ción Ma­ría Do­lo­res Mo­reno.

La úl­ti­ma in­te­gran­te de es­te en­cuen­tro, Ade­lai­da Bor­dés, ha­bló de la im­por­tan­cia que tiene ali­men­tar no so­lo el es­tó­ma­go de la so­cie­dad, sino su es­pí­ri­tu y su co­no­ci­mien­to, co­mo ha­ce la Real Aca­de­mia de San Ro­mual­do de las Cien­cias, Le­tras y Ar­tes de San Fer­nan­do. Es­ta ins­ti­tu­ción tiene un com­pro­mi­so con la so­cie­dad co­mo trans­mi­so­ra de co­no­ci­mien­to a tra­vés de las char­las que or­ga­ni­za a lo lar­go del año, en las que de for­ma gra­tui­ta lle­va a es­ta lo­ca­li­dad ga­di­ta­na a per­so­na­jes de to­das las es­fe­ras pa­ra que ilus­tren al pú­bli­co. Sue­len ser to­do un éxi­to de asis­ten­cia. «La Aca­de­mia es­tá muy pre­sen­te en San Fer­nan­do. Co­la­bo­ra­mos con co­le­gios, ins­ti­tu­tos, aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos y de­más ins­ti­tu­cio­nes apor­tan­do nues­tro grano de are­na cul­tu­ral», ma­ni­fes­tó Ade­lai­da Bor­dés, que tam­bién es una re­co­no­ci­da es­cri­to­ra. Más com­pro­me­ti­dos So­bre si se es­tá pro­du­cien­do un cam­bio en la men­ta­li­dad de to­dos y hay ma­yor con­cien­cia de la im­por­tan­cia de ayu­dar a los de­más, to­das las par­ti­ci­pan­tes del en­cuen­tro coin­ci­die­ron en que sí. Bea­triz Co­des ase­gu­ró que Co­ca-Cola Eu­ro­pean Part­ners es «ca­da vez más sos­te­ni­ble y se preo­cu­pa por apor­tar a la so­cie­dad, aun­que es cier­to que pue­de pa­re­cer in­su­fi­cien­te y siem­pre hay que se­guir avan­zan­do. Es­ta­mos en el buen ca­mino», apun­tó. «En los años de cri­sis pa­re­ce que ha ha­bi­do un po­co de ma­la con­cien­cia y se ha no­ta­do ma­yor apo­yo pe­ro nos preo­cu­pa que ese com­pro­mi­so se di­lu­ya a par­tir de aho­ra» , sen­ten­ció Con­cha Gar­cía, de Cruz Ro­ja. «Lo im­por­tan­te es que las em­pre­sas se en­gan­chen a ayu­dar por­que su co­la­bo­ra­ción es fun­da­men­tal», ma­ni­fes­ta­ba Con­cha Gar­cía, quien re­co­no­cía que en Cá­diz hay mu­chas com­pa­ñías com­pro­me­ti­das. «Con su co­la­bo­ra­ción lo­gra­mos re­in­ser­tar la­bo­ral­men­te a mu­chas per­so­nas, con­se­gui­mos que un chi­co de 30 años que so­lo ha tra­ba­ja­do en la cons­truc­ción pue­da ser un mag­ní­fi­co em­plea­do de Ikea, por men­cio­nar un ejem­plo».

«Es­tas per­so­nas a las que ayu­da­mos a en­con­trar em­pleo sue­len te­ner un gran com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo nos ocu­rre con la pro­gra­ma­ción de Na­vi­dad que pa­tro­ci­na­mos en Se­vi­lla y de cu­yo mon­ta­je se en­car­gan chi­cos des­em­plea­dos», aña­día Bea­triz Co­des. Co­la­bo­ra­ción La co­la­bo­ra­ción en­tre en­ti­da­des re­sul­tad fun­da­men­tal pa­ra ser lo más efi­ca­ces po­si­bles. Así lo re­co­no­cía Con­cha Gar­cía. «A Cruz Ro­ja la co­no­ce to­do el mun­do y a ve­ces nos lla­man pa­ra dar­nos co­mi­da por ejem­plo y no­so­tros avi­sa­mos al Ban­co de Ali­men­tos, por­que es com­pe­ten­cia de ellos». Al fi­nal, el tra­ba­jo que ca­da en­ti­dad ha­ce re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra que la

ca­de­na fun­cio­ne. «Si con­se­gui­mos una entrevista de tra­ba­jo pa­ra al­gu­na per­so­na en ries­go de ex­clu­sión es im­por­tan­te que va­ya con ro­pa lim­pia y asea­da, un ser­vi­cio que pres­tan en es­pa­cios co­mo la Fun­da­ción Vir­gen de Val­va­nuz», co­men­ta­ba Gar­cía. «Des­de las gran­des em­pre­sas a ve­ces es di­fí­cil aten­der to­das las pe­ti­cio­nes que re­ci­bi­mos, y en otras oca­sio­nes que­re­mos co­la­bo­rar pe­ro si no co­no­ce­mos a las pe­que­ñas en­ti­da­des es com­pli­ca­do», di­jo Bea­triz Co­des. Co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na El pa­pel de ca­da in­di­vi­duo es fun­da­men­tal cuan­do se ha­bla de desarro- llo so­cial y so­li­da­ri­dad, otro de los te­mas abor­da­dos en es­te en­cuen­tro. «En la pro­vin­cia de Cá­diz te­ne­mos 19.000 so­cios, nú­me­ro que no ha pa­ra­do de cre­cer du­ran­te la cri­sis, al igual que sus apor­ta­cio­nes», de­cía la res­pon­sa­ble ga­di­ta­na de Cruz Ro­ja. En es­ta ins­ti­tu­ción cuen­tan con per­so­nas a las que lla­man de ma­dru­ga­da cuan­do apa­re­ce una pa­te­ra en la cos­ta pa­ra aten­der a

los in­mi­gran­tes, un ejem­plo de las mu­chas ta­reas que desem­pe­ñan.

«Cuan­do yo lle­gué al Ban­co de Ali­men­tos ha­ce diez años eran to­dos se­ño­res ma­yo­res y aho­ra hay mu­chas mu­je­res vo­lun­ta­rias», aña­dió Sa­lud Gon­zá­lez. Lo cier­to es que pa­re­ce que al­go es­tá cam­bian­do, no so­lo con las per­so­nas que ayu­dan a al­gu­nas de es­tas aso­cia­cio­nes y en­ti­da­des be­né­fi­cas, tam­bién en el en­torno em­pre­sa­rial. «Aho­ra hay mu­cha más sen­si­bi­li­za­ción y cuan­do con­tra­ta­mos a una per­so­na des­fa­vo­re­ci­da los com­pa­ñe­ros y los man­dos in­ter­me­dios tie­nen una ac­ti­tud muy bue­na ha­cia ellos, al­go que he­mos con­se­gui­do con tra­ba­jo y con­cien­cia­ción», apor­ta­ba Ma­ría Do­lo­res Cruz.

Aho­ra bien, la educación so­cial de­be em­pe­zar en los co­le­gios y en la pro­pia fa­mi­lia, pa­ra que los ni­ños des­de pe­que­ños en­tien­dan la im­por­tan­cia que tiene aten­der a los de­más y sa­ber po­ner­se en su lu­gar. «So­mos pro­duc­to de nues­tra educación»,

ase­ve­ró Sa­lud Gon­zá­lez. «Si los ni­ños ven que los pa­dres tie­nen esa sen­si­bi­li­dad, ellos no pon­drán

el freno nun­ca cuan­do se tra­te de ayu­dar a los más des­fa­vo­re­ci­dos» , re­mar­ca­ba Ma­ría Do­lo­res Mo­reno. «A ve­ces son los pro­pios ni­ños los que nos traen los ali­men­tos o el ma­te­rial que sus co­le­gios han re­co­lec­ta­do pa­ra no­so­tros y eso es muy im­por­tan­te por­que van con ilu­sión y se sen­si­bi­li­zan con el te­ma». Re­com­pen­sa To­das las mu­je­res com­pro­me­ti­das que par­ti­ci­pa­ron en es­ta me­sa coin­ci­die­ron en que es más lo que uno se lle­va cuan­do ayu­da a los de­más que lo que da. «Las per­so­nas que vie­nen al co­me­dor a ayu­dar a ve­ces vi­ven ex­pe­rien­cias du­ras e in­clu­so a ve­ces pue­den sen­tir­se he­ri­das por al­gún he­cho des­agra­da­ble, pe­ro se van con la sen­sa­ción de ha­ber he­cho al­go gran­de por los de­más», re­co­no­cía Ma­ría Do­lo­res Mo­reno.

«Ca­da per­so­na que nos ayu­da lo ha­ce en la me­di­da que pue­de, co­mo si so­lo tiene una ho­ra a la semana y acu­de a cam­biar la bom­bi­lla fun­di­da a al­gún miem­bro de nues­tro pro­gra­ma de ma­yo­res, eso pue­de ser su­fi­cien­te», ex­pli­ca­ba Con­cha Gar­cía. La res­pon­sa­ble de Cruz Ro­ja Es­pa­ño­la en Cá­diz ce­rró la me­sa de­jan­do una cues­tión in­quie­tan­te en el ai­re. «Las per­so­nas a las que aten­de­mos ya no son ex­clu­si­va­men­te des­em­plea­das, aho­ra tam­bién exis­te la fi­gu­ra del tra­ba­ja­dor pre­ca­rio que no lle­ga a fin de mes, al­go que no ocu­rría ha­ce una dé­ca­da, cuan­do quien te­nía un tra­ba­jo po­día vi­vir dig­na­men­te».

Las asis­ten­tes du­ran­te la me­sa re­don­da que tu­vo lu­gar en el Ca­sino Ga­di­tano

De iz­quier­da a de­re­cha: Bea­triz Co­des, Con­cha Gar­cía, Ma­ría Do­lo­res Cruz, Sa­lud Gon­zá­lez, Ade­lai­da Bor­dés y Ma­ría Do­lo­res Mo­reno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.