Es­ca­pa­da de ci­ne en Al­me­ría

Los pai­sa­jes de Al­me­ría han brin­da­do al ci­ne unos es­ce­na­rios inigua­la­bles. La na­tu­ra­le­za sal­va­je de es­ta pro­vin­cia cau­ti­va a la gran pan­ta­lla del mis­mo mo­do que al es­pec­ta­dor

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - Ja­vier Ló­pez

Hay via­je­ros que se mue­ven por ins­tin­to, via­je­ros que, en Pa­rís, bus­can el ban­do­neón en lu­gar de la to­rre Eif­fel por­que sa­ben que hay más Fran­cia en el arra­bal que en los Cam­pos Elí­seos, en la ab­sen­ta que en el cham­pán. Pa­ra es­tos via­je­ros es­tá he­cha Al­me­ría, la

quin­tae­sen­cia del ci­ne, que es un ar­te que tam­bién se mue­ve por la co­ra­zo­na­da. La que tu­vo Ser­gio Leo­ne cuan­do des­cu­brió en es­ta tie­rra la at­mós­fe­ra abier­ta que re­que­ría su gé­ne­ro. Pa­ra el re­sur­gir del wes­tern ha­cía fal­ta un hom­bre que cre­ye­ra en la re­su­rrec­ción y una tie­rra que apor­ta­ra un ho­ri­zon­te.

Al­me­ría es a Ser­gio Leo­ne lo que Nue­va York a Woody Allen: más que un es­ce­na­rio, un ar­gu­men­to. Y no só­lo pa­ra el di­rec­tor ita­liano. El ro­da­je de más de me­dio mi­llar de pe­lí­cu­las des­de los se­sen­ta acre­di­ta que es­ta pro­vin­cia an­da­lu­za es, no una su-

cur­sal de Holly­wood, sino su pro­lon­ga­ción en Eu­ro­pa. Lo que cons­ti­tu­ye una bue­na ra­zón pa­ra vi­si­tar una pro­vin­cia que, al mar­gen del ci­ne, con­tie­ne mon­ta­ña, cos­ta, be­lle­za y so­sie­go. Y, con el ci­ne, to­do lo an­te­rior más un ru­mor de fo­ga­ta y ca­fé frío, de ama­ne­ce­res con poncho, de ta­ba­co mas­ca­do, de pa­so que­do, de Clint East­wood.

Al­me­ría es ci­ne sin pa­lo­mi­tas, sin bu­ta­ca ocu­pa­da, sin sép­ti­ma fi­la. Es ci­ne en pri­me­ra per­so­na por­que tras ca­da via­je­ro ci­né­fi­lo se es­con­de un pro­ta­go­nis­ta, un hé­roe que bus­ca sal­var al pue­blo, no tan­to pa­ra que le nom­bren co­mi­sa­rio co­mo pa­ra re­di­mir­se, lo que con­vier­te en ini­ciá­ti­co el via­je a una pro­vin­cia ja­lo­na­da de lu­ga­res que for­man par­te de nues­tra me­mo­ria sin ha­ber­los vi­si­ta­do por­que el ci­ne tie­ne la vir­tud de con­ver­tir en pro­pios vi­das y pai­sa­jes aje­nos.

Pai­sa­jes co­mo los de las pe­lí­cu­las en­mar­ca­das en la Tri­lo­gía del dó­lar ( Por un pu­ña­do de dó­la­res, La muer­te te­nía un pre-

La Al­ca­za­ba de Al­me­ría es uno de los es­ce­na­rios más ci­ne­ma­to­grá­fi­cos En ella se han gra­ba­do es­ce­nas de ‘In­dia­na Jo­nes y la úl­ti­ma cru­za­da’

cio y El bueno, el feo y el ma­lo), cu­yo eje es el de­sier­to de Ta­ber­nas, don­de es­tá ubi­ca­do un ar­que­tí­pi­co, y mag­ní­fi­co, po­bla­do del Oes­te. La ru­ta abar­ca, en­tre otros en­cla­ves, Ní­jar, Ca­bo de Ga­ta, La Ca­laho­rra, el pla­ya­zo del Rol­dal­qui­lar y el Cor­ti­jo del

Frai­le. El via­je­ro des­cu­bre en es­tos pa­ra­jes, ates­ta­dos de cie­lo, la ra­zón por la que los diá­lo­gos es­ca­sean en la tri­lo­gía: an­te la inmensidad es me­jor ca­llar.

Los es­ce­na­rios na­tu­ra­les de Al­me­ría, con­ver­ti­dos en un es­pec­ta­cu­lar es­tu­dio al ai­re li­bre, tam­bién han arropado gran­des pro­duc­cio­nes de ci­ne re­li­gio­so, co­mo Rey de Re­yes, e his­tó­ri­co, co­mo El Cid, Law­ren­ce

de Ara­bia o Cleo­pa­tra, en la épo­ca do­ra­da. Y, en los ochen­ta, la edad del bron­ce, fue­ron fil­ma­das jo­yas co­mo Pat­ton, Co­nan, el

bárbaro, Mad Max y la ter­ce­ra en­tre­ga de la sa­ga de In­dia­na Jo­nes. La ra­zón hay que bus­car­la en sus inigua­la­bles ex­te­rio­res.

En apa­rien­cia, que Ste­ven Spiel­berg se que­de pren­da­do de los ex­te­rio­res de Al­me-

ría es co­mo si Eins­tein le di­je­ra a un fí­si­co de ins­ti­tu­to que le gus­ta­ría co­la­bo­rar con él. Pe­ro es jus­to lo con­tra­rio. En es­te ca­so, el pai­sa­je pre­va­le­ce, y mu­cho, so­bre el di­rec­tor. Y so­bre cual­quie­ra que lo tran­si­te. Co­mo Spiel­berg, o co­mo Sid­ney Lu­met, el via­je­ro que­da ma­ra­vi­lla­do cuan­do re­co­rre las ru­tas que la na­tu­ra­le­za al­me­rien­se ha pres­ta­do, y pres­ta, al ci­ne. El ta­len­to in­ter­pre­ta­ti­vo de su na­tu­ra­le­za es inigua­la­ble. El desa­so­se­gan­te si­len­cio de la

era de Los Al­ba­ri­co­ques, por ejem­plo, es aún ma­yor que el de Lee Van Cleef, al que es­tá aso­cia­da des­de ha­ce me­dio si­glo. De he­cho, la era es uno de los en­cla­ves que hay que vi­si­tar en es­ta pe­da­nía de Ní­jar. En ella se es­ce­ni­fi­có el due­lo fi­nal de La muer­te

te­nía un pre­cio. Y en ella, hoy, los vi­si­tan­tes tie­nen la opor­tu­ni­dad de pro­ta­go­ni­zar por sí mis­mos el desen­la­ce.

En es­ta pro­vin­cia cu­bier­ta de mar, el vi­si­tan­te ci­né­fi­lo no só­lo pre­fie­re el ru­mor de las ba­las al de las olas. Tam­bién el de las es­pa­das, por­que es­ta tie­rra for­ma par­te del elen­co pai­sa­jís­ti­co de Jue­go de Tro­nos. En reali­dad, des­cu­brir la hue­lla del ci­ne o de gran­des se­ries de te­le­vi­sión en Al­me­ría es sen­ci­llo: to­da ella es ci­ne. Y no só­lo del Oes­te. En la Al­ca­za­ba, uno de los mo­nu­men­tos de re­fe­ren­cia de la ca­pi­tal, se ro­da­ron es­ce­nas de In­dia­na Jo

nes y la úl­ti­ma cru­za­da. Y en la Ram­bla del Búho, de Ta­ber­nas, una de las gran­des ba­ta­llas de ese re­fe­ren­te del ci­ne bé­li­co que es Pat­ton.

Hay que vi­si­tar, asi­mis­mo, El Cho­rri­llo, un pa­ra­je re­cos­ta­do an­te la Sie­rra Al­ha­mi­lla, cu­ya es­té­ti­ca es­pe­cial le ha con­ver-

ti­do en es­ce­na­rio de pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, co­mo Jue­go de

Tro­nos, por su­pues­to, o co­mo As­sas­sin´s Creed. Pre­via­men­te, ha si­mu­la­do ser Ga­li­lea, Mé­ji­co o Af­ga­nis­tán. A mu­chos di­rec­to­res les ha im­pac­ta­do la in­fluen­cia del hom­bre en la geo­gra­fía de El Cho­rri­llo, ya que, an­tes de que el ci­ne se in­tere­sa­ra por él, en es­te en­cla­ve de­sér­ti­co se cons­tru­yó una es­ta­ción de fe­rro­ca­rril, des­de don­de se tras­la­da­ba el mi­ne­ral de hie­rro has­ta Al­me­ría.

El tu­ris­ta ci­né­fi­lo tie­ne que aden­trar­se, por su­pues­to, en Ta­ber­nas, es­ce­na­rio de cen­te­na­res de pe­lí­cu­las, don­de es­tá ubi­ca­do Fort

Bra­vo. Y en la Al­ca­za­ba, don­de, ade­más de la pe­lí­cu­la de Spiel­berg, se rodó tam­bién un fil­me de 007, en con­cre­to Nun­ca di­gas nun­ca ja

más, pro­ta­go­ni­za­do por Sean Con­nery, el más em­ble­má­ti­co de los agen­tes se­cre­tos de su ma­jes­tad. Y en Ca­bo de Ga­ta, el mag­ní­fi­co par­que na­tu­ral que en­mar­ca la sex­ta tem­po­ra­da de Jue­go de Tro­nos.

Hay dos ma­ne­ras de tran­si­tar Al­me­ría en bus­ca del ci­ne: co­mo el pro­ta­go­nis­ta de Raí­ces pro­fun­das, es de­cir, sin un rum­bo pre­de­ter­mi­na­do, o so­bre se­gu­ro. Pa­ra quie­nes op­ten por la se­gun­da op­ción, que es tan bue­na co­mo la pri­me­ra, la Dipu­tación desa­rro­lla las ru­tas por el par­que na­tu­ral Ca­bo de Ga­ta-Ní­jar. Es­ta ini­cia­ti­va, en­fo­ca­da al fo­men­to del co­no­ci­mien­to y el desa­rro­llo de la his­to­ria y la cultura au­dio­vi­sual al­me­rien­se, per­mi­te al vi­si­tan­te co­no­cer, no só­lo lu­ga­res, sino tam­bién anéc­do­tas de al­gu­nas de las pe­lí­cu­las y se­ries ro­da­das allí. En­tre ellas, Po­nien­te, El pá­ja­ro de la fe­li­ci­dad, La mi­tad de Óscar, Vis a vis, Los gue­rre­ros del sol, La muer­te te­nía un pre­cio, Pun­to de mi­ra, Las aven­tu­ras del ba­rón Mun­chau­sen, El bueno, el feo

y el ma­lo, Los hom­bres de Pa­co y la ter­ce­ra par­te de In­dia­na Jo­nes. El via­je­ro tie­ne la opor­tu­ni­dad de ele­gir la ru­ta que más le con­ven­ga. Una de ellas se desa­rro­lla en el de­sier­to de Ta­ber­nas por sen­de­ros que atra­vie­san las ram­blas del Cau­ti­vo, Vi­cia­na y Ge­na­ro, don­de fi­gu­ran en­cla­ves co­mo el oa­sis de la pe­lí­cu­la Law­ren­ce de Ara­bia. Des­pués de la co­mi­da, los guían lle­van a los vi­si­tan­tes has­ta el cas­ti­llo de Ta­ber­nas, des­de don­de se di­vi­san pa­ra­jes de ci­ne, co­mo la Tor­tu­ga, el llano del Búho y el ce­rro Cas­ti­lle­jo.

En fun­ción del gé­ne­ro, el ser­vi­cio pro­vin­cial de tu­ris­mo im­pul­sa tres ru­tas: wes­tern, aven­tu­ras y bé­li­co. Y las jus­ti­fi­ca: los ro­da­jes de las dé­ca­das de los 60 y los 70 su­pu­sie­ron la elec­ción de­fi­ni­ti­va de la pro­vin­cia de Al­me­ría co­mo pla­tó de ci­ne pa­ra la in­dus­tria holly­woo­dien­se. Sus pai­sa­jes de­sér­ti­cos y la gran can­ti­dad de ho­ras de luz al día con­vir­tie­ron a sus lo­ca­li­za­cio­nes en lu­ga­res idó­neos pa­ra ro­dar pe­lí­cu­las am­bien­ta­das en el an­ti­guo oes­te nor­te­ame­ri­cano.

Res­pec­to a la ru­ta del ci­ne de aven­tu­ras, la ad­mi­nis­tra­ción pro­vin­cial des­ta­ca que las lo­ca­li­za­cio­nes de va­rias de las más gran­des pe­lí­cu­las de es­te gé­ne­ro son pa­ra­jes al­me­rien­ses, que se trans­mu­tan en la gran pan­ta­lla en pai­sa­jes uni­ver­sa­les gra­cias a la fuer­za com­bi­na­da del ci­ne y de la be­lle­za de es­tos en­cla­ves. En cuan­to a la ru­ta épi­ca, la pro­vin­cia de Al­me­ría es la con­se­cuen­cia de di­ver­sas ci­vi­li­za­cio­nes que de­ja­ron su im­pron­ta en ella, re­fle­ja­da en los mo­nu­men­tos y pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Es­to, uni­do a la se­me­jan­za de sus pai­sa­jes con zo­nas

co­mo Orien­te Me­dio, la con­vier­ten, se­gún ex­po­ne el ser­vi­cio pro­vin­cial de tu­ris­mo, en un per­fec­to pla­tó de ro­da­je pa­ra ci­ne bé­li­co y el bí­bli­co.

La Dipu­tación in­clu­ye en las ru­tas a la ciu­dad de Al­me­ría, don­de que­da pa­ten­te el pa­so de las ci­vi­li­za­cio­nes en sus gran­des mo­nu­men­tos. Ade­más de co­bi­jar si­glos, Al­me­ría su­ma ele­men­tos pro­pios de la ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial y mo­der­na, de ma­ne­ra que hoy es un nú­cleo ur­bano con una iden­ti­dad pro­pia que cap­ta el ci­ne. Y, en con­se­cuen­cia, tam­bién el tu­ris­ta ci­né­fi­lo.

Vis­ta aé­rea de Ta­ber­nas, en el de­sier­to de Al­me­ría

El de­sier­to de Ta­ber­nas, es­ce­na­rio inigua­la­ble con los de­ta­lles perfectos pa­ra am­bien­tar las pe­lí­cu­las del Oes­te

EFE

De­co­ra­dos cons­trui­dos en Sie­rra Al­ha­mi­lla pa­ra el ro­da­je de Jue­go de Tro­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.