Man­te­ca­dos y pol­vo­ro­nes de Estepa

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - Fran Moreno

Estepa

En pleno cen­tro de An­da­lu­cía se en­cuen­tra es­te mu­ni­ci­pio de do­ce mil ha­bi­tan­tes. En 1956, fue de­cla­ra­do con­jun­to his­tó­ri­co ar­tís­ti­co gra­cias a un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral digno de gran in­te­rés tu­rís­ti­co co­mo su Fe­ria o La Se­ma­na San­ta. Cuen­ta con una de las gas­tro­no­mías más ri­cas de la co­mu­ni­dad y sus tie­rras re­ga­lan ma­ra­vi­llas cu­li­na­rias co­mo el Acei­te de Oli­va Vir­gen Ex­tra o sus man­te­ca­dos y pol­vo­ro­nes.

Un po­co de his­to­ria

Los man­te­ca­dos y pol­vo­ro­nes de Estepa apa­re­cen por pri­me­ra vez en las re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas del do­cu­men­to de ven­ta de fa­vor de un ban­que­ro ge­no­vés de la fa­mi­lia Cen­tu­rión en 1559. En di­cha ven­ta apa­re­ce co­mo tes­ti­go prin­ci­pal Tris­tán Gó­mez, apre­ciar­se ya la im­por­tan­cia de es­te sec­tor y de al­gu­nos pro­duc­tos co­mo la miel o mer­me­la­da.

Era tal la fama de lo dulce que se tie­ne cons­tan­cia en el si­go XVI de al­gu­nos pre­di­ca­do­res “en gé­ne­ro”. Estepa em­pe­za­ba a co­no­cer­se más allá de sus fron­te­ras y gra­cias a per­so­nas co­mo An­to­nio González Fuen­tes, co­no­ci­do co­mo el “maes­tro co­ches” y su de­di­ca­ción a la cons­truc­ción de ma­qui­na­ria, hi­cie­ron que es­ta pu­jan­te in­dus­tria a prin­ci­pios de si­glo, ya es­tu­vie­ra pre­sen­te en to­da An­da­lu­cía. En los an­ti­guos re­ce­ta­rios de re­pos­te­ría es­te­pe­ña se alu­día tam­bién a los al­júes, pre­cur­so­res de los ac­tua­les tu­rro­nes que fa­bri­ca­ban los ára­bes a ba­se de miel y al­men­dra. Du­ran­te La Re­pú­bli­ca, el nú­me­ro de fá­bri­cas au­men­tó e in­clu­so em­pe­za­ron a co­mer­cia­li­zar­se mar­cas de di­fe­ren­tes ca­li­da­des y pre­cios pa­ra lle­gar a to­dos los sec­to­res del mer­ca­do. Aun así, to­do lo ha­bla­do so­bre el ori­gen de los dul­ces de Estepa de­be ha­cer re­fe­ren­cia al Con­ven­to de San­ta Cla­ra fun­da­do en 1559 y don­de se vie­nen ela­bo­ran­do dul­ces des­de ha­ce ya más de 400 años. En la dé­ca­da de los 50, de­bi­do a la inmigración, los pro­duc­tos es­te­pe­ños se die­ron a co­no­cer en to­da Es­pa­ña obli­gan­do a los fa­bri­can­tes a con­gre­gar­se en aso­cia­ción pa­ra re­ba­tir en ella to­do lo re­la­cio­na­do con el co­mer­cio de los man­te­ca­dos. Era tal la de­man­da, que apa­re­cen es­cri­tos que re­ve­lan que el con­ven­to tu­vo que con­tra­tar - den­te de Se­vi­lla o Madrid. Por es­te pa­seo his­tó­ri­co, no de­be caer en el ol­vi­do Té­llez cu­ya apor­ta­ción ha he­cho que los man­te­ca­dos y pol­vo­ro­nes es­te­pe­ños sean, a día de hoy, lo que son. “La col­cho­na”, así se apo­da­ba nues­tra pro­ta­go­nis­ta, es­ta­ba ca­sa­da con un “cor­sa­rio” del pue­blo que se en­car­ga­ba de los trans­por­tes de pro­duc­tos con la ciu­dad de Cór­do­ba. Es­te se­ñor, en uno de sus via­jes, de­ci­dió lle­var­se los man­te­ca­dos pa­ra ven­der­los por el tra­yec­to, ha­cién­do­se po­co a po­co con una cuan­tio­sa clien­te­la y dan­do co­mien­zo a la co­mer­cia­li­za­ción de es­tos man­ja­res.

Da de co­mer y de tra­ba­jar Hoy, la pro­duc­ción de las fá­bri­cas es­tá to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­da y se ele­va por en­ci­ma de las vein­te to­ne­la­das. El sec­tor del Man­te­ca­do y el Pol­vo­rón de Estepa, se ha eri­gi­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les so­por­tes no só­lo de la eco­no­mía lo­cal, sino tam­bién pa­ra la del ám­bi­to co­mar­cal. La pro­duc­ción pue­de ron­dar los se­ten­ta mi­llo­nes de eu­ros de fac­tu­ra­ción. Sin du­das, es­te sec­tor ha he­cho que Estepa em­pleo con más de dos mil tra­ba­ja­do­res y ha ayu­da­do a que la eco­no­mía del pue­blo, in­clu­yen­do to­das las em­pre­sas au­xi­lia­res que han na­ci­do y cre­ci­do al­re­de­dor de es­tos dul­ces va­ya en au­men­to. En pe­que­ñas do­sis, im­pres­cin­di­ble en una die­ta sa­na Una re­ce­ta an­ces­tral y que ha per­du­ra­do tan­to en los años so­lo pue­de ser por­que no tie­ne fa­llos. Es au­tén­ti­ca. Los man­te­ca­dos y pol­vo­ro­nes de Estepa, han de vis­ta esa esen­cia tra­di­cio­nal que les ha lle­va­do a ser mun­dial­men­te co­no­ci­dos. La ma­te­ria pri­ma de la que go­zan sus pro­duc - da­des nu­tri­ti­vas que lo ha­cen ser un ali­men­to sin pre­ce­den­tes en la die­ta me­di­te­rrá­nea. Es­te cóc­tel de sa­lud con­tie­ne, en­tre otros alimentos: al­men­dras, ri­ca en fós­fo­ro y cal­cio, de los alimentos con más vi­ta­mi­na B2, una ha­ri­na que reúne los cin­co nu­trien­tes bá­si­cos y co­mo no acei­te de oli­va. De to­do y pa­ra to­dos La di­ver­si­dad es la pro­ta­go­nis­ta en es­tos dul­ces navideños. Es­tán ela­bo­ra­dos con ha­ri­na de tri­go, azú­car glas, man­te­ca de cer­do y re­ma­ta­dos con ajon­jo­lí pe­ro es­ta es so­lo la ba­se que pue­de ir ade­re­za­da con otros pro­duc­tos co­mo al­men­dras de Estepa, acei­te, coco, ca­cao, ave­lla­na, ca­ne­la, vai­ni­lla o li­món en­tre otros. To­da es­ta mez­cla de sa­bo­res da co­mo re­sul­ta­do unos irresistibles dul­ces de co­lor tos­ta­do, 35 gra­mos de pe­so y una tex­tu­ra úni­ca.

Antiguas tra­ba­ja­do­ras mos­tran­do sus crea­cio­nes

Man­te­ca­dos es­te­pe­ños. Fo­to­gra­fías

Se­lec­ción de Man­te­ca­dos y Pol­vo­ro­nes de Estepa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.