Psi­có­lo­gos de ba­rra

ABC - Especiales Andalucía - - PORTADA - An­to­nio Cas­ti­llo, pro­pie­ta­rio del bar Se­vi­lla-Cá­diz Isa­bel Agui­lar Fo­tos: J.M. Se­rrano

Es­te es­ta­ble­ci­mien­to su­po so­bre­vi­vir a la or­fan­dad que le de­jó la an­ti­gua es­ta­ción de tre­nes al cam­biar de ubi­ca­ción en 1991, año en que An­to­nio Cas­ti­llo re­le­vó a su pa­dre en el ne­go­cio.

El úl­ti­mo cur­so de Psi­co­lo­gía de­be­ría ha­cer­se en la ba­rra de un bar

Des­de en­ton­ces ha ges­tio­na­do con maes­tría un bar que pa­só de re­ci­bir a cien­tos de via­je­ros ca­da día a ser un pe­que­ño oa­sis en una zo­na ex­tra­ña; cén­tri­ca y bien co­mu­ni­ca­da pe­ro aún pen­dien­te de un fu­tu­ro in­cier­to. Al fren­te de la ba­rra, es­te hos­te­le­ro si­gue re­ci­bien­do ca­da ma­ña­na a los pa­rro­quia­nos de siem­pre jun­to a los ca­da vez más nu­me­ro­sos tu­ris­tas que eli­gen es­te pun­to pa­ra sa­bo­rear la gas­tro­no­mía lo­cal y dis­fru­tar del sol que les al­can­za ta­mi­za­do en­tre los ár­bo­les. Con to­dos ellos An­to­nio des­plie­ga sus do­tes de buen hos­te­le­ro: sim­pa­tía, hos­pi­ta­li­dad, y dis­cre­ción, he­rra­mien­tas que le han con­so­li­da­do co­mo un au­tén­ti­co psi­có­lo­go de ca­lle.

¿Có­mo afec­tó al bar el tras­la­do de la es­ta­ción de tre­nes?

Esta zo­na se que­dó muy tran­qui­la y cam­bió mu­chí­si­mo el ti­po de pú­bli­co que ve­nía. Des­de el co­mien­zo pa­ra­ban mu­chos tra­ba­ja­do­res de los pue­blos que ve­nían a Se­vi­lla, per­so­nal de Ren­fe y tra­ba­ja­do­res de la es­ta­fe­ta de Co­rreos. Cuan­do yo me que­dé con el bar coin­ci­dió con una fe­cha muy ma­la, por­que des­pués de ce­rrar la es­ta­ción es­to se que­dó cor­ta­do has­ta que hi­cie­ron la ave­ni­da y se con­vir­tió en una zo­na tris­te. Se­guían vi­nien­do ve­ci­nos, prin­ci­pal­men­te, tra­ba­ja­do­res que vi­vían en los pi­sos de Ren­fe, pe­ro ya no era lo mis­mo.

¿Aún lle­gan pa­rro­quia­nos de los de siem­pre?

Sí, to­da­vía lle­gan al­gu­nos de los que ve­nían cuan­do es­ta­ba la es­ta­ción y a ve­ces ha­blan con nos­tal­gia de aque­lla épo­ca. Si­gue vi­nien­do mu­cha gen­te de los Juz­ga­dos y la es­ta­ción de au­to­bu­ses, o de la Ha­cien­da mu­ni­ci­pal.

Esta zo­na es­tá vi­vien­do un des­per­tar gas­tro­nó­mi­co muy in­tere­san­te…

Es cier­to que se ha ani­ma­do mu­cho, de he­cho yo les di­go a mis dos hi­jos que echan un ca­ble por­que es pro­ba­ble que ten­ga­mos que em­pe­zar a abrir sá­ba­dos y do­min­gos en un fu­tu­ro por­que es lo que aho­ra de­man­da el pú­bli­co de la zo­na. El ba­rrio es­tá cam­bian­do mu­cho, pe­ro aún que­dan pro­yec­tos por ter­mi­nar, co­mo ese so­lar de 9.000 me­tros cua­dra­dos que aho­ra sir­ve de apar­ca­mien­to y con el que no se sa­be qué ha­cer. Es sue­lo pú­bli­co y si pu­sie­ran al­gún del bar. Lle­va­mos 25 años es­pe­ran­do que ha­gan al­go ahí y no hay nin­gún pro­yec­to.

¿Qué há­bi­tos de ho­ra­rio sue­len te­ner sus clien­tes?

El bar siem­pre ha te­ni­do más vi­da de ma­ña­na por­que es cuan­do más aje­treo hay en es­tas ca­lles. Tam­bién era así cuan­do es­ta­ba la es­ta­ción, aun­que en­ton­ces per­ma­ne­cía­mos abier­tos has­ta la me­dia­no­che que lle­ga­ba el Tal­go de

Ma­drid y mu­chos via­je­ros ve­nían bus­can­do una ta­pi­ta o al­go de be­ber. Aho­ra, du­ran­te la ma­ña­na vie­nen tra­ba­ja­do­res y ya des­de el me­dio­día vie­nen clien­tes sin pri­sas, con otra tran­qui­li­dad. ¿Ha he­cho mu­chos ami­gos en es­te tiem­po? Más que ami­gos en el bar ten­go co­no­ci­dos. ¿Abun­dan los que vie­nen so­los? Hay quien vie­ne so­lo por­que sa­be que lue­go se en­cuen­tra con otros y echa el ra­to, y el que no es­pe­ra a na­die sa­be que aquí nun­ca se va a sen­tir so­lo por­que nos gus­ta dar un tra­to fa­mi­liar. ¿Le sue­len me­ter en la con­ver­sa­ción? Mu­chos vie­nen y co­men­tan la ac­tua­li­dad, cuan­do hay bu­lla es di­fí­cil de­te­ner­se con ellos, pe­ro hay ve­ces en que hay que pa­rar­se y de­di­car­les aten­ción. ¿Cuán­do sa­be que de­be de­te­ner­se con al­guno? En esta pro­fe­sión es esen­cial sa­ber có­mo vie­ne el clien­te y si hay que pa­rar­se un ra­to con él, se pa­ra. ¿Y có­mo mar­ca la pru­den­cia a la ho­ra de char­lar con ellos? - te, hay con quien se puede opi­nar y con quien mar­gen en cues­tio­nes co­mo po­lí­ti­ca o fút­bol por­que siem­pre pro­cu­ro no mo­les­tar. ¿Hay quien le cuen­ta te­mas per­so­na­les? Sí que los hay, so­bre to­do en­tre los clien­tes más an­ti­guos. ¿Qué ha apren­di­do de psi­co­lo­gía en es­tos años? Ten­go un ami­go psi­có­lo­go que siem­pre me di­ce que el úl­ti­mo cur­so de la ca­rre­ra de Psi­co­lo- gía de­be­ría ha­cer­se en la ba­rra de un bar. Es fun­da­men­tal sa­ber es­cu­char y no pro­nun­ciar­te - sia­do, aun­que hay quien te dé pie pa­ra ha­cer­lo. El tac­to es fun­da­men­tal. Imagino que esas no­cio­nes se apren­den con la ex­pe­rien­cia… Cuan­do lle­gué no sa­bía na­da de es­to, lo he apren­di­do con los años, pe­ro es cier­to que te tie­ne que gus­tar el tra­to con el clien­te. ¿Qué les re­co­mien­da a los dos hi­jos que le ayu­dan en el bar? Que es­tén siem­pre pen­dien­tes del clien­te y que con la mi­ra­da ya de­ben sa­ber si les fal­ta al­go o no.

¿No­ta mu­cha di­fe­ren­cia en­tre los clien­tes an­ti­guos y los de aho­ra? Cla­ro. Aho­ra se be­be me­nos y da más igual la cer­ca­nía. El clien­te an­ti­guo bus­ca fa­mi­lia­ri­dad, en­con­trar­se co­mo en ca­sa, mien­tras que el jo­ven es más de consumo, de no es­ta­ble­cer esa re­la­ción ¿Y a us­ted cuál le gus­ta más? Me gus­tan las co­sas a la an­ti­gua usan­za. Des­de ha­ce unos dos años ca­da vez te­ne­mos más, no­so­tros en­can­ta­dos por­que es un pú­bli­co que no pa­ra de cre­cer. Aho­ra in­clu­so va­mos a sa­car nues­tra car­ta en in­glés pa­ra que pue­dan pe­dir con ma­yor co­mo­di­dad. Lle­gó muy jo­ven de La Ro­da de en Se­vi­lla y du­ran­te los ra­tos li­bres que la mi­li le de­ja­ba echa­ba un ca­ble jun­to a la es­ta­ción. El bu­lli­cio y el ir y ve­nir cons­tan­te de clien­tes, ma­le­ta en mano, le cau­ti­vó pron­to, aun­que la ma­la suer­te hi­zo que cuan­do se in­cor­po­ró ple­na­men­te al bar ya nun­ca más vol­vió a so­nar el sil­ba­to del tren en esta zo­na de la ciu­dad. Su­po re­po­ner­se y re­mon­tar un es­ta­ble­ci­mien­to que du­ran­te unos años per­dió no so­lo su clien­te­la, tam­bién su ra­zón de ser. Con el tiem­po se ha con­sa­gra­do co­mo un buen hos­te­le­ro que ha en­ri­que­ci­do la car­ta con re­ce­tas nue­vas y ha sa­bi­do otro ti­po de clien­tes. Dos de sus hi­jos pa­re­ce que le se­gui­rán los pasos y de seguir dan­do vi­da a es­te pe­cu­liar es­ta­ble­ci­mien­to que es­tá a pun­to de cum­plir tres cuar­tos de si­glo.

Pie de fo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.