El Par­que Tec­no­ló­gi­co de An­da­lu­cía es tes­ti­go del au­ge del Big Da­ta o de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO -

l Par­que Tec­no­ló­gi­co de An­da­lu­cía (PTA) ha cum­pli­do 25 años con 635 em­pre­sas que su­man 18.000 tra­ba­ja­do­res so­bre. «Bus­cá­ba­mos fa­bri­car elec­tró­ni­ca, pe­ro aho­ra lle­gan em­pre­sas que tra­ba­jan con las tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas», ex­pli­ca Fe­li­pe Ro­me­ra, di­rec­tor del PTA, so­bre el des­em­bar­co de em­pre­sas de­di­ca­das a crear el co­che co­nec­ta­do, desa­rro­llar in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o ges­tio­nar el «Big Da­ta», que se su­man a TDK (el prin­ci­pal fa­bri­can­te de com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos).

En 2016 el PTA fac­tu­ró 1.758 mi­llo­nes de eu­ros, de los cua­les 700 mi­llo­nes son de las 61 com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les ins­ta­la­das, que re­pre­sen­tan el 30 por cien­to de los em­pleos ge­ne­ra­dos. «En 2017 los re­sul­ta­dos si­guen yen­do al al­za», apun­ta el pre­si­den­te de la tec­nó­po­lis, Jo­sé Luis Ruiz Es­pe­jo. Es una de las pun­tas de lan­za de la in­no­va­ción en An­da­lu­cía con em­pre­sas co­mo Aer­tec, que desa­rro­lla avio­nes au­tó­no­mos, o DHV Tech­no­logy, que se pro­pu­so cons­truir los pa­ne­les so­la­res pa­ra los sa­té­li­tes. Los sis­te­mas de na­ve­ga­ción o el soft­wa­re pa­ra ha­cer fun­cio­nar las em­pre­sas son al­gu­nos de los re­tos, que lle­gan al co­che au­tó­no­mo. Ora­cle in­ten­ta cam­biar el pa­ra­dig­ma em­pre­sa­rial des­de la nu­be. Las prin­ci­pa­les em­pre­sas del sec­tor tec­no­ló­gi­co se cen­tran en es­te es­pa­cio, co­mo Neue­da, que lle­gó hu­yen­do del «Bre­xit» y se su­mó a un ex­ten­so aba­ni­co de tec­no­ló­gi­cas co­mo Sol­vi­teers, Ci­klum, ITRS, Ebury o The Works­hop. Hot.es tra­ta de re­vo­lu­cio­nar el sec­tor ho­te­le­ro al ha­cer que el clien­te pue­da ges­tio­nar sus es­tan­cias des­de el mó­vil.

Lle­gan atraí­das por la cos­ta y por esa idea ro­mán­ti­ca que mo­vía a los in­ge­nie­ros ame­ri­ca­nos a las pla­yas de Ca­li­for­nia. «Es el mis­mo fe­nó­meno. Cuan­do es­tu­dia­ba in­ge­nie­ría, las ofer­tas de tra­ba­jo ve­nían con surf y golf. Eso se pue­de ha­cer en Má­la­ga», ase­gu­ra el di­rec­tor. A ese atrac­ti­vo se le su­man co­ne­xio­nes rá­pi­das y la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga.

Na­ció co­mo un po­lí­gono in­dus­trial al uso. Se ven­día la par­ce­la pa­ra que una em­pre­sa ope­ra­ra. Así lle­gó en 1990 la mul- ti­na­cio­nal ame­ri­ca­na Hug­hes Mi­croe­lec­tro­nics pa­ra ha­cer com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos de uso mi­li­tar (ac­tual­men­te se lla­ma Ma­des). Pe­ro el sis­te­ma no fun­cio­na­ba bien y hu­bo que cam­biar. Sin em­bar­go, en la in­cu­ba­do­ra de em­pre­sas las com­pa­ñías se asen­ta­ban y pa­sa­ban al tu­te­la­je del «ni­do», don­de se ha­cían ma­yo­res. El PTA co­men­zó la pro­mo­ción de edi­fi­cios por la ne­ce­si­dad de ofre­cer al­qui­le­res, al mis­mo tiem­po que se alar­ma­ba por­que to­do fun­cio­na­ba «de­ma­sia­do bien». «Fra­ca­sa­ban po­co; eso no era un va­lor, por­que las em­pre­sas in­no­va­do­ras tie­nen mu­chas po­si­bi­li­da­des de fra­ca­sar». Se des­cu­brió que ha­bía una «mor­ta­li­dad in­fan­til de las ideas». Se creó una «prein­cu­ba­do­ra» y to­do eclo­sio­nó.

Se for­mó un eco­sis­te­ma de pe­que­ños em­pren­de­do­res, que desa­rro­lla­ron pro­duc­tos que lle­ga­ron a ser com­pra­dos por com­pa­ñías glo­ba­les. «Goo­gle se hi­zo con va­rias de ellas (co­mo ocu­rrió en 2012 con Vi­ru­sTo­tal); eso creó un efec­to lla­ma­da y pro­vo­có una ex­pan­sión», afir­ma el pre­si­den­te del PTA, Jo­sé Luis Ruiz En el peor mo­men­to de la cri­sis de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, en­tre 2007 y 2014, se per­die­ron 3.000 em­pleos, pe­ro esa di­ná­mi­ca hi­zo que mul­ti­na­cio­na­les com­pra­ran ideas ge­ne­ra­das en el par­que y se aca­ba­ron crean­do 5.000 em­pleos pos­te­rior­men­te. El ejem­plo de es­to ocu­rrió con Nokia. Lle­gó pa­ra crear un la­bo­ra­to­rio y fra­ca­só. La em­pre­sa que alum­bra­ron esos tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos fue Tar­tes­sos, que la com­pró Eriks­son por 100 mi­llo­nes de dó­la­res. El caso más lla­ma­ti­vo fue CETECOM, crea­da por los em­plea­dos de in­ves­ti­ga­ción de Fujitsu en Má­la­ga. Aho­ra es­tá en ma­nos de De­kra, que es­tá desa­rro­llan­do co­ches co­nec­ta­dos en las pri­me­ras ins­ta­la­cio­nes crea­das en la se­gun­da am­plia­ción del PTA.

FRAN­CIS SIL­VA

Ima­gen del PTA en Má­la­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.