Mi día li­bre en...

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - Isa­bel Agui­lar Fo­to­gra­fías: Raúl Do­bla­do

La re­la­ción que tie­ne Ana Gue­rra con Ma­nuel Gar­cía y Ale­jan­dro Pe­dri­do es más que par­ti­cu­lar. Ella, ade­más de su an­ti­gua je­fa, es la ma­dre de su ami­go Ale­jan­dro y, en oca­sio­nes, in­clu­so ha lle­ga­do a ac­tuar co­mo ma­dre de to­dos. A la hos­te­le­ra le gus­ta acu­dir a es­te es­ta­ble­ci­mien­to de la En­car­na­ción pa­ra vi­si­tar a es­tos dos jó­ve­nes con los que man­tie­ne un víncu­lo de ca­ri­ño y apre­cio, aun­que con el tiem­po se ha he­cho una au­tén­ti­ca clien­ta de es­te es­pa­cio don­de su so­lea­da te­rra­za y su car­ta de­sen­fa­da­da son ar­gu­men­tos más que de so­bra pa­ra acu­dir a él. Co­mo to­da pro­fe­sio­nal del sec­tor, tie­ne po­co tiem­po li­bre, pe­ro los do­min­gos cuan­do cie­rra Er Ca­se­río dis­fru­ta tran­qui­la­men­te de los ra­yos de sol que aca­ri­cian a los clien­tes de es­te jo­ven es­pa­cio.

¿Có­mo se co­no­cie­ron?

Ale­jan­dro Pe­dri­do: Yo com­par­tía pi­so mien­tras es­tu­dia­ba la ca­rre­ra con Manu y con otro ami­go, Juan­lu, y am­bos tra­ba­ja­ban en Er Ca­se­río por­que eran ami­gos del hi­jo de Ana. Me ofre­cie­ron un pues­to y aca­ba­mos los tres que vi­vía­mos jun­tos tra­ba­jan­do en es­te es­ta­ble­ci­mien­to. Aho­ra so­lo si­gue Juan­lu, que ade­más se ha con­ver­ti­do en el yerno de Ana por­que sa­le con su hi­ja. Ana Gue­rra: Pa­ra mí fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, to­dos eran muy res­pon­sa­bles y nun­ca me die­ron nin­gún pro­ble­ma. En Er Ca­se­río hay unas nor­mas bá­si­cas que son el buen tra­to al pú­bli­co y la ama­bi­li­dad y ellos las cum­plie­ron con cre­ces. Se hi­cie­ron pron­to con la clien­te­la y al­gu­nos in­clu­so me de­cían que pre­fe­rían ser aten­di­dos por ellos. De he­cho, cuan­do se fue­ron hu­bo mu­chos que me pre­gun­ta­ron dón­de es­ta­ban. Cuan­do ce­rrá­ba­mos mon­tá­ba­mos un fes­tín y nos sen­tá­ba­mos a la me­sa a con­tar­nos nues­tras lo da­ba a los chi­cos en un tup­per pa­ra que lo to­ma­ran en ca­sa.

¿Qué ta­reas desem­pe­ña­ban en Er Ca­se­río?

Ma­nuel Gar­cía: Un po­co de to­do, pe­ro es­pe­cial­men­te aten­der al pú­bli­co. ca­ble en la co­ci­na por las ma­ña­nas. Lo pa

con mu­cho ca­ri­ño. Era co­mo si en lu­gar de ir a tra­ba­jar fue­ras a es­tar con tu fa­mi­lia o tus ami­gos. Ha­bía muy buen am­bien­te y Ana pa­só de ser nues­tra je­fa a ser la que nos cui­da­ba.

Y aho­ra en El Tri­qui­tra­que, ¿có­mo es la re­la­ción que man­tie­nen?

A. G.: Los do­min­gos me gus­ta ve­nir con mi fa y es del mis­mo gru­po. In­clu­so a ve­ces son los ca­ma­re­ros del Tri­qui­tra­que los que lo atien­den. M.G.: Desde que en Er Ca­se­río abren de no­che, cuan­do ce­rra­mos El Tri­qui­tra­que o cuan­do nos to­ca des­can­sar va­mos allí a ver­les. Lo ha­ce­mos al me­nos una vez en se­ma­na y nos en­can­ta ir co­mo clien­tes.

Ana, ade­más de vi­si­tar a Ale­jan­dro y Ma­nuel, ¿qué le atrae de El Tri­qui­tra­que?

A.G.: Me co­ge al la­do de Er Ca­se­río y de mi ca­sa y me gus­ta mu­cho su te­rra­za. En in­vierno cuan­do ha­ce frío me me­to den­tro pe­ro si ha­ce sol es una ma­ra­vi­lla po­der sen­tar­te fue­ra.

¿Y qué ha­ce si es­tá to­do lleno y no hay si­tio?

A.G.: Yo no ten­go pri­sa los do­min­gos así que si no hay si­tio, es­pe­ro. Tra­ba­jo en la hos­te­le­ría y en­tien­do que es­to fun­cio­na así, por lo que nun­ca me es­tre­so cuan­do sal­go fue­ra y pro­cu­ro no es­tre­sar a los ca­ma­re­ros. M.G.: Se no­ta mu­cho cuan­do vie­ne al­guien de gre­mio, tie­ne em­pa­tía ha­cia no­so­tros y sa­be có­mo fun­cio­na es­to.

“Ana pa­só de ser nues­tra je­fa a ser la que nos cui­da­ba.

¿Qué le gus­ta to­mar aquí?

A.G.: Me to­mo un re­fres­co y de ta­pear en­sa­la­di­lla, la­gri­mi­tas de po­llo, sal­mo­re­jo, hue­vos con lan­gos­ti­nos, se­rra­ni­to… To­do tra­di­cio­nal, soy muy clá­si­ca a la ho­ra de co­mer. Tie­nen una en­sa­la­da que es in­creí­ble y que lle­va es­pi­na­cas fri­tas. - que no es­tán acos­tum­bra­dos a ver la es­pi­na­ca fri­ta e in­clu­so pien­san que se tra­ta de al­gas.

¿Les gus­ta más tra­ba­jar en un si­tio que ten­ga co­ci­na crea­ti­va o tra­di­cio­nal?

A.P.: A la ho­ra de tra­ba­jar te da más igual pe­ro pa­ra co­mer es cier­to que de la co­ci­na tra­di­cio­nal no te abu­rres nun­ca, mien­tras que la crea­ti­va pue­de lle­gar a can­sar­te.

¿Hay mu­cha di­fe­ren­cia de pú­bli­co de Er Ca­se­río a El Tri­qui­tra­que?

A.P.: Aquí el am­bien­te es más jo­ven. En Er Ca­se­río los clien­tes nos lla­ma­ban “los ni­ños de Ani­ta” y aquí mu­chas ve­ces me sien­to mu­cho ma­yor de la gen­te que vie­ne. A.G.: Me lle­ga­ron a pre­gun­tar si to­dos los chi­cos que tra­ba­ja­ban en Er Ca­se­río eran mis hi­jos… Aho­ra bien, mu­chos de los clien­tes que vie­nen a mi es­ta­ble­ci­mien­to lue­go van a to­mar aquí.

¿No le da pe­na que ya no es­tén tra­ba­jan­do en Er Ca­se­río?

A.G.: Un po­co, pe­ro en la vi­da no hay na­da pa­ra se hu­bie­ran ido le­jos no po­dría ir a ver­los. A.P.: Eso le pa­sa mu­cho a los que vi­ven en el cen­tro, que pien­san que to­do es­tá le­jos (ri­sas).

Ana Gue­rra con­ver­sa con sus ami­gos Ma­nuel Gar­cía (iz­da.) y Alejandro Pe­dri­do (dcha.)

Ana Gue­rra en la ba­rra de Tri­qui­tra­que con Alejandro Pe­dri­do y Ma­nuel Gar­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.