Ali­men­tan­do nues­tra cul­tu­ra

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO -

La Fe­ria de Se­vi­lla es im­po­si­ble de en­ten­der sin los fi­nos de Je­rez y El Puer­to o la man­za­ni­lla de San­lú­car. Son vi­nos que for­man par­te del ADN de la fe­ria des­de el ori­gen de la fies­ta. Es ló­gi­co, los je­re­ces son los vi­nos de es­te te­rri­to­rio es­tre­cha­men­te uni­do por el Gua­dal­qui­vir, des­de San­lú­car has­ta el mis­mo co­ra­zón de Se­vi­lla. Es­ta re­la­ción se ha man­te­ni­do has­ta nues­tros días y en par­te la res­pon­sa­bi­li­dad de es­ta fi­de­li­dad hay que en­con­trar­la en la fies­ta gas­tro­nó­mi­ca que es tam­bién la fe­ria. Só­lo ob­ser­van­do los pla­tos que salen de las co­ci­nas de las ca­se­tas se po­dría es­cri­bir un tra­ta­do de per­fec­to ma­ri­da­je en­tre la co­mi­da y nues­tros vi­nos fi­nos y man­za­ni­llas. Só­lo unos ejem­plos pa­ra tal ejer­ci­cio. El ja­món ibé­ri­co que nos re­ga­la el pa­la­dar con una gra­sa ri­ca, to­ques sa­li­nos de su cu­ra­ción y el re­cuer­do de la be­llo­ta, en­cuen­tra en una co­pa de nues­tros vi­nos su ca­rác­ter ex­tre­ma­da­men­te seco que nos ayu­da a que esa gra­sa sea más ama­ble, el hi­lo con­duc­tor de la sa­li­ni­dad pa­ra po­ten­ciar su sa­bor y la ex­plo­sión fi­nal de fru­tos se­cos en el pa­la­dar. Igual ocu­rre con el re­per­to­rio de ali­men­tos fri­tos que nos anun­cian des­de la ba­rra. El pes­ca­do fri­to, los pi­mien­tos, las cro­que­tas… cuan­do se en­cuen­tran con una co­pa de fino o man­za­ni­lla son en sí mis­mo una fies­ta. La fri­tu­ra se ha­ce más li­ge­ra y el sa­bor de lo que co­me­mos nos inunda. Un úl­ti­mo apunte, los ali­ños fres­cos que nos ayu­dan a com­pen­sar el ri­gor cli­má­ti­co de los me­dios días y que en general son los que inau­gu­ran nues­tras co­mi­das. El vi­na­gre de Je­rez es el pro­ta­go­nis­ta de es­tos pla­tos. Las pa­pas o las hue­vas ali­ñás tie­nen en el fino y en la man­za­ni­lla su per­fec­to alia­do, son po­si­ble­men­te los vi­nos con me­nor aci­dez del mundo y ello nos pro­por­cio­na un con­tras­te real­men­te pla­cen­te­ro. Los ejem­plos de es­ta alian­za se­rían in­ter­mi­na­bles de con­tar, co­mo la pro­pia di­ver­si­dad de los Vi­nos de Je­rez. Hay mo­men­tos de des­can­so, de so­sie­go en la fe­ria, en los que po­der dis­fru­tar a un rit­mo más len­to de una co­pa de olo­ro­so o de palo cor­ta­do sin ol­vi­dar que un cream con hie­lo y me­dia ro­da­ja de na­ran­ja es una co­pa per­fec­ta an­tes de cru­zar el río ca­mino de la Maes­tran­za. Una úl­ti­ma re­co­men­da­ción. Si tan bien nos va en las fies­tas de primavera con nues­tros vi­nos… ¿Qué ra­zón hay pa­ra echar­los en ol­vi­do el res­to del año? Dis­fru­tar de una co­pa de je­rez no es so­lo be­ber un vino sin­gu­lar y úni­co en el mundo, es tam­bién inun­dar­nos por den­tro de his­to­ria, es ali­men­tar­nos de cul­tu­ra an­da­lu­za, la nues­tra. Así que, con una co­pa de fino o man­za­ni­lla brin­de­mos por una fe­liz Fe­ria de Se­vi­lla y que esa fe­li­ci­dad la ali­men­te­mos du­ran­te el res­to del año. José Fe­rrer Em­ba­ja­dor de los Vi­nos de Je­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.