ANTE EL RE­TO DE IM­PO­NER EL LU­JO FREN­TE A LOS «MO­CHI­LE­ROS»

La ocu­pa­ción y ren­ta­bi­li­dad de los ho­te­les de cua­tro y cin­co es­tre­llas no pa­ra de cre­cer; y lo ha­ce al rit­mo de las pro­mo­cio­nes en Asia y EE.UU.

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR EDUAR­DO BAR­BA

L as es­pec­ta­cu­la­res ci­fras de tu­ris­tas que lle­gan ca­da año a An­da­lu­cía es­tán sir­vien­do en los tres o cua­tro úl­ti­mos años a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra sa­car pe­cho y res­pal­dar el mo­de­lo de pro­mo­ción que se lle­va a ca­bo. Por­que no se tra­ta só­lo de una co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal fa­vo­ra­ble (ines­ta­bi­li­dad en Oriente Pró­xi­mo y el nor­te de Áfri­ca) o de unas mag­ní­fi­cas con­di­cio­nes de ba­se (cli­ma, pa­tri­mo­nio, cul­tu­ra, gas­tro­no­mía, pla­yas o pre­cios), sino de una cons­tan­te ac­ción en el ex­te­rior pa­ra ven­der me­jor el pro­duc­to. Pe­ro aho­ra se quie­re ri­zar el ri­zo. Lo­gra­do el éxi­to cuan­ti­ta­ti­vo, aho­ra se bus­ca el cua­li­ta­ti­vo por dos mo­ti­vos esen­cia­les: es más ren­ta­ble que ven­ga un ti­po de turista de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, aun­que sea en me­nor nú­me­ro; y, ade­más, ese per­fil de vi­si­tan­te es me­nos «agre­si­vo» con el re­si­den­te y, de es­ta for­ma, se ale­ja el fan­tas­ma de la tu­ris­mo­fo­bia que en ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na, Flo­ren­cia o Ve­ne­cia vie­nen ge­ne­ran­do im­por­tan­tes pro­ble­mas de con­vi­ven­cia. Cuan­tos me­nos «mo­chi­le­ros» y me­nos apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos ile­ga­les, me­nos reac­ción en con­tra de la po­bla­ción lo­cal y más di­ne­ro. Esa es la ecua­ción.

El ob­je­ti­vo, por tan­to, es­tá cla­ro. Y las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, que se jue­gan mu­cho en es­te en­vi­te, han ido des­ple­gan­do to­das las fór­mu­las po­si­bles pa­ra cap­tar ese ti­po de vi­si­tan­te de al­to stan­ding con el que ser aún más com­pe­ti­ti­vos co­mo des­tino. En la ca­pi­tal an­da­lu­za han en­fo­ca­do bas­tan­te la la­bor de pro­mo­ción en ese seg­men­to y bue­na par­te de las ac­cio­nes de su con­sor­cio tu­rís­ti­co es­tán en­ca­mi­na­das en los úl­ti­mos me­ses a la bús­que­da del vi­si­tan­te perfecto en paí­ses de ori­gen más ale­ja­dos del ra­dio habitual: Ru­sia, Chi­na, Ja­pón, Co­rea del Sur, Sin­ga­pur, Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos, ade­más de los es­ta­dos del Gol­fo Pér­si­co. De ahí pro­ce­de el lla­ma­do «tu­ris­mo de lu­jo», con el que ca­da vez se tra­ba­ja más pa­ra ori­llar de al­gu­na ma­ne­ra la pro­mo­ción en­tre los clá­si­cos (Fran­cia, Ita­lia, Reino Unido, Ale­ma­nia y Por­tu­gal). En el ca­so de la ciu­dad his­pa­len­se, sin ir más le­jos, se ha lo­gra­do en los tres úl­ti­mos años que la ren­ta­bi­li­dad de los ho­te­les de cua­tro y cin­co es­tre­llas se ha­ya dis­pa­ra­do y sea ya un 42% su­pe­rior a la me­dia na­cio­nal, así co­mo au­men­tar en ca­si un 20% el pre­cio de las ha­bi­ta­cio­nes y el gas­to por turista y día. Un éxi­to al ca­lor de las plus­mar­cas (3,6 mi­llo­nes de tu­ris­tas y 6,4 mi­llo­nes de per­noc­ta­cio­nes en 2017) pe­ro tam­bién de la cons­tan­te y mu­chas ve­ces si­len­cio­sa la­bor de pro­mo­ción en­tre el pú­bli­co más con­ve­nien­te.

Es­tas ac­cio­nes pa­ra fi­de­li­zar y cap­tar a nue­vos vi­si­tan­tes en des­ti­nos más su­cu­len­tos se es­tá desa­rro­llan­do prin­ci­pal­men­te a tra­vés del fa­mo­so «eje tu­rís­ti­co» de pro­mo­ción que han con­for­ma­do Se­vi­lla, Má­la­ga, Cór­do­ba y Gra­na­da, el de­no­mi­na­do An­da­lu­sian Soul, que ya ha pues­to en mar­cha va­rias ac­cio­nes de in­te­rés, in­clui­das las que lle­vó a ca­bo en el arran­que de año en la fe­ria de re­fe­ren­cia en Es­pa­ña, Fi­tur. Esa nue­va mar­ca tu­rís­ti­ca que

Va­rios tu­ris­tas en la puer­ta prin­ci­pal del ho­tel Al­fon­so XIII de Se­vi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.