JO­SÉ LUIS GARCÍA PA­LA­CIOS PRE­SI­DEN­TE DE CA­JA RU­RAL DEL SUR

La coo­pe­ra­ti­va de cré­di­to an­da­lu­za quie­re au­men­tar su pre­sen­cia en otros sec­to­res co­mo los ser­vi­cios y el tu­ris­mo pa­ra re­for­zar su cre­ci­mien­to

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - POR LUIS MON­TO­TO

«TE­NE­MOS PO­TEN­CIAL PA­RA CON­VER­TIR­NOS EN LA PRI­ME­RA CA­JA RU­RAL DE ES­PA­ÑA»

Ru­ral del Sur ha vi­vi­do un cur­so es­pe­cial­men­te in­ten­so. Ha­ce un año asu­mió la pre­si­den­cia Jo­sé Luis García Pa­la­cios Ál­va­rez y con la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do se ma­te­ria­li­za­rá al fin la nor­ma­ti­va que re­gu­la el Fondo de Solvencia del de­no­mi­na­do «Me­ca­nis­mo Ins­ti­tu­cio­nal de Pro­tec­ción» (MIP) del Gru­po Ca­ja Ru­ral, que se uti­li­za­rá pa­ra ha­cer fren­te a po­si­bles ne­ce­si­da­des de re­cur­sos pro­pios de las 28 en­ti­da­des que par­ti­ci­pan en es­ta alian­za. «El 31 de di­ciem­bre es­ta­ban ce­rra­dos los de­ta­lles del MIP, aho­ra se es­tá apro­ban­do en las dis­tin­tas asam­bleas ge­ne­ra­les y, cuan­do cul­mi­ne es­ta eta­pa, se tras­la­da­rá al Ban­co de Es­pa­ña » , ex­pli­ca García Pa­la­cios, que tam­bién pre­si­de la Fe­de­ra­ción Onu­ben­se de Em­pre­sa­rios y Asa­ja Huel­va. Ru­ral del Sur es la se­gun­da en di­men­sión del gru­po, por de­trás de la coo­pe­ra­ti­va de Na­va­rra, pe­ro tie­ne un ob­je­ti­vo sub­ra­ya­do en ro­jo: «As­pi­ra­mos a en­ca­be­zar el gru­po».

—¿Qué apor­ta el MIP al sec­tor de las ru­ra­les con res­pec­to a fór­mu­las co­mo el Ban­co Coope­ra­ti­vo? —El MIP com­ple­men­ta y per­fec­cio­na el mo­de­lo. El Ban­co Coope­ra­ti­vo na­ció pa­ra pres­tar­le ser­vi­cios co­mu­nes a to­dos los so­cios, mien­tras que el MIP apor­ta una co­ber­tu­ra por la que to­dos nos ha­ce­mos res­pon­sa­bles de los de­más. Es co­mo un se­gu­ro, es muy bueno te­ner­lo aun­que lo ideal se­rá no uti­li­zar­lo ja­más. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de un fondo de ga­ran­tía apor­ta­do por en­ti­da­des au­tó­no­mas e in­de­pen­dien­tes que se unen bus­can­do la pro­tec­ción mu­tua. Quie­nes com­po­ne­mos el MIP ten­dre­mos una su­per­vi­sión pa­ra ana­li­zar el es­ta­do de las en­ti­da­des y, en ca­so de que exis­ta una ano­ma­lía, ac­tuar des­de el mi­nu­to uno. —¿Cuál es el pe­so de Ru­ral del Sur den­tro del MIP? —So­mos la se­gun­da en ta­ma­ño, por de­trás de Ru­ral de Na­va­rra, pe­ro as­pi­ra­mos a ser los pri­me­ros en po­co tiem­po. Es­ta­mos en una re­gión que es­tá obli­ga­da a cre­cer por­que tie­ne una cla­ra po­ten­cia­li­dad pa­ra ello. —¿Y en ese cre­ci­mien­to Ru­ral del Sur pue­de ocu­par el hue­co de los ope­ra­do­res fi­nan­cie­ros que han des­apa­re­ci­do? —Ru­ral del Sur no de­be ser la al­ter­na­ti­va de algo que ha des­apa­re­ci­do, sino la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra el ciu­da­dano, el con­su­mi­dor, la py­me o el au­tó­no­mo por sí mis­ma. No as­pi­ra­mos a ocu­par el hue­co que han de­ja­do las ca­jas de aho­rro co­mo una al­ter­na­ti­va opor­tu­nis­ta, sino co­mo una op­ción de­fi­ni­ti­va gra­cias a nues­tros mé­ri­tos pro­pios. Es cier­to que te­ne­mos co­mo ven­ta­ja nues­tra ca­pi­la­ri­dad en el te­rri­to­rio, pe­ro la cer­ca­nía so­lo es un ar­gu­men­to vá­li­do si va acom­pa­ña­da de efi­cien­cia y de un al­to gra­do de co­no­ci­mien­to del desa­rro­llo em­pre­sa­rial. Nues­tra ex­pe­rien­cia en el sec­tor agroa­li­men­ta­rio es muy pro­fun­da, pues for­ma­mos par­te de él, pe­ro An­da­lu­cía tie­ne un por­cen­ta­je muy re­le­van­te de py­mes y mi­cropy­mes en otros sec­to­res que son fun­da­men­ta­les pa­ra el desa­rro­llo de la re­gión, y que­re­mos acom­pa­ñar­les en es­te pro­ce­so. —¿Es po­si­ble cre­cer en otros te­rri­to­rios a tra­vés de fu­sio­nes? —No­so­tros es­ta­mos abier­tos a ello, pe­ro el MIP pue­de ra­len­ti­zar esa po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to. Aho­ra en­tra­mos en un es­ce­na­rio en el que pa­ra cre­cer con una fu­sión de­be exis­tir un con­sen­so muy arrai­ga­do de que la su­ma de las dos en­ti­da­des arro­ja un va­lor su­pe­rior a la sim­ple su­ma ma­te­má­ti­ca, pues ya no de­pen­de­rá co­mo an­ta­ño de la si­tua­ción de solvencia de una de las dos ru­ra­les. Al mar­gen de las fu­sio­nes, so­mos una de las coope­ra­ti­vas que es­tá en más pro­vin­cias (Huel­va, Se­vi­lla, Cór­do­ba, Cá­diz y Má­la­ga) y ahí que­re­mos te­ner una po­si­ción de li­de­raz­go. —¿Se ha plan­tea­do el cre­ci­mien­to or­gá­ni­co en An­da­lu­cía Orien­tal? —Va­mos a re­for­zar nues­tros ci­mien­tos en las pla­zas en las que es­ta­mos pre­sen­tes. Si va­mos a otra pro­vin­cia se­rá por­que de­tec­te­mos que exis­te la po­si­bi­li­dad de un cre­ci­mien­to ren­ta­ble, no so­lo pa­ra po­ner una pi­ca en Flan­des. En nues­tro te­rri­to­rio te­ne­mos mu­chí­si­mo ca­mino por de­lan­te. —Las gran­des em­pre­sas fi­nan­cie­ras han aco­me­ti­do una ca­rre­ra por li­de­rar el ne­go­cio di­gi­tal. ¿Cuál es la es­tra­te­gia de Ru­ral del Sur? —La di­gi­ta­li­za­ción más pri­mi­ti­va fue la ban­ca elec­tró­ni­ca, y ahí las coope­ra­ti­vas de cré­di­to fui­mos pio­ne­ras gra­cias a Ru­ral Ser­vi­cios In­for­má­ti­cos (RSI). Te­ne­mos muy cla­ro que es un pro­ce­so al que de­be­mos ir, pe­ro no de la ma­ne­ra más rá­pi­da, sino de la más se­gu­ra.

—Huel­va tie­ne mi­les de hec­tá­reas en re­ga­dío que se van a desa­rro­llar en el fu­tu­ro. ¿Hay mar­gen pa­ra se­guir cre­cien­do en fru­tos ro­jos? —El desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra en Huel­va ha sido el mo­tor pa­ra crear ri­que­za en zo­nas muy des­fa­vo­re­ci­das, y así de­be se­guir sien­do. Los fru­tos ro­jos es una agri­cul­tu­ra ex­cep­cio­nal, se apli­can las tec­no­lo­gías más van­guar­dis­tas y hay una op­ti­mi­za­ción del agua que es ejem­plo en Es­pa­ña. Pe­ro to­dos los ac­to­res de es­te sec­tor de­be­mos ser cons­cien­tes de que de­be­mos pro­du­cir en ba­se a la de­man­da, y pa­ra am­pliar la ba­se de la de­man­da lo fun­da­men­tal no es plan­tar más, sino ha­cer más pro­mo­ción, pues de lo con­tra­rio po­de­mos ge­ne­rar si­tua­cio­nes muy com­pli­ca­das. Ac­tual­men­te ya hay pi­cos en los que la pro­duc­ción su­pera a la de­man­da y, en pa­ra­le­lo, hay paí­ses co­mo Po­lo­nia o Ale­ma­nia que es­tán in­cre­men­tan­do su pro­duc­ción, si bien en un mo­men­to del año en el que aún no son com­pe­ten­cia. El sec­tor de­be ex­pe­ri­men­tar un cre­ci­mien­to or­de­na­do. —¿La clave es­tá en di­ver­si­fi­car en otros cul­ti­vos co­mo el agua­ca­te? —El agua­ca­te es­tá li­mi­ta­do a zo­nas con­cre­tas, se es­tá desa­rro­llan­do en zo­nas de la costa ga­di­ta­na, co­mo San Ro­que y Co­nil, y en de­ter­mi­na­das áreas de Huel­va. En cual­quier cultivo que em­pren­da­mos, de­be­mos te­ner for­ma­ción e in­for­ma­ción pa­ra te­ner muy pre­sen­tes sus li­mi­ta­cio­nes cli­má­ti­cas. —En po­cos años ha­brá pro­duc­cio­nes his­tó­ri­cas de acei­te de oli­va. ¿La de­man­da po­drá ab­sor­ber es­ta ofer­ta? —En acei­te de oli­va es la gra­sa ve­ge­tal del fu­tu­ro. No hay nin­gún pro­duc­to que se le igua­le y su po­ten­cial de cre­ci­mien­to es al­tí­si­mo, tam­bién cuen­ta con la ven­ta­ja de que se pue­de al­ma­ce­nar, pe­ro al igual que con los fru­tos ro­jos, de­be­mos coope­rar to­dos en la pro­mo­ción del pro­duc­to pa­ra en­san­char la de­man­da y es­ta­ble­cer me­di­das que ga­ran­ti­cen la má­xi­ma ca­li­dad pa­ra el con­su­mi­dor. —¿La industrialización es el re­to pen­dien­te de la agri­cul­tu­ra an­da­lu­za? —Es una frase re­pe­ti­da que ad­mi­te ma­ti­ces. An­da­lu­cía tie­ne las con­di­cio­nes na­tu­ra­les pa­ra pro­du­cir los ali­men­tos de la ma­yor ca­li­dad y más apre­cia­dos por los con­su­mi­do­res, lo que acom­pa­ña­do de la me­jo­ra de la co­mer­cia­li­za­ción y de la lo­gís­ti­ca ayu­da a di­fe­ren­ciar­nos de otros com­pe­ti­do­res. De­be­mos me­jo­rar los már­ge­nes eco­nó­mi­cos y pro­duc­ti­vos con la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía (co­mo te­le­de­tec­ción, con­trol re­mo­to, etc) que aho­rran cos­tes, me­jo­ran ca­li­da­des y ade­más ge­ne­ran em­pre­sas de ser­vi­cios muy in­no­va­do­ras. Tam­bién hay un cam­po de desa­rro­llo muy am­plio en la me­jo­ra de la agri­cul­tu­ra gra­cias a la in­no­va­ción en bio­tec- no­lo­gía, co­mo es­tán de­mos­tran­do em­pre­sas an­da­lu­zas de pri­me­ra lí­nea en sec­to­res co­mo los cí­tri­cos, fru­tos ro­jos o ce­rea­les. Fren­te a ello, en otros paí­ses la industrialización de los pro­duc­tos agra­rios o de­ri­va­dos es la prin­ci­pal op­ción, con un va­lor me­nos re­co­no­ci­do en el mer­ca­do. No ol­vi­de­mos que lo más im­por­tan­te pa­ra quie­nes pro­du­ci­mos ali­men­tos, los agri­cul­to­res, es la ca­li­dad y eso en An­da­lu­cía lo sa­be­mos y lo te­ne­mos co­mo má­xi­ma.

JO­SÉ LUIS GARCÍA PALACPALACIOS PRE­SI­DEN­TE DE CA­JA RU­RAL DEL SUR

FO­TOS: J.M. SE­RRANO

Jo­sé Luis García Pa­la­cios Ál­va­rez

García-Pa­la­cios, en su des­pa­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.