AN­DA­LU­CÍA, SO­BRE TO­DO EX­POR­TA­DO­RA

POR ÁL­VA­RO YBA­RRA PA­CHE­CO DI­REC­TOR DE ABC DE SE­VI­LLA

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - ÁL­VA­RO YBA­RRA PA­CHE­CO DI­REC­TOR ABC DE SE­VI­LLA

An­da­lu­cía ha re­cu­pe­ra­do en tér­mi­nos de PIB du­ran­te dos úl­ti­mos años par­te de lo per­di­do en la eta­pa más du­ra de la cri­sis, aun­que si­ga­mos por de­ba­jo de la fron­te­ra de los tres mi­llo­nes de ocu­pa­dos. Pro­ba­ble­men­te és­ta sea una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes que se pue­den ex­traer del Es­pe­cial de Eco­no­mía An­da­lu­za 2018 de ABC, con­ver­ti­do ya en un clá­si­co. En la evo­lu­ción de las ci­fras ma­cro del úl­ti­mo ejer­ci­cio re­fe­ri­das a nues­tra co­mu­ni­dad es pre­ci­so des­ta­car el cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes, que re­pre­sen­tan ya un 45,8 por cien­to del PIB fren­te al 34 por cien­to que re­pre­sen­ta­ban ha­ce una dé­ca­da, se­gún el in­for­me de la Agen­cia An­da­lu­za de Pro­mo­ción Ex­te­rior (Ex­ten­da). Es­te cre­ci­mien­to im­pa­ra­ble nos ha he­cho pre­sen­tar un sal­do po­si­ti­vo en la ba­lan­za co­mer­cial en los dos úl­ti­mos años y su­pe­rar en 2017 a Ma­drid co­mo la se­gun­da co­mu­ni­dad más ex­por­ta­do­ra del año tras la es­tan­ca­da Ca­ta­lu­ña.

El no­ta­ble in­cre­men­to de las ci­fras de co­mer­cio ex­te­rior no al­te­ra sus­tan­cial­men­te la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca de nues­tra re­gión. Dos ter­cios del PIB an­da­luz son apor­ta­dos di­rec­ta­men­te por el sec­tor ser­vi­cios, con el sub­sec­tor del tu­ris­mo ti­ran­do co­mo una lo­co­mo­to­ra. La in­dus­tria ha ex­pe­ri­men­ta­do un le­ve re­pun­te de me­nos de un pun­to en 2017, se­gún pre­vi­sio­nes de Ana­lis­tas Eco­nó­mi­cos de An­da­lu­cía de Uni­ca­ja. Y la cons­truc­ción re­cu­pe­ra te­rreno, más por ha­ber sido el sec­tor más per­ju­di­ca­do por la cri­sis, que por ha­ber al­can­za­do ci­fras muy re­le­van­tes.

Di­ría­se al ob­ser­var los nú­me­ros que nos de­pa­ran las di­fe­ren­tes in­for­ma­cio­nes con­te­ni­das en es­te suplemento que em­pie­za a con­so­li­dar­se una An­da­lu­cía a dos ve­lo­ci­da­des. Mien­tras Má­la­ga, Se­vi­lla, Cá­diz y Huel­va cre­cen por en­ci­ma de la me­dia na­cio­nal, las pro­vin­cias orien­ta­les acen­túan la pér­di­da de con­ver­gen­cia con Es­pa­ña y con la Unión Eu­ro­pea. El ti­rón de las cua­tro pro­vin­cias oc­ci­den­ta­les, so­bre to­do de las tres pri­me­ras, es­tá pre­vis­to que du­re du­ran­te los pró­xi­mos ejer­ci­cios, ba­sa­do en la de­man­da in­ter­na, las ex­por­ta­cio­nes, el re- pun­te de la cons­truc­ción y el tu­ris­mo. Sin em­bar­go el ín­di­ce de con­ver­gen­cia de la ren­ta me­dia con Es­pa­ña se si­túa en el 73,9 por cien­to, tres pun­tos me­nos que el al­can­za­do ha­ce una dé­ca­da. Se po­dría dar la cir­cuns­tan­cia de que An­da­lu­cía no con­ver­gie­ra con las eco­no­mías más desa­rro­lla­das por el pe­so ne­ga­ti­vo de las co­mar­cas de in­te­rior.

Otra cons­tan­te que no ex­pe­ri­men­ta gran­des al­te­ra­cio­nes en nues­tra es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca es el ba­jo ín­di­ce de em­pre­sa­rios. En An­da­lu­cía só­lo hay 60 em­pre­sa­rios, la ma­yo­ría au­tó­no­mos, por ca­da mil ha­bi­tan­tes por los 80 que se con­ta­bi­li­zan en co­mu­ni­da­des co­mo Ma­drid o Ca­ta­lu­ña. El acer­vo cul­tu­ral si­gue ha­cien­do es­tra­gos en nues­tro ca­so por la fal­ta de una tra­di­ción em­pre­sa­rial su­fi­cien­te­men­te con­so­li­da­da. Es cier­to que se ha avan­za­do mu­cho y que el ta­len­to des­bor­dan­te de mu­chos em­pren­de­mos tec­no­ló­gi­cos su­ple la fal­ta de cul­tu­ra em­pre­sa­rial. Pe­ro só­lo con ta­len­to no sa­len ade­lan­te las nue­vas em­pre­sas, que ne­ce­si­tan de un apo­yo sos­te­ni­do en sus pri­me­ros años pa­ra abrir­se ca­mino.

Es, sin em­bar­go, muy in­tere­san­te la irrup­ción de nue­vos em­pren­de­do­res di­gi­ta­les y el no­ta­ble rit­mo de cre­ci­mien­to de las em­pre­sas tics. Mien­tras en nues­tra co­mu­ni­dad no po­da­mos ha­cer un ran­king de em­pre­sas en el que el se­ten­ta por cien­to de las que más fac­tu­ran ten­gan me­nos de quin­ce años, tal y co­mo ha ocu­rri­do en la eco­no­mía glo­bal, no po­dre­mos ha­blar con pro­pie­dad de una An­da­lu­cía in­cor­po­ra­da a la tec­no­lo­gía, es de­cir, al fu­tu­ro. Pe­ro es pre­ci­so te­ner en cuen­ta y se­guir la pis­ta a nue­vos ac­to­res que en cin­co años van a mul­ti­pli­car des­de An­da­lu­cía su ac­ti­vi­dad y su fac­tu­ra­ción. Asi­mis­mo es de jus­ti­cia va­lo­rar el es­fuer­zo que al­gu­nas de nues­tras em­pre­sas más tra­di­cio­na­les han he­cho en pro de su trans­for­ma­ción di­gi­tal, en la que se­gui­mos con re­tra­so res­pec­to a nues­tros com­pe­ti­do­res.

En de­fi­ni­ti­va, la ra­dio­gra­fía de la eco­no­mía an­da­lu­za que apa­re­ce es­bo­za­da en es­te nue­vo suplemento de ABC apor­ta un pai­sa­je di­ver­so, lleno de cla­ros­cu­ros o, lo que es lo mis­mo, lleno de es­pe­ran­zas que de­be­rán de­can­tar­se en el pró­xi­mo lus­tro. La asig­na­tu­ra pen­dien­te otro año más si­gue sien­do el em­pleo, el em­pleo de ca­li­dad, cu­ya ca­ren­cia ha­ce es­tra­gos prin­ci­pal­men­te en­tre los jó­ve­nes que se tie­nen que mar­char en bus­ca de otros ho­ri­zon­tes la­bo­ra­les que les per­mi­tan desa­rro­llar un pro­yec­to de vi­da.

«La ra­dio­gra­fía de la eco­no­mía an­da­lu­za apor­ta un pai­sa­je lleno de es­pe­ran­zas que de­be­rán de­can­tar­se en el pró­xi­mo lus­tro»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.