POR LA EDU­CA­CIÓN AL PLENO EM­PLEO

POR FER­NAN­DO SE­CO VI­CE­PRE­SI­DEN­TE DE CESUR

ABC - Especiales Andalucía - - SUMARIO - FER­NAN­DO SE­CO VI­CE­PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO DE LA ASO­CIA­CIÓN DE EM­PRE­SA­RIOS DEL SUR DE ES­PA­ÑA-CESUR

S abe­mos muy bien que la edu­ca­ción es la ba­se pa­ra cons­truir una so­cie­dad. Si esa edu­ca­ción es bue­na y de ca­li­dad, cons­trui­re­mos una so­cie­dad a su ima­gen y se­me­jan­za. Y da­re­mos a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes la me­jor ar­ma y he­ren­cia pa­ra cons­truir su pro­pio fu­tu­ro. No po­de­mos es­tar sa­tis­fe­chos con los re­sul­ta­dos me­dios que se ob­tie­nen en Es­pa­ña y en An­da­lu­cía, más en par­ti­cu­lar. Sie­te le­yes dis­tin­tas en po­co más de 25 años. Es un sus­pen­so con­ti­nua­do y ga­rra­fal a los par­ti­dos po­lí­ti­cos que, al fin y al ca­bo, son los que de­ci­den so­bre el par­ti­cu­lar. Y tam­bién sa­be­mos por qué no se lle­ga a un acuer­do so­bre edu­ca­ción: los par­ti­dos con­si­de­ran la edu­ca­ción co­mo un ele­men­to ideo­ló­gi­co de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra in­fluir en la gen­te jo­ven.

Es­te pro­ce­der, que es in­to­le­ra­ble en de­mo­cra­cia, es­tá las­tran­do las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to per­so­nal y de so­cie­da­des en­te­ras lle­ván­do­las ha­cia la me­dio­cri­dad, la su­per­fi­cia­li­dad y la fal­ta ilu­sión por crear, por cre­cer, por me­jo­rar. Con ex­cep­cio­nes, ló­gi­ca­men­te. Por es­ta ra­zón, la pri­me­ra re­for­ma que ha­bría que ha­cer pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad edu­ca­ti­va es que los par­ti­dos de­ja­ran a los pro­fe­sio­na­les se­rios y pre­pa­ra­dos, ela­bo­rar las le­yes edu­ca­ti­vas y sus re­gla­men­tos. Así co­mo los ciu­da­da­nos con­fia­mos en los po­lí­ti­cos con nues­tro vo­to, los po­lí­ti­cos de­be­rían con­fiar en los ciu­da­da­nos me­jor do­ta­dos pa­ra ha­cer una ley tan fun­da­men­tal co­mo la edu­ca­ti­va. Ya sa­be­mos có­mo sue­nan los can­tos de si­re­na.

La Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios del Sur de Es­pa­ña-CESUR apos­tó des­de su cons­ti­tu­ción por des­ti­nar sus es­fuer­zos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de la em­pre­sa ha­cia la me­jo­ra de la ca­li­dad edu­ca­ti­va en An­da­lu­cía. Por­que es el pre­sen­te y el fu­tu­ro. Así co­mo la em­pre­sa no de­be mi­rar al cor­to pla­zo en la ob­ten­ción de be­ne­fi­cios co­mo úni­co ob­je­ti­vo, sino a una es­tra­te­gia de lar­go pla­zo y de sos­te­ni­bi­li­dad, la edu­ca­ción tam­bién es ta­rea del lar­go pla­zo y sus be­ne­fi­cios, tam­bién. Pla­zos, por cier­to, que cho­can con los de la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de la in­me­dia­tez y la le­gis­la­tu­ra. Y, es­to, se­ño­res, es in­com­pa­ti­ble.

Por es­ta ra­zón, CESUR re­co­men­dó en la co­mi­sión de Edu­ca­ción del Par­la­men­to de An­da­lu­cía – don­de acu­dió por in­vi­ta­ción de Ciu­da­da­nos a pre­sen­tar ale­ga­cio­nes so­bre el pro­yec­to de ley de For­ma­ción pro­fe­sio­nal en An­da­lu­cía- que el Plan Es­tra­té­gi­co de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal se hi­cie­ra con mi­ras al lar­go pla­zo, no al cor­to y me­dio.

De­jan­do, por aho­ra, a un la­do la edu­ca­ción obli­ga­to­ria, la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial de An­da­lu­cía. Co­mo lo es pa­ra la ma­yor par­te de los paí­ses de nues­tro en­torno. Con es­pe­cial em­pe­ño en el desa­rro­llo de la FP Dual, que tan­tos éxitos es­tá co­se­chan­do en paí­ses co­mo Ale­ma­nia y que tan­ta in­ci­den­cia tie­ne en el desa­rro­llo em­pre­sa­rial de una co­mu­ni­dad o país. Es verdad que es­ta­mos po­nien­do en mar­cha mu­chas uni­da­des de FP Dual, don­de los cen­tros de en­se­ñan­za y las em­pre­sas lle­gan a acuer­dos bi­la­te­ra­les pa­ra for­mar a los es­tu­dian­tes en las ma­te­rias que se ne­ce­si­tan. Y así se ha de se­guir. Des­de lue­go en can­ti­dad, pe­ro muy vi­gi­lan­tes pa­ra que la ca­li­dad sea prio­ri­ta­ria. Por suer­te, la con­se­je­ra de Edu­ca­ción, So­nia Ga­ya, tie­ne co­mo prio­ri­dad la ca­li­dad.

Des­gra­cia­da­men­te, el año pa­sa­do se que­da­ron en An­da­lu­cía 30.000 cha­va­les sin po­der cur­sar la FP por fal­ta de ofer­ta pú­bli­ca. Es­te año se han que­da­do fue­ra unos 20.000. Es algo in­to­le­ra­ble. Sea por la ley na­cio­nal sea por la re­gio­nal. Da­do que se tra­ta de un de­re­cho uni­ver­sal re­co­gi­do en la cons­ti­tu­ción y los es­ta­tu­tos, de­be­rían de po­der ga­ran­ti­zar­lo, y pa­ra ello en­tien­do que los cen­tros con­cer­ta­dos son un ins­tru­men­to idó­neo, ase­qui­ble y ex­tra­or­di­na­rio com­ple­men­to a la en­se­ñan­za pú­bli­ca que de­be­rían cui­dar más. Lo prin­ci­pal es cum­plir los ob­je­ti­vos de uni­ver­sa­li­dad y ca­li­dad edu­ca­ti­va. En es­te sen­ti­do con­tri­bui­ría a aten­der a to­da la de­man­da de FP que se pue­dan ho­mo­lo­gar co­mo Cen­tros In­te­gra­dos de FP (con to­das sus ca­pa­ci­da­des ho­mo­lo­ga­das) no so­lo a los de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca sino tam­bién a los con­cer­ta­dos que es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra ello.

En aras de la ca­li­dad y la li­ber­tad, per­mi­to su­ge­rir­les a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos que en es­ta ley de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal apo­yen más a las con­cer­ta­das y pri­va­das, por­que a las pú­bli­cas ya les apo­yan con to­do lo que pue­den. Creo que es bueno que es­tos mo­de­los edu­ca­ti­vos se jun­ten, que se mez­clen, que se ha­blen en­tre ellos, pues­to que es­toy se­gu­ro de que apren­de­rán unos de otros, mu­cho. Y eso es lo im­por­tan­te, su­mar pa­ra me­jo­rar to­dos. So­bre to­do nues­tros jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.