Mi día li­bre en...

El chef se­vi­llano ha pa­sa­do lar­gas ho­ras en es­te cén­tri­co es­ta­ble­ci­mien­to que se ha con­ver­ti­do en pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra el pú­bli­co ex­tran­je­ro pe­ro aún con­ser­va to­do el sa­bor de las au­tén­ti­cas bo­de­gas his­pa­len­ses.

ABC - Especiales Andalucía - - SUMMARIO - Isabel Agui­lar Fo­to­gra­fías: Raúl Do­bla­do

En­tra en Las Co­lum­nas con la fa­mi­lia­ri­dad del que lle­va años fre­cuen­tan­do un mis­mo es­pa­cio y se ha­ce un hue­co en su es­qui­na de la ba­rra, la que es­tá pe­ga­da a la pi­za­rra de ta­pas. Se sien­te co­mo en ca­sa a pe­sar del bu­lli­cio, al­go que no sor­pren­de cuan­do nos cuen­ta que pa­só lar­gas ho­ras de su ju­ven­tud en­fras­ca­do en con­ver­sa­cio­nes con ami­gos y de­más con­ter­tu­lios, mu­chas ve­ces ex­tran­je­ros a los que ayu­da­ba a en­ten­der­se con los ca­ma­re­ros. Han pa­sa­do va­rios años de aque­llo y en la ac­tua­li­dad los ca­ma­re­ros co­mo Ma­nuel Gar­cía, el ami­go al que vi­si­ta Marcos Val­cár­cel en es­ta en­tre­vis­ta, ya cha­pu­rrean in­glés y otros idio­mas ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der al alu­vión de clien­tes fo­rá­neos que des­fi­la a ca­da ho­ra por su ba­rra. Es­tos dos ami­gos han cam­bia­do en 20 años, pe­ro no tan­to co­mo el pul­so de un ba­rrio que aho­ra la­te

ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra el tu­ris­mo. Hay co­sas, sin em­bar­go, que no cam­bian nun­ca, co­mo la hos­pi­ta­li­dad con la que en Las Co­lum­nas se ha aten­di­do siem­pre a ca­da clien­te que les vi­si­ta.

¿Por qué em­pe­zó a ve­nir a Las Co­lum­nas? ¿En qué ha cam­bia­do el es­ta­ble­ci­mien­to des­de que lo co­no­ce?

me­jo­ra. An­tes no es­ta­ba el bo­te­lle­ro del fron­tal y ha­bía unos ar­co­nes pa­ra el hie­lo al otro la­do de la ba­rra y allí for­má­ba­mos unas ter­tu­lias in­creí­bles. Aho­ra pa­ran mu­chos tu­ris­tas pe­ro an­tes ve­nía so­bre to­do gen­te del ba­rrio y siem­pre te en­con­tra­bas con al­guien. La zo­na ha cam­bia­do mu­cho, yo re­cuer­do có­mo de ni­ño ju­ga­ba en es­ta mis­ma ca­lle, ha­bía una tien­da de co­mes­ti­bles, una fru­te­ría… aho­ra to­do son tien­das de sou­ve­nirs. He pa­sa­do por aquí des­de que na­cí por­que mis pa­dres vi­ven al la­do. Cuan­do te­nía 18 o 20 años em­pe­cé a ve­nir, so­lo o con mi her­mano, y des­de en­ton­ces no he de­ja­do de ha­cer­lo.

¿Có­mo em­pe­zó su amis­tad con Ma­nuel?

Siem­pre me po­nía en la mis­ma es­qui­na y era la par­te de la ba­rra que él aten­día. Des­de allí veía a to­do el que en­tra­ba y sa­lía del bar y lo con­tro­la­ba to­do. Co­noz­co a Fí­si­ca­men­te han ido cam­bian­do al­gu­nas co­sas, por­que ca­da año ha­cían una pe­que­ña

Marcos Val­cár­cel (La Gru­lla) y Ma­nuel Gar­cía (Las Co­lum­nas)

Ma­nuel Gar­cía, ca­ma­re­ro de Las Co­lum­nas, y el chef Marcos Val­cár­cel, char­lan den­tro de la ba­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.