EL «GOR­DO» DEL AÑO 2018

ABC - Especiales Andalucía - - ASÍ FUE SEVILLA 2018 - ÁL­VA­RO YBA­RRA DI­REC­TOR ABC DE SE­VI­LLA

Ate­nor con la per­cep­ción de los se­vi­lla­nos que re­ve­la la en­cues­ta de Da­taes­tu­dios pu­bli­ca­da por ABC el pa­sa­do do­min­go la ciu­dad ape­nas ha cam­bia­do en el úl­ti­mo año. Es­te in­mo­vi­lis­mo, le­jos de in­quie­tar a la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, les de­ja in­di­fe­ren­tes o, in­clu­so, le­ve­men­te sa­tis­fe­chos. Se­vi­lla si­gue so­bra­da de gran­des pro­yec­tos y cer­tá­me­nes que ten­drán que rom­per la pro­ver­bial iner­cia bu­ro­crá­ti­ca de la ciu­dad pa­ra ha­cer­se reali­dad con el pa­so del tiem­po. Ni si­quie­ra la re­vo­lu­ción di­gi­tal en la que nos en­con­tra­mos in­mer­sos pa­re­ce al­te­rar el rit­mo ca­den­cio­so con el que aquí se des­pe­chan los asun­tos ofi­cia­les y ex­tra­ofi­cia­les.

Una de las es­ca­sas cer­te­zas que nos ha de­ja­do 2018 en nues­tra ciu­dad ha si­do la eclo­sión del tu­ris­mo. El año que es­tá a pun­to de aca­bar ha si­do el de la con­so­li­da­ción del ne­go­cio tu­rís­ti­co co­mo la cla­ve del de­ve­nir de la ciu­dad, no só­lo por su po­ten­cial de desa­rro­llo eco­nó­mi­co sino tam­bién por su in­fluen­cia en los usos y cos­tum­bres de la gen­te y en la pro- pia con­fi­gu­ra­ción de la tra­ma ur­ba­na. Los tu­ris­tas han he­cho flo­re­cer en Se­vi­lla mu­chos pe­que­ños y me­dia­nos pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les. La crea­ción de em­pleo, del que es­ta­mos tan ne­ce­si­ta­dos, y la cul­tu­ra y las opor­tu­ni­da­des que de­pa­ran la afluen­cia ma­si­va de via­je­ros de­ben si­tuar­se en el la­do bueno de la ba­lan­za del sec­tor. Su con­se­cuen­cia ne­ga­ti­va es la des­na­tu­ra­li­za­ción de la propia ciu­dad, con­ver­ti­da en una es­pe­cie de par­que te­má­ti­co pa­ra dis­fru­te de los vi­si­tan­tes y dis­gus­to de los aman­tes de las esen­cias. A Se­vi­lla no le ha ocu­rri­do na­da dis­tin­to de lo que ha pa­sa­do en otras gran­des ur­bes es­pa­ño­las y eu­ro­peas ubi­ca­das en el ma­pa de las ciu­da­des que me­re­ce la pe­na vi­si­tar. Pe­ro lo que en otros lu­ga­res se ha vi­vi­do co­mo la par­te mo­les­ta de un fe­nó­meno ge­ne­ral­men­te po­si­ti­vo aquí, don­de la au­to­crí­ti­ca es la afi­ción fa­vo­ri­ta de los más re­cal­ci­tran­tes, se ha in­ten­ta­do sus­tuir el to­do por la par­te y hacer un dra­ma de lo que no de­ja de ser un mo­ti­vo más pa­ra re­for­zar el atrac­ti­vo de la mar­ca Se­vi­lla, una mar­ca im­ba­ti­ble.

El pre­mio «gor­do» del año, sin em­bar­go, no lo ha traí­do ni el tu­ris­mo ni la lo­te­ría de Na­vi­dad, que al­gu­nos dé­ci­mos sí ha agra­cia­do por la par­te de Tria­na. El «gor­do» ha to­ca­do no só­lo en Se­vi­lla sino en to­da An­da­lu­cía con el re­sul­ta­do im­pre­vis­to de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, que han he­cho po­si­ble que se pon­ga fin a 36 años de con­trol so­cia­lis­ta de to­das las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de ca­rác­ter re­gio­nal. Se­vi­lla, co­mo ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de la au­to­no­mía, y la propia An­da­lu­cía, se me­re­cían es­ta opor­tu­ni­dad de in­ten­tar hacer las co­sas de otra ma­ne­ra. Ha­brá que te­ner al­go de pa­cien­cia por­que un ré­gi­men no se cam­bia en dos o tres días. Ha­ce fal­ta más tiem­po. Pe­ro la ilu­sión que ha sus­ci­ta­do la oca­sión his­tó­ri­ca pro­pi­cia­da por el cam­bio po­lí­ti­co de­be lle­var­nos a es­pan­tar nues­tro con­for­mis­mo y for­jar un ho­ri­zon­te nue­vo de es­pe­ran­zas que pa­re­cían im­po­si­bles. Es­pe­re­mos que cuan­do ter­mi­ne la le­gis­la­tu­ra po­da­mos afir­mar que ya no so­mos los úl­ti­mos de la fi­la. En­tre­tan­to ha­brá que hacer un es­fuer­zo co­lec­ti­vo por no que­dar­nos atrás en la re­vo­lu­ción que ha trai­do con­si­go la so­cie­dad de la in­for­ma­ción, ca­rac­te­ri­za­da por la in­cer­ti­dum­bre que traen con­si­go los cam­bios ver­ti­gi­no­sos y cons­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.