El acuer­do pre­su­pues­ta­rio es el em­brión de un com­pro­mi­so pa­ra es­ti­rar la le­gis­la­tu­ra con la ayu­da del na­cio­na­lis­mo

ABC (Galicia) - - OPINIÓN -

LO que han fir­ma­do es­ta se­ma­na el PSOE y Po­de­mos se ase­me­ja más a un pac­to de le­gis­la­tu­ra que a un sim­ple com­pro­mi­so so­bre los pre­su­pues­tos. Aca­so sea tam­bién, y así lo ha ex­pre­sa­do Pa­blo Igle­sias, el em­brión de una fu­tu­ra coa­li­ción de Go­bierno. Pe­ro so­bre to­do cons­ti­tu­ye la cons­ta­ta­ción de que am­bas for­ma­cio­nes es­tán de acuer­do en pro­lon­gar es­te man­da­to has­ta su lí­mi­te de tiem­po, o en to­do ca­so has­ta el oto­ño de 2019 cuan­do me­nos. La ra­zón es que Igle­sias pre­ten­de ex­ten­der el ac­tual has­ta las elec­cio­nes de ma­yo en las au­to­no­mías y los ayun­ta­mien­tos pa­ra ob­te­ner en ellos cuo­tas de po­der con­cre­to. El lí­der de la ex­tre­ma iz­quier­da ya ha en­ten­di­do que su par­ti­do no pue­de ser só­lo la ex­pre­sión de la ra­bia y del des­con­ten­to; ne­ce­si­ta po­si­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les des­de las que ma­ne­jar, co­mo los so­cia­lis­tas, re­cur­sos, car­gos y di­ne­ro: en su­ma, Es­tan­ca­do en su pro­pó­si­to de asal­tar el cie­lo en­te­ro, pa­re­ce con­for­mar­se prag­má­ti­ca­men­te con la mi­tad o con un ter­cio.

Por su par­te, el pre­si­den­te ob­tie­ne en el tra­to la ma­sa crí­ti­ca que en­gor­de sus ra­quí­ti­cos 85 es­ca­ños. A par­tir de aho­ra los pro­yec­tos gu­ber­na­men­ta­les par­ten de un blo­que de 155 dipu­tados, y de la reali­dad de que Po­de­mos re­nun­cia a su es­tra­te­gia del o del zar­pa­zo, ob­te­nien­do im­por­tan­tes par­ce­las de in­fluen­cia a cam­bio. Pe­ro la es­ta­bi­li­dad –en el sen­ti­do ma­te­má­ti­co por­que no es po­si­ble lla­mar es­ta­ble a pro­gra­ma de ra­di­ca­lis­mo tan acen­tua­do– le que­da aún a 21 vo­tos de dis­tan­cia y esos es­tán en ma­nos del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán y vas­co. Al PNV no es di­fí­cil en­ga­tu­sar­lo ce­ban­do par­ti­das de gas­to; el pro­ble­ma son los se­pa­ra­tis­tas más hi­per­ven­ti­la­dos, y en con­cre­to los de la fac­ción del PDECat que con­ti­núa rin­dien­do obe­dien­cia al pró­fu­go de Wa­ter­loo. La prio­ri­dad de es­ta gen­te es el desafío al Es­ta­do, un asun­to de­ma­sia­do bo­rras­co­so in­clu­so pa­ra el Sán­chez más te­me­ra­rio. Ayer mis­mo, To­rra se echó li­te­ral­men­te al mon­te –el Puig­sa­calm, por más se­ñas– pa­ra sim­bo­li­zar su es­ta­do de áni­mo.

Así las co­sas, la nue­va alian­za fren­te­po­pu­lis­ta se ha pues­to a tra­ba­jar con ERC en la cons­truc­ción de un fu­tu­ro do­ble tripartito, en Es­pa­ña y en Ca­ta­lu­ña, que Jun­que­ras mu­ñe des­de una pri­sión con­ver­ti­da en cen­tro de pe­re­gri­na­ción de po­lí­ti­cos. El di­se­ño de aque­lla ce­na en Can Rou­res –ve­rano de 2017– se per­fi­la a me­dio pla­zo co­mo una adap­ta­ción del mo­de­lo cen­trí­fu­go del za­pa­te­ris­mo. El gran obs­tácu­lo es la cau­sa del pen­dien­te de jui­cio y de unas even­tua­les con­de­nas que só­lo po­dría ali­viar un in­dul­to su­brep­ti­cia­men­te pro­me­ti­do. Pe­ro esa me­di­da de gra­cia re­quie­re co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria que la nue­va li­ga de po­der con­ti­núe en ejer­ci­cio, de manera que el trá­fi­co de mu­tuos in­tere­ses cie­rre el círcu­lo. Si ese

fra­gua, Sán­chez ha­brá ro­to el blo­que cons­ti­tu­cio­nal de mo­do de­fi­ni­ti­vo y ce­le­bra­rá el 40 aniver­sa­rio de la Car­ta Mag­na alia­do con sus prin­ci­pa­les enemi­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.