Tras ha­ber en­tra­do en La Mon­cloa por la puer­ta tra­se­ra, com­par­tir el Pa­la­cio con los Re­yes de­bió de pa­re­cer­les nor­mal

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL

ES co­mo en in­glés lla­man a quien se cue­la en una re­cep­ción o inau­gu­ra­ción. El ma­tri­mo­nio Sán­chez se co­lo­có en la lí­nea de los an­fi­trio­nes en la re­cep­ción real del 12 de Oc­tu­bre y co­men­zó a sa­lu­dar a los in­vi­ta­dos has­ta que al­guien del pro­to­co­lo les ad­vir­tió que no era su si­tio y lo aban­do­na­ron. Lo atri­bu­yen a «ha­ber re­ci­bi­do ins­truc­cio­nes de la Zar­zue­la», que lo con­fir­ma, y no ha he­cho más que au­men­tar la con­fu­sión. Pe­ro tras ha­ber en­tra­do le­gal­men­te en La Mon­cloa por la puer­ta tra­se­ra, com­par­tir el Pa­la­cio con los Re­yes de­bió de pa­re­cer­les nor­mal. La Es­pa­ña de Pe­dro Sán­chez es­tá lle­na de

que han caí­do so­bre car­gos y em­pre­sas es­ta­ta­les co­mo un en­jam­bre de mos­cas so­bre un pa­nal de ri­ca miel, sin otro mé­ri­to, en la ma­yo­ría de los ca­sos, que su re­la­ción per­so­nal con el pre­si­den­te. Hay que de­cir que ocu­rre en to­dos los cam­bios de go­bierno, a fin de cuen­tas, el pre­si­den­te de­be ro­dear­se de per­so­nas de con­fian­za, aun­que no en la mag­ni­tud y fal­ta de ex­pe­rien­cia de aho­ra, co­mo mues­tran los ca­sos de Co­rreos y el CIS. Pe­ro al­gu­na vez te­nía que ocu­rrir.

Es­to es anéc­do­ta, aun­que sig­ni­fi­ca­ti­va, al mos­trar que los cam­bios que traía el Go­bierno no son tan­tos. Mu­cho más gra­ve es lo que ocu­rre con el pre­su­pues­to re­dac­ta­do por Po­de­mos y el PSOE, con más acen­to del pri­me­ro, más gas­tos que in­gre­sos y más de­seos que reali­da­des. Pa­ra un país co­mo el nues­tro, con un dé­fi­cit y un pa­ro en­tre los ma­yo­res de Eu­ro­pa, es co­mo pur­gar a al­guien con dia­rrea. Pa­ra Igle­sias no es pro­ble­ma: su am­bi­ción per­so­nal es to­car po­der y su úl­ti­mo ob­je­ti­vo, car­gar­se el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta. Pe­ro que Pe­dro Sán­chez ha­ya de­ci­di­do acep­tar­lo co­mo so­cio tie­ne só­lo dos ex­pli­ca­cio­nes a cual más preo­cu­pan­te: o bien se cree in­vul­ne­ra­ble des­pués de ha­ber so­bre­vi­vi­do a la de­fe­nes­tra­ción en su pro­pio par­ti­do y lo­gra­do la pre­si­den­cia del Go­bierno, o es­tá tan de­ses­pe­ra­do que só­lo le que­da esa car­ta por ju­gar, al dar­se cuen­ta de que to­das las otras le es­tán fa­llan­do o se ha­cen ca­da vez más pro­ble­má­ti­cas. Pues el se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán em­pie­za a ser un caos, no pu­dién­do­se con­tar con ellos pa­ra na­da, aun­que con­ti­núa cor­te­ján­do­les y uno de los as­pec­tos más in­quie­tan­tes del diá­lo­go ex­tra­se­cre­to que man­tie­nen son las pro­me­sas de nue­vos in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos pa­ra Ca­ta­lu­ña (la mi­nis­tra de Ha­cien­da ha ha­bla­do de 2.200 mi­llo­nes en los con­tro­ver­ti­dos pre­su­pues­tos), lo que se­ría vol­ver a an­te­ayer: a «com­prar» a los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra que pos­pon­gan la in­de­pen­den­cia. Al­go que ellos mis­mos han di­cho no acep­ta­rán, aun­que se­gu­ro que no ha­cen as­cos al di­ne­ro, mien­tras in­sis­ten en la li­be­ra­ción de sus pre­sos, que Sán­chez no pue­de dar­les, y el re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción, me­nos.

De có­mo en­ca­ja to­do ello en Es­pa­ña, en Bru­se­las y en el mun­do les ha­bla­ré en la Ter­ce­ra del jue­ves. Va­ya, co­mo avan­ce, que los na­cio­na­lis­tas se­gui­rán con su tra­ta-tra­ca y Sán­chez cre­yen­do que re­sis­tien­do, ga­na­rá. Cuan­do se hun­de ca­da vez más en las are­nas mo­ve­di­zas de sus arries­ga­das apues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.