Los cua­tro pri­me­ros me­ses del pre­so de Brie­va

ABC (Galicia) - - ESPAÑA - PA­BLO MU­ÑOZ/CRUZ MOR­CI­LLO MA­DRID

Alas 8.13 mi­nu­tos del lu­nes 18 de ju­nio, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, con­de­na­do en sen­ten­cia fir­me a 5 años y diez me­ses por el ca­so Nóos, in­gre­sa­ba en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Brie­va (Ávi­la). La ho­ra ele­gi­da no era, ni mu­cho me­nos, casual, ya que se le ex­pli­có que era la me­jor pa­ra pa­sar inad­ver­ti­do al coin­ci­dir con el cam­bio de turno de fun­cio­na­rios. No hu­bo una so­la ima­gen de su en­tra­da en pri­sión y así sigue sien­do por aho­ra.

Los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra esa en­tra­da en pri­sión fue­ron es­ca­sos, en­tre otras co­sas por­que el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias, Án­gel Yus­te, aun­que for­mal­men­te se­guía ocu­pan­do el pues­to, ya co­no­cía des­de el vier­nes an­te­rior la de­sig­na­ción por par­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros de su su­ce­sor, Án­gel Luis Díez. Pa­ra com­pli­car aún más las co­sas, Don Fe­li­pe es­ta­ba de via­je ofi­cial en Was­hing­ton y no pu­do fir­mar el nom­bra­mien­to has­ta el mis­mo lu­nes; es de­cir, has­ta el mis­mo día que su cu­ña­do en­tra­ba en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio. La to­ma de po­se­sión se pro­du­jo el día si­guien­te.

La tran­si­ción en Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias no fue óbi­ce pa­ra que en esas ho­ras se pro­du­je­ran los con­tac­tos per­ti­nen­tes en­tre los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad de la Ca­sa Real-Ur­dan­ga­rin (has­ta la lle­ga­da al Trono de Fe­li­pe VI él for­ma­ba par­te de la Fa­mi­lia Real, y en cual­quier ca­so era cu­ña­do del Rey, por lo que le ata­ñe su se­gu­ri­dad) y res­pon­sa­bles de Pri­sio­nes. Ya an­tes ha­bía ha­bi­do con­ver­sa­cio­nes que desem­bo­ca­ron en la elec­ción por par­te del con­de­na­do de la cár­cel de Brie­va pa­ra cum­plir su pe­na, pe­ro ha­bía que ul­ti­mar de­ta­lles im­por­tan­tes, y muy es­pe­cial­men­te la me­jor for­ma de pre­ser­var la in­ti­mi­dad del nue­vo in­terno en ese tran­ce.

Cin­co mi­nu­tos de te­lé­fono

La con­sig­na del equi­po de In­te­rior de Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka fue cla­ra des­de el pri­mer mi­nu­to: ni un so­lo pri­vi­le­gio, ni tam­po­co tra­to dis­cri­mi­na­to­rio. La cár­cel de Brie­va ofre­cía la ven­ta­ja de que iba a ser muy fá­cil ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad y tam­bién su in­ti­mi­dad –una fo­to­gra­fía su­ya se­ría de­mo­le­do­ra pa­ra Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias–, pe­ro a cam­bio su­po­nía so­me­ter a Ur­dan­ga­rin a una do­ble pe­na, de pri­sión y de ais­la­mien­to.

La pri­me­ra anéc­do­ta de su en­tra­da en la cár­cel, una vez su­pe­ra­dos los trá­mi­tes re­gla­men­ta­rios del in­gre­so, se pro­du­jo a las po­cas ho­ras. El mó­du­lo al que fue des­ti­na­do –el úni­co de hom­bres, de ape­nas cua­tro cel­das, en un cen­tro de mu­je­res–, no ha­bía si­do uti­li­za­do des­de los tiem­pos de Luis Rol­dán y por ello no te­nía ins­ta­la­do un te­lé­fono pa­ra que el re­clu­so pu­die­ra ha­cer las lla­ma­das a las que re­gla­men­ta­ria­men­te tie­ne de­re­cho.

En la ac­tua­li­dad, los mó­du­los de las cár­ce­les tie­nen un apa­ra­to en el que ca­da in­terno in­tro­du­ce diez nú­me­ros a los que pue­de lla­mar y ade­más ha de co­mu­ni­car a los res­pon­sa­bles de pri­sión la iden­ti­dad de sus ti­tu­la­res. Co­mo va­lor aña­di­do, el pro­pio te­lé­fono cor­ta la co­mu­ni­ca­ción a los cin­co mi­nu­tos exac­tos, que es el tiem­po de con­ver­sa­ción que se per­mi­te ca­da vez. Se tra­ta de un avan­ce im­por­tan­te, por­que de es­ta for­ma se evi­ta que un fun­cio­na­rio ten­ga que com­pro­bar de for­ma per­so­nal que se cum­ple el re­gla­men­to en es­ta ma­te­ria tan sen­si­ble.

Sin un in­terno de apo­yo

En el ca­so de Ur­dan­ga­rin no hu­bo tiem­po ma­te­rial pa­ra ins­ta­lar en el an­ti­cua­do mó­du­lo uno de esos te­lé­fo­nos an­tes de su in­gre­so. El pre­so, sin em­bar­go, te­nía de­re­cho a la co­mu­ni­ca­ción, por lo que se tuvo que ar­bi­trar una so­lu­ción de emer­gen­cia: que hi­cie­se la lla­ma­da des­de el des­pa­cho del di­rec­tor.

Ob­via­men­te, en el mo­men­to en que se sub­sa­nó la con­tin­gen­cia el re­clu­so no vol­vió a uti­li­zar el des­pa­cho. La pri­me­ra vez que pi­dió ha­cer­lo con el te­lé­fono ya ins­ta­la­do, se le ex­pli­có que nun­ca más po­dría uti­li­zar el otro, lo que no de­jó de sor­pren­der­le. Una vez más, la or­den de que se evi­ta­ra cual­quier tra­to de fa­vor o dis­cri­mi­na­to­rio se cum­plió a ra­ja­ta­bla.

Co­mo la ma­yo­ría de pre­sos pri­ma­rios, Ur­dan­ga­rin acu­só su en­tra­da en pri­sión. Du­ran­te sus pri­me­ras se­ma­nas su es­ta­do de áni­mo era ba­jo, a lo que con­tri­bu­yó el he­cho de es­tar so­lo en el mó­du­lo y no con­tar con un in­terno de apo­yo que le guia­ra en esa pri­me­ra eta­pa tan com­pli­ca­da. La si­tua­ción nun­ca fue gra­ve, pe­ro sí se es­tu­vo muy pen­dien­te de la evo­lu­ción.

Tam­bién co­mo cual­quier pre­so, Ur-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.