«Pen­sé en sui­ci­dar­me co­mo úl­ti­ma de­fen­sa fren­te a las tor­tu­ras»

El ac­ti­vis­ta Lo­rent Sa­leh lle­gó a Ma­drid tras cua­tro años co­mo pre­so po­lí­ti­co de Ma­du­ro

ABC (Galicia) - - INTERNACIONAL - MA­NUEL TRILLO MA­DRID

Des­pués de más de cua­tro años sin ver el sol en las mazmorras de la in­te­li­gen­cia ve­ne­zo­la­na, Lo­rent Sa­leh, tra­ta­ba ayer de «asi­mi­lar» que al fin po­día «ver ama­ne­cer en un país li­bre». Es­te lí­der es­tu­dian­til, ya con 30 años, ate­rri­zó en la ma­ña­na de ayer en Ma­drid tras ser ex­car­ce­la­do el vier­nes por el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro y en­via­do al destierro en Es­pa­ña.

En el vue­lo le acom­pa­ñó el se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca, Juan Pa­blo de Lai­gle­sia, y en la Ter­mi­nal 4 de­ce­nas de exiliados ve­ne­zo­la­nos le die­ron la bien­ve­ni­da «a la li­ber­tad», le acla­ma­ron co­mo «va­lien­te» y co­rea­ron «aba­jo la dic­ta­du­ra». Lo pri­me­ro que hi­zo él fue ha­blar por te­lé­fono mó­vil con su ma­dre, Ya­mi­leth, a quien no ha­bía po­di­do ver en Ca­ra­cas pe­se a que le esperaba a las puer­tas del cen­tro don­de es­ta­ba pre­so, ya que fue con­du­ci­do di­rec­ta­men­te al avión. «Te amo, gra­cias por to­do lo que has he­cho, ma­mi», le di­jo al fin en­tre lá­gri­mas.

El ac­ti­vis­ta, pre­mio Sa­ja­rov a la Li­ber­tad de Con­cien­cia del Par­la­men­to Eu­ro­peo en 2017, «nun­ca» pen­só que «es­te mo­men­to iba a lle­gar». «Es­pa­ña ha he­cho una la­bor in­creí­ble» y «va a ser muy di­fí­cil re­tri­buir to­do lo que ha he­cho», des­ta­có. Pe­ro a ren­glón se­gui­do re­cor­dó que «hay com­pa­ñe­ros que si­guen pre­sos y es­tán su­frien­do». «Hay se­res inocen­tes tras las re­jas, secuestrados, y que me­re­cen cru­zar el puen­te co­mo lo cru­cé y no po­de­mos di­na­mi­tar­lo. Hay que cui­dar ese puen­te pa­ra que mu­cha gen­te pue­da ver tam­bién la li­ber­tad», se­ña­ló a los me­dios.

La ex­car­ce­la­ción y destierro de Lo­rent Sa­leh se pro­du­ce po­co des­pués de la muer­te, ba­jo cus­to­dia de las fuer­zas de se­gu­ri­dad y en cir­cuns­tan­cias no acla­ra­das, del con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán. En de­cla­ra­cio­nes a ABC, Sa­leh ase­gu­ró que, tan­to si se sui­ci­dó co­mo si fue ase­si­na­do, am­bas cau­sas son «igual de gra­ves». «El ni­vel psi­co­ló­gi­co al que te so­me­ten te pue­de ha­cer co­me­ter cual­quier co­sa», in­di­có. «Cuán­tas co­sas han pa­sa­do o pa­san en es­te mo­men­to» a pre­sos me­nos «me­diá­ti­cos», se pre­gun­tó. Du­ran­te su en­car­ce­la­mien­to, vio có­mo mo­ría «una per­so­na al año» por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias. De he­cho, él mis­mo se plan­teó qui­tar­se la vi­da. «Me lle­va­ron a un pun­to en el que el sui­ci­dio era la úni­ca he­rra­mien­ta de de­fen­sa». «Si me van a se­guir tor­tu­ran­do des­pués de un año, me ma­to o que me ma­ten», ra­zo­na­ba en­ton­ces.

El ex­di­ri­gen­te es­tu­dian­til lla­mó ayer a la uni­dad pa­ra el «res­ca­te de la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad». «En Ve­ne­zue­la no hay li­ber­tad», por lo que «no hay des­can­so en la lu­cha», se­ña­ló. A su jui­cio, «es­ta cri­sis es la opor­tu­ni­dad pa­ra pre­sen­tar un nue­vo pro­yec­to de in­te­gra­ción». «Va­mos a re­gre­sar to­dos a le­van­tar ese país tan her­mo­so», ani­mó a sus com­pa­trio­tras. «En Ve­ne­zue­la ha­ce fal­ta de­ciir mu­chas ver­da­des, evi­den­te­men­te diá­lo­go, pe­ro tam­bién po­si­cio­nes fir­mes en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos», que se vio­lan «de manera sis­te­má­ti­ca», de­nun­ció. Pre­ci­sa­men­te, la al­ta re­pre­sen­tan­te pa­ra la Po­lí­ti­ca Ex­te­rior de la UE, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, pre­sen­ta­rá es­te lu­nes a los mi­nis­tros eu­ro­peos pro­pues­tas pa­ra «abrir el ca­mino pa­ra el diá­lo­go po­lí­ti­co» en Ve­ne­zue­la. El Go­bierno es­pa­ñol cree que la de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo de Ma­du­ro «va en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra con­tri­buir a ge­ne­rar un cli­ma de con­fian­za que per­mi­ta una sa­li­da de­mo­crá­ti­ca, pa­cí­fi­ca y ne­go­cia­da en­tre ve­ne­zo­la­nos», in­di­có ayer en una no­ta.

«Mo­ne­da de cam­bio»

La eu­ro­dipu­tada es­pa­ño­la Bea­triz Be­ce­rra, que acu­dió ayer a re­ci­bir a Sa­leh, des­ta­có que «se le ha man­da­do di­rec­ta­men­te de la cár­cel al destierro» y pi­dió «no per­der el fo­co» en có­mo «el ré­gi­men de Ma­du­ro pre­ten­de uti­li­zar co­mo mo­ne­da de cam­bio es­tas co­sas».

El re­cién lle­ga­do em­pren­dió ayer los trá­mi­tes pa­ra per­ma­ne­cer en Es­pa­ña co­mo re­fu­gia­do y esperaba re­en­con­trar­se con su ma­dre «pron­to». Des­de Ca­ra­cas, Ya­mi­leth Sa­leh se mos­tra­ba «fe­liz» y «con­ten­ta» tras más de cua­tro años de «an­gus­tia, zozobra, in­cer­ti­dum­bre y mie­do», in­for­ma

Aun­que no pu­do des­pe­dir­lo an­tes de co­ger el avión, con­si­de­ra que lo im­por­tan­te era «no en­tor­pe­cer na­da pa­ra que él lo­gra­ra sa­lir de Ve­ne­zue­la».

Sa­leh, más de cua­tro años pre­so po­lí­ti­co, en una ima­gen de ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.