El guar­dia sal­va­dor del Boi­ro

ABC (Galicia) - - DEPORTES - JOR­GE ABIZANDA La Co­ru­ña

Mar­cos Yá­ñez Fer­nán­dez de­bu­tó con 20 años en Pri­me­ra di­vi­sión, pe­ro a los afi­cio­na­dos les cues­ta re­co­no­cer a es­te de­lan­te­ro si no se le ci­ta por su apo­do. Si se ha­bla de «Chan­gui», la co­sa cam­bia, es­pe­cial­men­te en Ga­li­cia, por­que rá­pi­do apa­re­ce el re­cuer­do de un go­lea­dor que se es­tre­nó en la éli­te con el Com­pos­te­la en la tem­po­ra­da 199798, que vi­vió de cer­ca el cen­te­na­ria­zo del De­por­ti­vo en el San­tia­go Ber­na­béu (aun­que aquel cur­so ju­gó ce­di­do en el Po­li­de­por­ti­vo Eji­do) y que lle­gó a dis­fru­tar de la Cham­pions Lea­gue en la eta­pa do­ra­da del con­jun­to de Ria­zor. Dos dé­ca­das des­pués de to­car el cie­lo, tra­ba­ja co­mo guar­dia de se­gu­ri­dad, pe­ro sigue vin­cu­la­do al fút­bol mar­can­do tan­tos pa­ra el CD Boi­ro, equi­po al que sal­vó de la des­apa­ri­ción y del que aho­ra tam­bién es pre­si­den­te.

«Chan­gui» es un ju­ga­dor al que el pro­fe­sio­na­lis­mo no ha bo­rra­do el sen­ti­mien­to. Al con­tra­rio. Es­te ve­rano no du­dó en acu­dir al res­ca­te del CD Boi­ro, el club en el que cre­ció y que se en­con­tra­ba a pun­to de des­apa­re­cer por las deu­das acu­mu­la­das tras un «fa­raó­ni­co» pa­so por Se­gun­da di­vi­sión B que ter­mi­nó en un des­cen­so administrativo. «Aque­llo fue hu­mo. Me en­con­tré una si­tua­ción desas­tro­sa. Cuan­do co­gí el club, la an­te­rior di­rec­ti­va afir­mó que de­ja­ba una deu­da de 300.000 eu­ros, pe­ro no se di­jo to­da la ver­dad. Lue­go han ido apa­re­cien­do más agu­je­ros y ya nos acer­ca­mos a los 400.000 eu­ros, pe­ro con tra­ba­jo y sen­sa­tez lo va­mos a sa­car ade­lan­te. Es­te equi­po es­tá muy vi­vo gra­cias a la gen­te de Boi­ro y de to­da la co­mar­ca del Bar­ban­za», afir­ma a ABC po­co an­tes de em­pe­zar su turno de tra­ba­jo co­mo guar­dia de se­gu­ri­dad.

De vuel­ta a ca­sa

Con 41 años, los do­min­gos sigue vis­tién­do­se de cor­to, el res­to de la se­ma­na lu­ce otro uni­for­me de tra­ba­jo. «Hay mu­cha fan­ta­sía con es­to del fút­bol. Los con­tra­tos mi­llo­na­rios, al me­nos en mi épo­ca en la éli­te, só­lo los te­nían las grandes es­tre­llas». Pe­ro él no se que­ja y en la con­ver­sa­ción se mues­tra fe­liz. Ha­bla con una son­ri­sa de su mu­jer, de su hi­ja y de có­mo re­par­te el tiem­po pa­ra aten­der a su fa­mi­lia, cum­plir su jor­na­da la­bo­ral, echar ho­ras en las ofi­ci­nas de Boi­ro y po­der en­tre­nar­se con es­te con­jun­to co­ru­ñés de Ter­ce­ra di­vi­sión. «Lo ha­blé con mi fa­mi­lia, les pa­re­ció bien y aquí es­toy, lu­chan­do den­tro y fue­ra del cam­po pa­ra sa­car ade­lan­te al club».

Siem­pre tuvo en la ca­be­za vol­ver a ca­sa co­mo pre­si­den­te, di­rec­ti­vo o ju­ga­dor, pe­ro los acon­te­ci­mien­tos ace­le­ra­ron el re­gre­so. Na­ci­do en A Chan­gui­ña (10 de abril de 1977), pa­rro­quia que per­te­ne­ce Ga­li­cia Año de Fun­da­ción: Tem­po­ra­das en 2º B: Tem­po­ra­das en 3ª Div.: So­cios: 500 Pre­su­pues­to: 140.000 eu­ros 1966 1 12 al mu­ni­ci­pio de Boi­ro, el ori­gen del apo­do del ve­te­rano de­lan­te­ro re­sul­ta evi­den­te. Siem­pre se ha sen­ti­do muy uni­do a su tie­rra, a su gen­te y no du­dó en au­xi­liar al CD Boi­ro cuan­do, es­te ve­rano, afron­ta­ba el par­ti­do más im­por­tan­te de su his­to­ria en una asam­blea de so­cios. O al­guien co­gía el to­ro por los cuer­nos o el equi­po des­apa­re­cía por una deu­da que asus­ta­ba. «No po­día per­mi­tir que des­apa­re­cie­ra sin lu­char. En el fút­bol se ne­ce­si­ta gen­te se­ria. Yo soy par­ti­da­rio de que los pre­si­den­tes ten­gan res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil cuan­do ejer­cen el car­go. Tu en­tras con una deu­da, o con un equi­po sa­nea­do, to­do lo que sea au­men­tar­la o ge­ne­rar­la de­be ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.