In­ter­cam­bios me­ta­fí­si­cos

ABC (Galicia) - - ENFOQUE - LUIS DEL VAL

Es muy pro­ba­ble que la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno le ex­pli­que al pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo los ar­ca­nos por los cua­les el Pe­dro Sán­chez que exis­tía an­tes de lle­gar al pa­la­cio de la Mon­cloa es di­fe­ren­te al Pe­dro Sán­chez que aho­ra ha­bi­ta allí. Es­te mis­te­rio ex­pli­ca las cau­sas por las que du­ran­te vein­ti­trés años le pa­re­ció bien que el PSOE crea­ra un im­pues­to au­to­nó­mi­co que pa­ga­ban los ciu­da­da­nos fir­man­tes de una hi­po­te­ca y aho­ra no. Más aún, es­ta ¿tran­sus­tan­cia­ción? ha he­cho po­si­ble que los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos del PSOE subie­ran los im­pues­tos has­ta ha­ce muy po­co, sin que a Pe­dro Sán­chez le qui­ta­ra el sue­ño, pe­ro esa me­ta­mor­fo­sis pro­di­gio­sa le ha lle­va­do a opi­nar to­do lo con­tra­rio. Cla­ro que el fe­nó­meno al­can­za in­clu­so a los de Po­de­mos, que am­pa­ra­ron la subida de im­pues­tos a «la gen­te» y, aho­ra, en lu­gar de ha­cer pe­ni­ten­cia por su error, se quie­ren ma­ni­fes­tar a las puer­tas del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Pe­ro el in­ter­lo­cu­tor de Carmen Cal­vo tam­bién ha vi­vi­do por­ten­tos in­com­pren­si­bles pen­dien­tes de ex­pli­ca­ción ra­cio­nal, por­que Carlos Les­mes to­da­vía de­be es­tar ano­na­da­do de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo, que él pre­si­de, le qui­ta­ra la ra­zón a la Sa­la Ter­ce­ra y, a con­ti­nua­ción, se qui­ta­ra la ra­zón a sí mis­mo, que de­be ser al­go así co­mo si un hom­bre se ope­ra­ra pa­ra ser mu­jer y, des­pués, se so­me­tie­ra pa­ra vol­ver a ser hom­bre, to­do eso en la mis­ma se­ma­na. El con­jun­to de es­tos fe­nó­me­nos, tan ex­tra­ños co­mo enig­má­ti­cos, tien­den a que cual­quie­ra pier­da el jui­cio, pe­ro que pier­dan el jui­cio los que nos tie­nen que so­me­ter a jui­cio re­sul­ta bas­tan­te in­quie­tan­te. Y lo es mu­cho más que el mu­tan­te Pe­dro Sán­chez, que de­be eje­cu­tar lo que di­cen las le­yes y, en ca­so de du­da, so­me­ter­se al po­der ju­di­cial, le pro­por­cio­ne una pa­ta­da a la sen­ten­cia y, otra, al le­gis­la­ti­vo, y anun­cie que va a po­ner en vi­gor lo que las Cor­tes to­da­vía no han apro­ba­do. Bueno, pues en­ton­ces su­prí­man­se las Cor­tes, anú­le­se al Tri­bu­nal Su­pre­mo y to­dos los de­más tri­bu­na­les, y que sea Pe­dro Sán­chez, El Trans­mu­ta­do, quien de­ci­da lo que nos con­vie­ne.

An­tes de es­te mi­la­gro le ex­pli­có a Mariano Ra­joy que si no apro­ba­ban los pre­su­pues­tos en la Cá­ma­ra de­be­ría di­mi­tir. An­tes. Aho­ra lo ve de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Así que, con las ma­nos jun­tas, bus­can­do la ma­ne­ra de en­ten­der es­tos mis­te­rios in­com­pren­si­bles, los asom­bra­dos Carlos y Carmen in­ten­tan ahon­dar en el enig­ma. Y es dig­na de ad­mi­ra­ción Carmen Cal­vo, que vi­ve con arro­jo es­ta in­quie­tan­te si­tua­ción, es­tos cam­bios in­com­pren­si­bles, que afec­tan tan­to a la tum­ba de Fran­co co­mo a la ban­ca. In­clu­so se fue a Ro­ma pa­ra tra­tar de ver al­go de luz, aun­que no en­ten­dió na­da. Es ló­gi­co. Na­die lo en­tien­de. Me­nos mal que ella tie­ne la con­vic­ción de que to­do lo que ha­ce y di­ce El Trans­mu­ta­do es por el bien de los ciu­da­da­nos. Co­mo pa­ra no creer en los mi­la­gros.

EP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.