Mu­ri­llo ya ha te­ni­do sus «cin­co mi­nu­tos de fa­ma» que Woody Allen re­cla­ma pa­ra to­dos

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - JOSÉ MARÍA CARRASCAL

LES lla­man así, in­co­rrec­ta­men­te creo. El lo­bo es el pe­rro sin do­mes­ti­car, es de­cir, na­tu­ra­le­za pu­ra, fie­ra que ac­túa se­gún su ins­tin­to pa­ra so­bre­vi­vir, mien­tras es­tos in­di­vi­duos son pro­duc­to de la mal­dad hu­ma­na (un teó­lo­go di­ría, del pe­ca­do ori­gi­nal), que ata­can a sus se­me­jan­tes por cual­quier mo­ti­vo, co­sa que no ha­cen los lo­bos au­tén­ti­cos. Y en­tre los lo­bos hu­ma­nos hay un gru­po muy especial, no sé si es pro­duc­to de nues­tra épo­ca o se ha da­do siem­pre, al no ha­ber es­ta­dís­ti­cas de ellos, lo que in­du­ce a su­po­ner que son un sub­pro­duc­to de la mo­der­ni­dad, no del pro­gre­so, pues bien po­co han traí­do. Me re­fie­ro a aque­llos in­di­vi­duos que, sin una ra­zón po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca o ma­te­rial, si de ra­zón pue­de ha­blar­se, aten­tan con­tra un per­so­na­je con el úni­co ob­je­to de unir­se a su es­te­la.

Su per­fil es­tá ya per­fec­ta­men­te de­fi­ni­do. Se tra­ta de nar­ci­sis­tas con un con­cep­to tan ele­va­do de sí mis­mos, co­mo erró­neo, lo que les lle­va al cho­que con­ti­nuo con la reali­dad y les ge­ne­ra ani­mad­ver­sión a cuan­tas, per­so­nas y si­tua­cio­nes les ro­dean. Son re­sen­ti­dos con­tra to­do y con­tra to­dos, per­de­do­res cró­ni­cos, que dan sa­li­da a su frus­tra­ción de las for­mas más dis­pa­res, en ca­sos ex­tre­mos, aten­tan­do con­tra el triun­fa­dor en aquel mo­men­to. El pri­me­ro de ellos fue Lee Har­vey Os­wald, que tras un pe­ri­plo por la Unión So­vié­ti­ca, vol­vió a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ase­si­nar a Ken­nedy y pa­sar así a la His­to­ria. Años más tar­de, Mark Da­vid Chap­man, un jo­ven ob­se­sio­na­do con John Len­non has­ta el pun­to de fir­mar con su nom­bre y ca­sar­se con una ja­po­ne­sa, co­mo él, le ase­si­nó en Nue­va York, ho­ras des­pués de pe­dir­le un au­tó­gra­fo. A Rea­gan in­ten­tó ma­tar­le John Hin­kley, un chi­co de Co­lo­ra­do ob­se­sio­na­do con la ac­triz Jo­die Fos­ter, que no le ha­cía ca­so.

Com­pá­ren­los con el per­fil que la po­li­cía ca­ta­la­na ha he­cho de Ma­nuel Mu­ri­llo, y apre­cia­rán las si­mi­li­tu­des: es­ca­sos víncu­los emo­cio­na­les, sin pa­re­ja, hi­jos o ami­gos cer­ca­nos, afi­cio­na­do a las ca­rre­ras lar­gas, vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad, con un ar­se­nal en su ca­sa, aun­que ti­ra­dor me­dio­cre, que, a tra­vés de What­sapp, pi­dió ayu­da lo­gís­ti­ca pa­ra ma­tar a Pe­dro Sán­chez por su pro­pó­si­to de ex­hu­mar los res­tos de Fran­co. Lo que lle­vó a una mi­li­tan­te de Vox a de­nun­ciar­le. «Di­ce en las re­des que es­tá dis­pues­to a sa­cri­fi­car­se por Es­pa­ña y no le im­por­tan las con­se­cuen­cias, co­mo su de­ten­ción o pri­sión», am­plía un por­ta­voz de los Mos­sos. In­for­ma­da por te­lé­fono la Au­dien­cia Na­cio­nal, lle­ga­ron a la con­clu­sión de que no al­can­za­ba el ni­vel de te­rro­ris­mo, pe­ro sí de que, mien­tras se di­lu­ci­da el ca­so, per­ma­nez­ca en la cár­cel, don­de si­gue. Me­di­da más que opor­tu­na: ob­se­sio­nes de es­te ti­po no se cu­ran so­las, al re­vés, cre­cen has­ta el pun­to de ha­cer­se irre­pri­mi­bles. Ade­más, Mu­ri­llo ya ha te­ni­do sus «cin­co mi­nu­tos de fa­ma» que Woody Allen re­cla­ma pa­ra to­dos los hu­ma­nos, aun­que no sa­be­mos si le bas­ta­rán, co­mo no le bas­ta­ron sus triun­fos en ca­rre­ras lar­gas o sus bra­va­ta­das. Así que me­jor que si­ga en la som­bra, go­zan­do de cuan­to se es­cri­ba de él y del au­men­to del nú­me­ro de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.