La cró­ni­ca de un fra­ca­so

ABC (Galicia) - - GALICIA -

En Ma­rea es un in­ven­to fa­lli­do. En nin­gún mo­men­to los dis­tin­tos cla­nes han lo­gra­do pac­tar un mo­de­lo que pu­die­se ser­vir a to­dos

El pro­ce­so de im­plo­sión de En Ma­rea co­men­zó ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro lo cier­to es que los rup­tu­ris­tas han de­ci­di­do me­ter es­te oto­ño una mar­cha más, ace­le­ran­do en su hui­da ha­cia nin­gu­na par­te, su de­li­ran­te via­je ha­cia el pre­ci­pi­cio. En unas se­ma­nas po­drían aca­bar es­ce­ni­fi­can­do la rup­tu­ra, la enési­ma, de ese es­pa­cio po­lí­ti­co. Qui­zás la de­fi­ni­ti­va. O no, por­que la di­vi­sión y la frac­tu­ra es­tán en su ADN. Es su for­ma na­tu­ral de ha­cer y de es­tar en la po­lí­ti­ca. Por eso la his­to­ria de ese par­ti­do es, siem­pre ha si­do, la cró­ni­ca de un fra­ca­so.

Sí, En Ma­rea es un in­ven­to fa­lli­do. Lo ha si­do des­de el prin­ci­pio, des­de el mis­mo ori­gen de la con­fluen­cia, por­que en nin­gún mo­men­to los dis­tin­tos cla­nes de ese caó­ti­co uni­ver­so han lo­gra­do pac­tar un mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción que pu­die­se ser­vir­les a to­dos, o al me­nos a una ma­yo­ría es­ta­ble. Esa es una de las cla­ves de bó­ve­da de es­te es­per­pén­ti­co jue­go de tro­nos. Que unos, Po­de­mos y lo que que­da de Iz­quier­da Uni­da, quie­ren con­ver­tir a En Ma­rea en una su­cur­sal te­le­di­ri­gi­da des­de Ma­drid mien­tras otros, en­tre ellos el sec­tor que arro­pa a Luis Vi­lla­res, pre­ten­den que pue­da lle­gar a ser un BNG mo­der­ni­za­do sin la UPG que co­yun­tu­ral­men­te pue­da aliar­se con el po­pu­lis­mo del res­to de Es­pa­ña pa­ra ga­nar múscu­lo elec­to­ral. En eso se re­su­me esen­cial­men­te la ba­ta­lla que es­tos días se es­tá desa­rro­llan­do en el seno del rup­tu­ris­mo. Una gue­rra en­tre vi­sio­nes an­ta­gó­ni­cas so­bre qué son y qué quie­ren ser. En­tre los que su­bor­di­nan el gru­po en el Con­gre­so a los in­tere­ses de Pa­blo Igle­sias y los que de­fien­den la es­ci­sión. En­tre quie­nes pro­pug­nan una fór­mu­la de in­te­gra­ción más pa­re­ci­da a la ex­pe­ri­men­ta­da por los Co­mu­nes en Ca­ta­lu­ña y los que apues­tan por im­por­tar el mo­de­lo de Com­pro­mís en Va­len­cia, lle­gan­do in­clu­so si se dan las cir­cuns­tan­cias a com­pe­tir ca­ra a ca­ra con Po­de­mos en unos co­mi­cios.

Con esos mim­bres, es difícil ar­mar un ces­to. El pro­ble­ma aña­di­do ade­más es que en­tre esas dos fac­cio­nes irre­con­ci­lia­bles hay múl­ti­ples cla­nes y pre­bos­tes que van bas­cu­lan­do en­tre ti­rios y tro­ya­nos en fun­ción de sus in­tere­ses per­so­na­les y de las as­pi­ra­cio­nes que se plan­teen en ca­da mo­men­to. Un vul­gar mer­ca­deo. Por eso Mar­ti­ño No­rie­ga y Xu­lio Fe­rrei­ro com­par­tie­ron en su día can­di­da­tu­ra in­ter­na con Luis Vi­lla­res y aca­ba­ron rom­pien­do con él. Por eso Vi­lla­res se apo­yó pri­me­ro en Ano­va y des­pués pac­tó con Cer­na. Ese es el otro gran dra­ma de En Ma­rea. Que sus lí­de­res se mue­ven al rit­mo de su ego y del pro­ve­cho pun­tual que le pue­dan sa­car a ca­da con­tu­ber­nio que va sur­gien­do en el seno de la con­fluen­cia. Esa es la otra di­men­sión de la ba­ta­lla. El con­flic­to no se re­du­ce a una bi­zan­ti­na dis­cu­sión so­bre es­tra­te­gia po­lí­ti­ca. Es tam­bién un cha­ba­cano «quí­ta­te tú pa­ra po­ner­me yo». Una gro­se­ra pe­lea pa­ra sal­var un pues­to de sa­li­da en las pró­xi­mas lis­tas elec­to­ra­les. Una vul­gar lu­cha por el po­der que con­de­na­rá a la or­ga­ni­za­ción al abis­mo.

Ga­ne quien ga­ne es­ta gue­rra, pier­de el rup­tu­ris­mo. El in­ven­to ha sal­ta­do por los ai­res. Se evi­den­ció en la úl­ti­ma asam­blea, un es­pec­tácu­lo gro­tes­co. Aque­llo no fue de­ba­te en­tre com­pa­ñe­ros de par­ti­do dis­pues­tos a ce­der y pac­tar una sa­li­da a sus tri­bu­la­cio­nes. Aque­llo fue una pe­lea ta­ber­na­ria en­tre gru­pos irre­con­ci­lia­bles de hoo­li­gans. Unos y otros tie­nen acu­mu­la­das de­ma­sia­das fac­tu­ras pen­dien­tes de co­bro a la otra par­te. Los que pier­dan no se que­da­rán a aplau­dir al ga­na­dor. Sí, a es­tas al­tu­ras, ga­ne quien ga­ne la es­ci­sión pa­re­ce ya inevi­ta­ble. En reali­dad, lo fue siem­pre por­que es­tos mis­mos ac­to­res fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de im­plo­sio­nes an­te­rio­res co­mo la del BNG o la de AGE. La mis­ma tra­ma, el mis­mo re­par­to e idén­ti­co fi­nal. La cró­ni­ca de un fra­ca­so.

MIGUEL MU­ÑIZ

El por­ta­voz y lí­der de En Ma­rea, Luís Vi­lla­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.