«Na­die en­tien­de que ten­ga­mos ca­da año más éxi­to y me­nos pre­su­pues­to»

Cé­sar Wo­nen­bur­ger Dtor. ar­tís­ti­co de Ami­gos de la Ópe­ra La aso­cia­ción aca­ba de re­ci­bir es­te año el Pre­mio de Ho­nor de Ópe­ra XXI a la me­jor ins­ti­tu­ción del país. És­te es el hom­bre que fra­gua sus éxi­tos

ABC (Galicia) - - GALICIA - JOSÉ LUIS JI­MÉ­NEZ SAN­TIA­GO

Natalia La­mas, pre­si­den­ta de los Ami­gos de la Ópe­ra de La Co­ru­ña, de­ri­va ge­ne­ro­sa­men­te siem­pre el éxi­to de las pro­gra­ma­cio­nes lí­ri­cas her­cu­li­nas al ta­len­to de su di­rec­tor ar­tís­ti­co, con quien des­de 2004 la aso­cia­ción ha pro­du­ci­do más de cin­cuen­ta tí­tu­los y con­cier­tos con ar­tis­tas de ta­lla in­ter­na­cio­nal. Cé­sar Wo­nen­bur­ger, pe­rio­dis­ta y crí­ti­co an­tes que pro­gra­ma­dor, re­ci­be el ga­lar­dón co­mo una re­com­pen­sa al tra­ba­jo co­lec­ti­vo de to­dos es­tos años, una ca­rre­ra de fon­do sal­pi­ca­da de obs­tácu­los en for­ma de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios. —Creo que ha­bría que aña­dir tam­bién a la ex­ce­len­cia ar­tís­ti­ca, pe­ro esos dos ras­gos es­tán tam­bién, la au­da­cia en la pro­gra­ma­ción y la re­sis­ten­cia por con­ti­nuar en cir­cuns­tan­cias muy com­pli­ca­das. Es un pre­mio de so­li­da­ri­dad del res­to de tea­tros es­pa­ño­les pa­ra que sir­va co­mo to­que de aten­ción a las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Es el pre­mio muy im­por­tan­te, por­que es el que te da la pro­fe­sión, con­ce­di­do por los 26 tea­tros y fes­ti­va­les más im­por­tan­tes de Es­pa­ña, en el que ade­más hu­bo que com­pe­tir por­que ha­bía más de 20 as­pi­ran­tes al ga­lar­dón. —Al­gún po­lí­ti­co nos ha di­cho que co­mo se con­si­gue una ca­li­dad es­tu­pen­da, el pre­mio es que no ha­cen fal­ta más re­cur­sos sino me­nos, una suer­te de prue­ba. Na­die lo en­tien­de en el res­to de Es­pa­ña cuan­do hay reunio­nes de Ópe­ra XXI. Nos di­cen que en to­do el país ha ha­bi­do re­cor­tes du­ran­te la cri­sis, pe­ro nin­guno de la gra­ve­dad de los de La Co­ru­ña, en los que se cancela to­da una pro­gra­ma­ción. En otros tea­tros ha ha­bi­do un sue­lo que no se ha tras­pa­sa­do, se re­du­jo al­gún tí­tu­lo en Se­vi­lla o Bil­bao, pe­ro man­te­nien­do un mí­ni­mo. Aquí la gen­te no se lo ex­pli­ca. —Cuan­do nos co­mu­ni­ca­ron la can­ce­la­ción de la tem­po­ra­da lí­ri­ca y nos di­je­ron la dis­po­ni­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria pa­ra una pro­gra­ma­ción de ca­li­dad, di­ji­mos que ha­ría­mos lo que pu­dié­ra­mos. Y en eso he­mos es­ta­do. An­tes de que des­apa­rez­ca la ac­ti­vi­dad lí­ri­ca, ha­re­mos to­do lo po­si­ble por con­ti­nuar ba­jo la pre­mi­sa de no re­ba­jar en nin­gún ca­so la ca­li­dad. Al fi­nal hay que ha­cer mu­chas me­nos co­sas, re­nun­ciar a ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las, a un tí­tu­lo re­pre­sen­ta­do… . —Es frus­tran­te no ya co­mo pro­gra­ma- El fu­tu­ro —Es muy difícil por­que los equi­li­brios son com­pli­ca­dos, al en­trar den­tro de los jue­gos de po­der. El año pa­sa­do una ad­mi­nis­tra­ción nos de­cía que nos subía la sub­ven­ción si ha­cía lo mis­mo otra. Es una su­ce­sión de en­vi­tes y ór­da­gos. Si us­ted tie­ne la vo­lun­tad de apor­tar más re­cur­sos, há­ga­lo, no es­pe­re a que otro lo ha­ga. Es tam­bién una for­ma de es­cu­dar­se en esa ex­cu­sa pa­ra no ha­cer­lo. —Nos ha sor­pren­di­do mu­cho, por­que he­mos re­ci­bi­do fe­li­ci­ta­cio­nes de to­da Es­pa­ña, de ar­tis­tas, de ins­ti­tu­cio­nes, de per­so­nas anó­ni­mas, de can­di­da­tu­ras a de­ter­mi­na­dos pues­tos po­lí­ti­cos, pe­ro de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, nin­gu­na. —Cree­mos que no, y es­to se nos ha su­ge­ri­do en al­gún mo­men­to. La ópe­ra es el es­pec­tácu­lo más com­ple­jo y ca­ro que hay, y tie­ne siem­pre una fi­nan­cia­ción de los po­de­res pú­bli­cos, no por­que ten­ga que ser así, sino por­que la pro­mo­ción y el ac­ce­so a la cul­tu­ra es un de­ber cons­ti­tu­cio­nal de los Es­ta­dos. Si quie­res crear pú­bli­co, tienes que fa­ci­li­tar que cual­quier per­so­na pue­da ac­ce­der a un es­pec­tácu­lo de pri­mer ni­vel. Si no, es­ta­mos en lo de siem­pre, en esas acu­sa­cio­nes de si la ópe­ra es eli­tis­ta, si las en­tra­das son muy ca­ras… En Va­len­cia, cuan­do lle­gó Com­pro­mís, apor­tó un mi­llón de eu­ros más al Pa­lau de Les Arts pa­ra que las en­tra­das fue­ran más ba­ra­tas. Esa es la vía. A no­so­tros nos enor­gu­lle­ce con­tar con pú­bli­co de to­das las eda­des y cla­se so­cial, que cual­quie­ra en es­ta ciu­dad asis­ta a una ópe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.