POR AN­TO­NIO

ABC (Galicia) - - PORTADA - AN­TO­NIO PÉ­REZ HE­NA­RES ES PE­RIO­DIS­TA

«La con­sig­na con que es­tos nie­tos de la Tran­si­ción pre­ten­den des­truir la cú­pu­la cons­ti­tu­cio­nal que nos aco­ge a to­dos es tan fa­laz co­mo ofen­si­va e in­sul­tan­te pa­ra quie­nes su­frie­ron, su­da­ron y re­nun­cia­ron a im­po­ner “su” ra­zón pa­ra lle­var­la a ca­bo»

SE de­cía, y si­gue vi­gen­te, fru­to de la com­pro­ba­ción y re­pe­ti­ción his­tó­ri­ca de la se­cuen­cia, que los abue­los eran quie­nes crea­ban, ad­qui­rían y au­men­ta­ban –ri­que­za, tie­rra y pro­gre­so–, los hi­jos lo dis­fru­ta­ban y los nie­tos lo arrui­na­ban. Tras­la­da­do a la Na­ción y so­cie­dad es­pa­ño­la, bien pue­de apli­car­se el aser­to a lo que nos es­tá su­ce­dien­do en el pre­sen­te. Los «abue­los», en­tre los 20-45 en­ton­ces, hi­cie­ron la Tran­si­ción, los «hi­jos», en los 50-65 aho­ra, la dis­fru­ta­ron, y los «nie­tos», de nue­vo en­tre los 20-40, hay mu­cho ado­les­cen­te ca­da vez más vie­juno, pa­re­cen, a to­da cos­ta, que­rer ha­cer­la tri­zas.

Pa­ra ello lo pri­me­ro de to­do es co­rrom­per la me­mo­ria co­lec­ti­va con una nue­va Le­yen­da Ne­gra, in­terio­ri­za­da co­mo cier­ta, ex­hi­bi­da con fre­ne­sí; la me­mo­ria y el re­la­to de aque­lla ha­za­ña que lo­gró de­jar atrás la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, su­peró la con­fron­ta­ción y el odio, avan­zó al fu­tu­ro por la sen­da de la re­con­ci­lia­ción y con­si­guió, con pro­fun­do sen­ti­do de Es­ta­do y Pa­tria y enor­me ge­ne­ro­si­dad e ilu­sión por par­te de to­dos, alum­brar la Cons­ti­tu­ción de la De­mo­cra­cia y las Li­ber­ta­des, y de­vol­ver la so­be­ra­nía al pue­blo so­be­rano. Cua­ren­ta años de con­vi­ven­cia en paz y res­pe­to, de crea­ción de ri­que­za y bie­nes­tar, en sen­da cre­cien­te de igual­dad de de­re­chos, han si­do sus fru­tos. Y exac­ta­men­te eso es lo que se as­pi­ra a arra­sar y a de­mo­ler tras con­ver­tir su ima­gen en un pin­ga­jo. Bo­rrar de la me­mo­ria co­lec­ti­va de hoy el in­me­dia­to pa­sa­do y el re­cuer­do aún vi­vo pa­ra ir­se a es­car­bar, más allá y en­tre los muer­tos, en bus­ca de las raí­ces del odio, es­ter­co­lar­las y re­gar­las con el sec­ta­ris­mo tuer­to de la men­ti­ra de par­te y con­se­guir vol­ver a que el re­sen­ti­mien­to y la re­van­cha sean el ban­de­rín de en­gan­che pa­ra su su­cia gue­rra po­lí­ti­ca.

La con­sig­na con que es­tos nie­tos de la Tran­si­ción pre­ten­den des­truir la cú­pu­la cons­ti­tu­cio­nal que nos aco­ge a to­dos es tan fa­laz co­mo ofen­si­va e in­sul­tan­te pa­ra quie­nes su­frie­ron, su­da­ron y re­nun­cia­ron a im­po­ner «su» ra­zón pa­ra lle­var­la a ca­bo. Han acu­ña­do co­mo fór­mu­la pa­ra des­pres­ti­giar­la el tér­mino de «Ré­gi­men del 78». Así la iden­ti­fi­can, bi­lio­sa y men­daz­men­te, con el fran­quis­mo e ins­ta­lan el con­cep­to de que fue una so­cie­dad ate­mo­ri­za­da y unos re­pre­sen­tan­tes, en­tre la con­ti­nui­dad dic­ta­to­rial, los unos, y la co­bar­día, los otros, quie­nes pas­te­lea­ron un remiendo pa­ra pre­ser­var de he­cho el sis­te­ma. Y por ello, «es­to», des­de el 77 has­ta hoy, no es en reali­dad de­mo­cra­cia co­mo tal, sino un re­me­do y una ca­ri­ca­tu­ra.

El mie­do a los sa­bles, ase­ve­ran sen­tan­do cá­te­dra pu­bli­ci­ta­ria, pa­rió una Cons­ti­tu­ción re­tró­gra­da y pa­ca­ta. No hay ma­yor ni más con­tras­ta­ble men­ti­ra. Pro­gre­sis­ta y a la ca­be­za de Eu­ro­pa en ta­les as­pec­tos. Si de al­go pe­ca la Car­ta Mag­na es de ser un tan­to ilu­sa, bue­nis­ta y con­fia­da en la leal­tad y bon­dad su­pues­ta en go­ber­nan­tes y per­so­nas, y, por mor de mo­men­to de es­pe­ran­za y fra­ter­ni­dad co­lec­ti­va que en­ton­ces se vi­vía, su­po­ner esa con­fian­za y leal­tad im­pre­sa en el fu­tu­ro ya pa­ra siem­pre y en to­dos.

Por cier­to, que sí se des­en­vai­na­ron los sa­bles un 23-F. En la re­ti­na que­da­rá un pre­si­den­te Suá­rez –¿le qui­ta­rán la ca­lle por su pa­sa­do «fa­cha»?– plan­tán­do­les ca­ra. Lo su­pe­raron tam­bién una ciu­da­da­nía y unos di­ri­gen­tes uni­dos sin im­por­tar si­glas y un Rey, por mu­chos lam­pa­ro­nes que aho­ra le cai­gan en­ci­ma, que es­tu­vo en­ton­ces al la­do de su pue­blo y sal­vó a aque­lla de­mo­cra­cia aún im­pú­ber de caer de nue­vo en las fau­ces del to­ta­li­ta­ris­mo.

Pe­ro en bo­rrar to­do ello y en re­du­cir­lo a es­com­bros des­pre­cia­bles es en lo que per­se­ve­ran ca­da día, im­po­nien­do la pro­pa­gan­da sec­ta­ria, la ideo­lo­gía más ruin y el mé­to­do más go­bels­siano a tra­vés del con­trol me­diá­ti­co con­tra la ver­dad, ca­da vez más si­len­cia­da, y los he­chos des­nu­dos, ca­da vez más des­pre­cia­dos. Así des­pa­chan es­tos ada­nes, y arrin­co­nan y con­de­nan, co­mo tras­tos vie­jos lle­nos de car­co­ma y mu­gre, a aque­llas gen­tes, tan­to a las de a pie, que sí re­sis­tie­ron y con­fron­ta­ron al fran­quis­mo, co­mo a aque­llos di­ri­gen­tes, a aque­llos po­lí­ti­cos que con­si­guie­ron aquel mi­la­gro de­mo­crá­ti­co.

En­tien­do que de­ben su­po­ner­se tre­men­da­men­te va­le­ro­sos y ha­cen de ello gran alar­de, cuan­do en reali­dad es el am­pa­ro de las li­ber­ta­des con­se­gui­das en­ton­ces el que les per­mi­te pro­fe­rir ta­les bra­va­tas, ofen­sas y ame­na­zas que son cre­cien­tes y con­ti­nuas a to­dos los sím­bo­los co­mu­nes y a to­do lo que sig­ni­fi­que con­vi­ven­cia. Se­ría muy ilus­tra­ti­vo, aun­que es­pe­ro y de­seo fer­vien­te­men­te que ja­más pue­da com­pro­bar­se, ver a tan­to an­ti­fran­quis­ta so­bre­ve­ni­do en­fren­tar­se en ver­dad a una dic­ta­du­ra.

Des­de lue­go lo rea­li­za­do y con­se­gui­do tu­vo y de­jó mar­cas, fa­llas y agu­je­ros. Al­gu­nos muy do­lo­ro­sos y frus­tran­tes, sin du­da. Y tam­bién te­rro­rí­fi­cos y san­grien­tos desafíos co­mo el de ETA, am­nis­tia­da tras la de­mo­cra­cia y cu­yo ob­je­ti­vo in­me­dia­to fue aca­bar con ella ase­si­nan­do a más de 850 per­so­nas. Aho­ra son los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes quie­nes –tras ha­ber­les otor­ga­do otra vez ge­ne­ro­sa­men­te la jo­ven de­mo­cra­cia es­pa­ño­la el má­xi­mo de au­to­go­bierno, el to­tal res­pe­to a las se­ñas cul­tu­ra­les e iden­ti­ta­rias y el ma­yor gra­do de des­cen­tra­li­za­ción co­no­ci­do en Eu­ro­pa– ter­gi­ver­san his­to­ria y he­chos pa­ra dis­fra­zar su fe­lo­nía y su ra­pi­ña y pre­sen­tar­se co­mo víc­ti­mas y opri­mi­dos, cuan­do son ellos quie­nes en reali­dad opri­men a to­dos los que se opon­gan y a to­dos cuan­tos dis­cre­pen de su de­li­ran­te su­pre­ma­cis­mo. Otro fal­so re­la­to co­mún de quie­nes tie­nen el mis­mo ob­je­ti­vo: des­tro­zar lo que les es­tor­ba, la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, y don­de con­flu­yen se­ce­sio­nis­mo y ex­tre­ma iz­quier­da y an­te el cual ac­túa con fa­laz hi­po­cre­sía un go­bierno, cu­ya pos­tu­ra con­ti­nua es la de ge­nu­fle­xión an­te ellos, pues a am­bos les de­be La Mon­cloa. El hoy de Es­pa­ña es, en bue­na me­di­da, el fru­to del edi­fi­cio y del tra­ba­jo de esas ge­ne­ra­cio­nes de abue­los y pa­dres de la Tran­si­ción. Es­ta Es­pa­ña des­de lue­go mu­cho me­jor y di­fe­ren­te de la que a ellos les de­ja­ron. Por eso la pre­gun­ta per­ti­nen­te es: ¿cuál es el pro­yec­to de los que quie­ren de­mo­ler es­te edi­fi­co? ¿Es­tas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, y/o quie­nes pre­ten­den ser sus in­tér­pre­tes y lí­de­res, qué quie­ren ha­cer con Es­pa­ña, aun­que no les gus­te ni la pa­la­bra? ¿Qué es lo que van a de­jar a quie­nes les su­ce­dan esa ge­ne­ra­ción que se pro­cla­ma «la me­jor pre­pa­ra­da de la his­to­ria» y que aña­de co­mo que­ja con­ti­nua «que vi­vi­rá peor que la de sus pa­dres», aun­que has­ta hoy ha vi­vi­do de ellos me­jor que nin­gu­na? ¿No tie­ne na­da que ver ni res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na en ese fu­tu­ro que es el su­yo, no ten­drán ellos na­da que ha­cer por ello?

Es­pa­ña es hoy, y lo si­gue sien­do –aun­que oyen­do a al­gu­nos po­dría su­po­ner­se que es­ta­mos unos es­ca­lo­nes por de­ba­jo de So­ma­lia y Bur­ki­na Fa­so–, un lu­gar al que las gen­tes por lle­gar a él arries­gan su vi­da y en de­ma­sia­das y dra­má­ti­cas oca­sio­nes la pier­den. Los mo­de­los que aho­ra se ja­lean, los paí­ses a los que se ad­mi­ra y los lí­de­res a los que se ado­ra, re­sul­tan, sin em­bar­go, aque­llos en los cua­les sus gen­tes se des­arrai­gan y hu­yen des­pa­vo­ri­dos por la vio­len­cia, la opre­sión y la ham­bru­na. ¿Eso es lo que cuan­do ellos aca­ben con su obra pien­san de­jar co­mo he­ren­cia a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras?

JA­VIER CARBAJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.